12 DATOS que debes saber acerca de las infecciones respiratorias (especialmente en invierno).

Por el Dr. Miguel Ángel Guagnelli / Endocrinólogo Pediatra / Visita su blog: endocrinologopediatra.mx

Fiebre no es igual a infección bacteriana

La fiebre es un mecanismo de defensa del sistema inmune para limitar el daño de una infección. Por sí misma no indica si es una infección bacteriana y, por lo tanto, no define si necesita antibióticos.

Virus y bacterias son dos tipos totalmente diferentes de seres vivos, tan diferentes como las plantas y los animales. Nuestro cuerpo tiene estrategias de defensa muy diferentes para cada uno, pero ambos pueden causar fiebre. Los antibióticos son capaces de matar bacterias, aunque sólo algunas de ellas causan enfermedades y, al contrario, hay muchas que nos benefician.

No existe un tiempo mínimo a partir del cual sea “necesario” dar antibióticos

En muchas ocasiones se piensa que después de 2 o 3 días de fiebre ya está indicado iniciar antibióticos. Un cuadro viral puede causar fiebre hasta por 5 a 7 días, y no por ello cambia su origen. En todo caso, lo que debe guiar la necesidad de iniciar antibiótico es el estado general de un pequeño. Cuando se ve decaído, sin apetito, somnoliento puede ser indicativo de que algo anda mal. También los datos de dificultad respiratoria, como hundimiento entre las costillas o agitación al respirar son signos de alarma para acudir a buscar atención médica.

En vías aéreas, la utilidad principal de un antibiótico es tratar una infección grave y prevenir complicaciones de infecciones simples

Por ejemplo, una faringitis por un tipo particular de bacteria (estreptococo) puede causar fiebre reumática, una otitis media se puede extender al hueso temporal (mastoiditis) o una sinusitis puede convertirse en un absceso. Infecciones graves son ciertas neumonías y bronquitis que pueden poner en riesgo la vida de un niño si no se atienden adecuadamente.

En estos casos, el uso de antibióticos está más que justificado, pero es necesario mencionar que este tipo de infecciones en niños solamente representan del 10 al 15% de todos los casos.Los antibióticos no quitan de inmediato la fiebre, esta puede tardar de 48 a 72 horas en ceder. En ese mismo periodo se suele resolver la fiebre por la mayoría de las infecciones virales, y por eso parece que el antibiótico controló la infección.

Los antibióticos no son inocuos

El uso de antibióticos de amplio espectro antes de cumplir el primer año se ha relacionado con mayor riesgo de desarrollar alergias, y su uso frecuente está relacionado con mayor riesgo de desarrollarlas a los propios antibióticos.

Cada vez que se emplean, se modifica y daña la microbiota intestinal, es decir, las bacterias que viven en el intestino y que nos dan múltiples beneficios, entre ellos ser un complemento del sistema inmune. En términos muy generales, cada ciclo de antibiótico podría disminuir la capacidad del sistema inmune para regularse.

Los antibióticos no quitan la tos ni los mocos

He escuchado muchas veces: “Mi niño lleva ya tres días con antibiótico y no mejora”, porque no se le han quitado ni la tos ni la congestión nasal. El antibiótico no es para eso y probablemente ni siquiera lo necesitaba desde un inicio. La congestión nasal puede incluso durar semanas, y esto es porque los virus respiratorios causan inflamación de las vías aéreas y, ante la inflamación, la respuesta es producir moco. Existen muchas otras medidas mucho más efectivas para disminuir la producción de moco, como lavados nasales y uso de ciertos antihistamínicos.

Moco verde no es igual a infección bacteriana

Las secreciones de vías respiratorias contienen una gran cantidad de sustancias que ayudan a limpiar por arrastre y a neutralizar bacterias. Varias de ellas se llaman cianinas (por cian = verde azulado), inicialmente incoloras, pero al contacto con el aire se comienzan a tornar verdes. Así que el moco verde es más “viejo” y ha tenido más contacto con el aire, habitualmente porque ha estado guardado en los senos paranasales, pero no porque necesariamente haya bacterias y sea necesario dar antibiótico.

No se recomienda el uso de antitusígenos en niños

Existen dos tipos de componentes en los jarabes para la tos: antitusígenos (que disminuyen el reflejo de tos) y mucolíticos (que vuelven más fluidas las secreciones).

Los mucolíticos no han mostrado efectividad para mejorar los síntomas, pero en todo caso son menos nocivos que los antitusígenos. El reflejo de tos es protector, evita que ingresen partículas a las vías aéreas inferiores (tráquea, bronquios, bronquiolos, alveolos) y, por lo tanto, protege de una neumonía. Hay antitusivos que por su naturaleza son más parecidos a los anestésicos, y otros que provienen de compuestos parecidos a la morfina. En cualquier caso, es poco recomendable usarlos, y si se hace, debe ser por el menor tiempo necesario y a la menor dosis posible. Cualquiera de estos medicamentos está contraindicado antes de los 2 años, salvo indicación médica precisa.

En cambio, la miel de abeja sí ha demostrado mejorar los síntomas (OJO: No debe darse a menores de un año)

Diversos estudios han mostrado que la miel pura de abeja puede ser comparable a muchos medicamentos para disminuir la tos en niños, sólo es inferior a ciertos antitusígenos. Esto es especialmente cierto para la tos “seca” o no productiva, que surge de la irritación de vías aéreas, por lo que es una buena opción para tratar esta molestia.

Ciertas vitaminas y minerales sí pueden ayudar a mejorar la función del sistema inmune

Existe el mito de la vitamina C desde los años 60, pero en realidad hay otros micronutrimentos que sí pueden ayudar a disminuir los índices de infecciones; estos son la vitamina A, la vitamina D y el Zinc. Alcanzar la ingesta diaria recomendada (que varía según la edad) de estos tres nutrimentos se ha relacionado con menor ausentismo escolar (menos días de faltas a la escuela) y episodios infecciosos de menor duración.

Es importante distinguir un resfriado común, de la influenza

Un resfriado común puede ser causado por más de 200 tipos diferentes de virus, puede provocar fiebre, congestión nasal, tos y otros síntomas, pero en general se trata de infecciones autolimitadas. La influenza estacional, en cambio, es causada por un tipo particular de virus que aparece en invierno, puede cambiar de características cada año y puede causar complicaciones potencialmente fatales, como neumonía, meningitis y sepsis. Se caracteriza por fiebre difícil de controlar, malestar general, dolor de cabeza, de músculos y de articulaciones, no siempre se acompaña de catarro en un inicio (puede aparecer más tarde) y también en ocasiones con malestar gastrointestinal, como dolor o diarrea.

Es importante reconocerla, porque el tratamiento para acortar los síntomas es diferente, aunque la mejor forma de prevenir las complicaciones mortales es la vacunación anual. Además, existe evidencia de que la vacunación disminuye el uso de antibióticos.

La contaminación ambiental es un factor predisponente para desarrollar infecciones de vías respiratorias

Debido a muchos factores (irritación, menor arrastre del moco, entre otros) las vías aéreas son más susceptibles a infecciones en sitios con altos niveles de contaminación. En una nota publicada en octubre de este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en todo el mundo mueren alrededor de 600 mil niños por causas relacionadas con la contaminación del aire, particularmente por neumonía. Quienes vivimos en las grandes ciudades debemos tener esto presente para disminuir la exposición de los niños en días con altos niveles de contaminación, así como comprometernos en acciones que ayuden a disminuirla.

Algunos remedios caseros sí pueden ser recomendados

Además de la miel, puede auxiliar la ingestión de bebidas calientes en forma de té, infusiones o caldos, ya que ayudan a calmar el dolor y mejoran el estado de hidratación. Es común que no se antoje beber agua a temperatura ambiente, debido a que empeora el dolor, y es muy común tener un estado no óptimo de hidratación. Especialmente en el caso de fiebre, en el que aparte se pierde más agua debido al incremento de temperatura corporal, la hidratación inadecuada puede hacer menos efectivos los medicamentos para la fiebre, e incluso puede poner en riesgo los riñones. Esta recomendación es avalada por la OMS y hace mucho sentido.

Recuerda que siempre es mejor estimular y fortalecer el sistema inmune, que dar ciclos de antibióticos sin cesar.

 

La indiferencia emocional pulveriza la autoestima de los niños.

La indiferencia emocional se presenta:

  • En padres que no saben vincularse afectivamente con sus hijos.
  • La comunicación es nula e ignoran los intereses de los niños.
  • Son papás con personalidad narcisista.

Es una forma de abuso y maltrato, porque estos niños adolecen de lo que más necesitan: aceptación, amor y apoyo constante.

Los niños desarrollan personalidad huidiza y depresiva.

CEEPI da a conocer las características de ese tipo de relación.

La indiferencia emocional por parte de los padres es uno de los principales factores que mina la autoestima de los niños. “Se presenta cuando uno de los papás (o los dos) no saben vincularse afectivamente con ellos; son fríos e indiferentes. Se trata de una forma de maltrato y abuso, porque lo que más necesitan los niños de sus padres es precisamente el cariño, la aceptación y el apoyo constante. Esta conducta se manifiesta por la ausencia de caricias y palabras afectuosas. Rara vez juegan con ellos, la comunicación es nula y se muestran indiferentes por cualquier estado de ánimo que manifiesten los niños; ignoran, consciente o inconsciente, la mayoría de sus preocupaciones e intereses”, explicó la Dra. Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

La personalidad de estos padres es altamente narcisista, y aunque no hay datos precisos, la especialista estimó que cada vez se presentan más niños a consulta, cuyos padres muestran tales características. “Son altamente autoritarios y perfeccionistas con los menores. Los resultados son niños infravalorados y con poca autoestima. Al carecer de afecto, principalmente cuando es materno, su conducta social se torna huidiza. A la postre manifiestan una incapacidad para expresar sus sentimientos y probablemente tiendan a replicar las carencias afectivas en todas sus relaciones, tanto en la adolescencia, como en su vida adulta”, dijo.

Claudia Sotelo Arias explicó que estos niños y sus familiares acuden a terapia psicológica una vez que logran concientizar que sus pequeños padecen diversos trastornos emocionales, aunque en el inicio no logran percibir que la causa es la poca vinculación afectiva que tienen con ellos.

Manifestaciones de niños cuyos padres son indiferentes:

  • Piensan que no son dignos de ser queridos, porque nunca fueron valorados por sus padres.
  • Buscan la aceptación de sus padres y amistades a como dé lugar, por ende, pueden ponerse en situaciones de riesgo.
  • Son niños solitarios, tímidos y muy depresivos.
  • Presentan tendencias autodestructivas.
  • En la adolescencia pueden tener adicciones e intentos de suicidio.
  • Las niñas padecen con frecuencia bulimia y anorexia; también son víctimas del cutting.
  • No saben cómo manejar las situaciones de estrés y la tensión.
  • Tienen mucho miedo a fracasar, de hecho, no intentan.

Conductas de los padres indiferentes:

  • Ausencia de afecto físico y emocional.
  • No se vinculan con los niños.
  • Nunca juegan con ellos.
  • Son exigentes e intolerantes: regañan a los niños cuando muestran emociones inherentes a la infancia (alegría, tristeza, enojo).
  • Rara vez los apoyan en tareas escolares y no ponen atención a las necesidades de sus hijos.
  • No saben quiénes son sus hijos: ignoran sus gustos, intereses y aptitudes.

“En estos casos es indispensable que alguno de los padres, los abuelos o los maestros de los niños detecten el problema. Los niños están padeciendo ciertamente abuso por parte de sus padres, y es indispensable tener una intervención familiar. La idea es concientizar a los padres de sus carencias, y comenzar a ejercer medidas que lleven a revalorar afectivamente a los menores”, concluyó Sotelo Arias.

 

Recetas de cocina: Robalo con salsa de perejil y vino

México cuenta con más de 11 mil kilómetros de litoral, y es a través de la pesca que se generan más de 300 mil empleos directos y más de dos millones de empleos indirectos. Sin embargo, quienes no vivimos cerca del mar rara vez incluimos pescado en nuestra dieta cotidiana y esto debería de cambiar.

Según su contenido de grasas, los pescados se catalogan en blancos, como el huachinango, la lobina, el robalo o el mero, entre otros, que son más magros, aportan pocas calorías, pero son una excelente fuente de proteína y de vitamina B12; los azules, como el salmón, la sierra, la sardina, los charales y boquerones, entre otros; aportan mayor cantidad de calorías, pero sus ácidos grasos favorecen la presión arterial baja, la salud cardiovascular y retrasan el deterioro cerebral propio de la edad. Así que te reto a incluir pescado en tu dieta dos o más veces a la semana, prueba con esta receta sencilla y deliciosa.

Ingredientes  

6          filetes de robalo

4          dientes de ajo finamente picados

½         taza de aceite de oliva

1½       cucharadas de harina de trigo

400      mililitros de vino blanco

Las hojas de un manojo de perejil finamente picadas

Sal y pimienta al gusto

Agua

Preparación

  1. Calentar una sartén con dos cucharadas de aceite de oliva y sellar los filetes de pescado, previamente salpimentados. Reservar.
  2. Calentar en una cazuela ancha el resto del aceite de oliva a fuego bajo. Agregar el ajo y mover continuamente para evitar que se queme. A continuación, agregar la harina y continuar moviendo hasta que ésta tome un color dorado, cuidando que no oscurezca demasiado.
  3. Integrar el vino y el perejil y mezclar. Dejar que se cocine durante 10 minutos o hasta que la salsa quede espesa y sustanciosa. Rectificar sazón.
  4. Agregar los filetes de pescado dentro de la salsa para que se terminen de cocinar. Servir acompañado de pan y la verdura de tu preferencia.

 

Tip..laneta

Consulta las listas de pescados con certificación sustentable en México para elegir la mejor opción.

Más información en

www.pescaconfuturo.com

Las huellas de la responsabilidad ambiental.

Maestra Bibiana Cadena

En estos tiempos se incrementa a pasos agigantados la tendencia mundial de las empresas hacia la sustentabilidad ambiental, que se refiere a la administración eficiente y racional de los recursos naturales, de manera tal que sea posible mejorar el bienestar de la población sin perjudicar el medio ambiente. El hombre ha tomado conciencia del desgaste injusto que ha hecho al planeta, deteriorando cada vez más el entorno en donde habita y el daño que realiza a los animales.

Lo anterior ha servido para que grandes empresas centren sus esfuerzos en devolver al planeta lo mucho que le han quitado, ya sea modificando sus productos, empaques, métodos de producción, sistemas de distribución, etc.

Hay diversas maneras de medir el impacto negativo que las empresas y los individuos generan al medio ambiente.

Un indicador es la llamada huella de carbono, la cual se refiere a la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, que produce el ser humano al fabricar un producto o realizar sus actividades diarias. Se expresa en toneladas de CO2 (dióxido de carbono) emitidas. Existen calculadoras que ayudan a verificar cuánto CO2 emite cada producto o individuo.

Estos cálculos, en el caso de los productos, analizan todo el proceso para fabricarlos, desde el envío y recepción de materias primas, hasta que lo recibe el cliente.

El mismo cálculo es para un individuo, solo que incluye todas sus actividades diarias, la cantidad de energía que utiliza durante su día, desde el uso de electrodomésticos, hasta los transportes utilizados. La mayoría de estos cálculos arrojan las toneladas de CO2 emitidas, y el número de árboles sembrados que se deben al planeta para contrarrestar el efecto.

Otro indicador es la huella hídrica; en 2002 el profesor holandés Arjen Hoekstra se refiere a ella como el agua dulce total que se requiere para producir bienes y servicios.

Es importante saber cuánta agua se requiere para la producción de ciertos alimentos y productos; por ejemplo: se necesitan 2,000 litros de agua para producir un kilo de aguacates, (según explica The Guardian, con datos de Water Footprint Network); para producir un kilo de arroz se requieren 3,000 litros de agua; para producir una taza de café se necesitan 140 litros de agua. (fuente: www.huellahidrica.org)

Los indicadores anteriores sin duda hacen reflexionar y tomar conciencia de lo que se produce y se consume. Existen empresas que se han preocupado por disminuir los efectos negativos de sus procesos. Es importante que los individuos actúen conscientes de ello y así se apoye a revertir desastres que definitivamente tendrán grandes repercusiones para el ser humano y el planeta si no se solucionan.

Por qué decidí no volver a hacer dieta jamás.

Por Karina Zavaleta

Sábado en la noche después de una semana pesada. Lo único que quiero es tirarme en la cama y comer pizza, justo es lo que acabo de hacer. Hace dos años eso hubiera sido una aberración, mi nutrióloga me había restringido los carbohidratos, sobre todo justo antes de dormir.

Era una época en la que hacía ejercicio como si no hubiera un mañana, y pues ya que andaba en eso empecé a seguir una dieta extremadamente estricta: nada de azúcares ni carbohidratos, solo proteína y verduras, ah, y no todas, porque muchas de ellas tienen mucha glucosa. ¿Mi motivación? Quería empezar una vida fitness… sólo me duró un mes.

Mi relación con la comida ha sido extraña desde niña. Nunca fui melindrosa, y rara vez mi mamá y mi abuela batallaban conmigo para que comiera, siempre he sido de buen diente. Pero comer ha sido también una fuga, mala, pero fuga al fin de mi ansiedad. Sí, en mis peores épocas, cuando me sentía muy estresada o agobiada, o preocupada, o con cualquier sentimiento que perturbara mi tranquilidad, podía comer en unos cuantos minutos todo lo que se me cruzara: pan, dulces, helado, TODO.

Después del episodio “no sabía que a mi estómago le cupiera tanto”, naturalmente la causa de mi estrés seguía ahí donde la había dejado, intacta, lista para verme caer otra vez. Sin mencionar que ahora se le añadía un enorme sentimiento de culpa y un bajón anímico por tanta azúcar. Pasando las semanas venían las subidas de peso, entonces volvía a comer “sanamente” hasta que mi ansiedad me hiciera desafiar el tamaño de mi estómago otra vez.

Y así desde la adolescencia, he sido de esas personas que suben y bajan de peso cada dos semanas, por lo que hacer dietas fallidas era, hasta hace poco, algo común en mi vida. Incluso la última, que fue bajo supervisión profesional, fue todo un fracaso. La padecí muchísimo, para empezar porque había que preparar cinco comidas al día y odio cocinar, pero lo peor fue tener que renunciar a todo lo que hay alrededor de los rituales de la comida: las reuniones con la chelita y la bolsa de frituras, el plan esporádico de ir por tacos con los amigos, la cenita romántica con fondue y vinito, el pastel de cumpleaños en la oficina… pero lo que más me dolió fue tener que decirle adiós al reglamentario y tradicional heladito de domingo.

Después de un mes de tortura, los resultados fueron bastante buenos, y la nutrióloga me dijo que ya me podía relajar un poquito, pero solo un poquito… ya se podrán imaginar. “¿Por qué me hice esto?”, me recriminaba mientras corría a la primera heladería que se me cruzara. Dos meses después recuperé mi peso… más dos kilos.

Después de darle muchas vueltas, me di cuenta de lo obvio. Esto no me funciona porque no es real para mí. Conste que sí me gusta comer bien, como verduritas hervidas, carne a la plancha, tomo jugos de apio con nopal y demás, pero también amo las garnachas y las bombas de azúcar. Karina no es Karina sin helados ni pizza, así de fácil…

De hecho, asumirlo así me ha servido para dejar de volcar mi ansiedad hacia la comida, pues le quité el peso de la prohibición y más bien le di un lugar en mis momentos de relajación y de estar con los míos. Estoy aprendiendo a cuidar mi cuerpo, no para cambiarlo, sino porque lo amo, así como es. Y justo por eso ya no estoy dispuesta a seguir con las decepciones de las subidas de peso, ni tampoco me volveré a privar del contacto humano que trae consigo la frase: “Nos vemos para comer”. Entendí que, si tengo que poner más del 80% de mi energía, tanto física como emocional para mantener un peso, definitivamente estoy atentando contra lo que soy.

 

 

Avances MÉDICOS en la DIABETES MELLITUS

Dr. Enrique Cruz Guzmán    /    Pediatra Intensivista    /   www.medkids.com.mx

¿Te gustaría tener al alcance de la mano la fórmula para prevenir la Diabetes Mellitus?

Está a nuestro alcance, más cerca de lo que puedes imaginar, y es tan sencilla como seguir un régimen alimenticio estricto, dejar a un lado el sedentarismo y una serie de implicaciones que harán que tu vida le dé la espalda a la Diabetes Mellitus tipo ll.

La diabetes en la actualidad está convirtiéndose en una de las grandes epidemias del siglo XXI. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, de 1995 a la fecha, el número de personas que viven con diabetes se ha triplicado, la cifra actual llega a más de 347 millones de personas en el mundo que viven con diabetes.

Algunos síntomas, como la sed y hambre excesiva, pérdida de peso de una manera incontrolable, pueden ser los síntomas más significativos que nos hacen pensar en el padecimiento de la Diabetes Mellitus Tipo ll, en este caso, un buen régimen alimenticio, práctica de algún deporte y evitar el sedentarismo, son formas de prevenirla, y en personas propensas a padecerla por genética les ayudará a evitarla a temprana edad.

La clave a la futura cura de la Diabetes se ve inmersa en una serie de avances, tanto tecnológicos como científicos, que darán la respuesta a muchas interrogantes acerca del tratamiento.

Existe una serie de avances en los tratamientos que aseguran una mejora en dicha enfermedad, algunos de los más importantes son:

Una nueva insulina inhalada. La Afrezza es una insulina de acción rápida que se utiliza antes de cada comida, o inmediatamente después de haber comenzado a comer. Viene en un pequeño inhalador, y cada cartucho contiene una dosis única. Cualquier persona que dependa de la insulina (esto es, todas las personas con diabetes tipo 1 y un número creciente de personas con diabetes tipo 2), puede utilizar Afrezza.

La Afrezza es absorbida por el cuerpo más rápidamente y de forma diferente que la insulina inyectada. Alcanza el pico máximo entre 12 y 15 minutos después de haberla inhalado, mucho más rápido que la forma normal humana o los análogos de insulina de acción rápida. Así pues, con la insulina inhalada el proceso de tratamiento es más sencillo.

La implementación de las células madres en el tratamiento para la Diabetes Mellitus es un gran avance. La biología de las células madre resulta prometedora y podría aportar los avances que la comunidad diabética viene esperando.

Recetas de cocina. Sopa de salmón con verduras.

México cuenta con más de 11 mil kilómetros de litoral, y es a través de la pesca que se generan más de 300 mil empleos directos y más de dos millones de empleos indirectos. Sin embargo, quienes no vivimos cerca del mar rara vez incluimos pescado en nuestra dieta cotidiana y esto debería de cambiar.

Así que te reto a incluir pescado en tu dieta dos o más veces a la semana, prueba con esta receta sencilla y deliciosa.

Sopa de salmón con verduras

Ingredientes  

La cabeza, huesos y piel de un salmón

½         cebolla

2          dientes de ajo

1          nabo chico, pelado

3          ramitas de tomillo

2          hojas de laurel

½         kilo de lonchas de salmón cortadas en trozos grandes

½         poro finamente picado

3          zanahorias peladas y cortadas en trozos grandes

2          papas peladas y cortadas en trozos grandes

2          litros de agua

3          cucharadas de aceite de olivo

Sal y pimienta al gusto

Preparación

  1. En una cacerola grande poner a cocer la cabeza, piel y huesos del salmón con la cebolla, el ajo, el nabo, el tomillo y el laurel. Una vez que rompa el hervor, salpimentar, tapar y dejar que se cocine durante 45 minutos aproximadamente. Colar y reservar.
  2. En otra cacerola calentar el aceite de oliva y sofreír el poro, las zanahorias y las papas. Agregar el caldo y dejar que se cocine hasta que las verduras estén casi listas.
  3. Agregar el salmón y dejar que se cocine por cinco minutos aproximadamente. Servir muy caliente, acompañada de pan.

Ayurveda: Las 7 reglas de oro para la salud perfecta

Por M. H. Espinosa      www.yogalovemexico.com     Facebook: Facebook / yoga.love.méxico

Cuenta el mito hindú que, en el inicio de los tiempos, los dioses (Devas) y los demonios (Asuras) eran mortales; impulsados por el afán de conseguir la inmortalidad idearon juntos el plan de extraer del fondo del gran Océano de Leche el tesoro de la amrita, el néctar de la inmortalidad. Se dice que después de muchos intentos fallidos, el gran dios Visnú intervino y los guio para poder lograr la hazaña. Juntos, dioses y demonios forzaron a la gran serpiente Vāsuki, obligándola a funcionar como agitador para hacer subir la amrita del fondo del mar. Del gran Océano de Leche brotaron muchos tesoros, pero el más codiciado fue DhanuanTari, el médico de los dioses, que apareció sosteniendo en una de sus cuatro manos una copa llena del néctar de la inmortalidad y hierbas medicinales. Este mito es conocido por su nombre en sánscrito, samudra manthana, que en español se traduce como Batido del Océano, y es el marco mitológico que le da inicio a la gran medicina tradicional de India, mejor conocida hoy en día como Ayurveda.

En la actualidad se debate si DhanuanTari fue un curandero de carne y hueso, o si es sólo un mito, pero en general todos le atribuyen a este personaje la autoría del Áiur vedá, o Ayurveda. Se dice que DhanuanTari conocía refinados protocolos y procedimientos para curar con hierbas medicinales, y podía incluso realizar cirugías en sus pacientes, sin necesidad de aplicar anestésicos.

A pesar de su origen milenario, los conocimientos heredados de esta ciencia siguen siendo vigentes e increíblemente fáciles de aplicar en nuestra vida moderna. En esta ocasión vamos a revisar 7 reglas básicas para tener una salud perfecta, que nos ayudarán a vivir más sanos, sin necesidad de llegar a extremos como pactar con los asuras y batir océanos de leche.

  1. Vigila tu postura

En el mundo del Yoga existen pocas cosas tan importantes como la alienación corporal correcta (mientras lees estas líneas toma un segundo para verificar la posición de tu espalda). Tu cuerpo requiere de una buena postura para poder estar sano, si estás mal sentado, mal parado o incluso mal acostado atrofias la forma en la que la sangre corre por el cuerpo, e incluso entorpeces el flujo de energía del cuerpo. Pon atención en los siguientes detalles: observa que tus hombros no estén empujados hacia el frente (no hagas jorobas con tu espalda), vigila que al estar de pie tu peso esté repartido en ambos pies por igual, busca mantener en todo momento tu musculatura abdominal ligeramente apretada hacia adentro. Procurar una buena postura en todo momento es un elemento básico que no debes subestimar, por sencillo que parezca. Si tienes dudas sobre este punto consulta con tu maestro de Yoga de confianza.

  1. Aprende a respirar correctamente

La respiración es siempre el elemento secreto del éxito, en especial en momentos difíciles o estresantes. Es muy común que la gente desaproveche su capacidad pulmonar, por lo general una persona llega a hacer 18 respiraciones por minuto, en reposo, haciendo respiraciones cortas y superficiales. Los grandes maestros de Yoga señalan que en reposo se puede optimizar la respiración para hacer una respiración cada 5 minutos, sin que se afecte el ritmo cardiaco. La clave está en aprender a respirar correctamente. Como dato especial, en Yoga se manejan muchos ejercicios de respiración con distintos propósitos, pero uno de los ejercicios más espectaculares es la respiración Ujjayi, que significa “victorioso”. Dicen los grandes místicos que los que practican Ujjayi obtienen la victoria sobre la muerte. En caso de que tengas dudas sobre este tema consulta con un maestro de Yoga calificado.

  1. Tu comida más fuerte se debe realizar cuando el sol está en lo más alto

Pocas personas saben que algunas horas del día son más adecuadas para comer que otras. Según la medicina ayurvédica, los mejores horarios para ingerir la comida más abundante del día corresponden a los momentos donde el sol se encuentra en su punto máximo. El sol representa la energía que necesita el cuerpo para efectuar el proceso digestivo, aportando la vitalidad que necesita el cuerpo para transformar la comida en energía. A su vez se recomienda no ingerir alimentos pesados después de que se va el sol. En particular se enfatiza no hacer cenas pesadas, ya que el cuerpo no tendrá la capacidad de digerir esa comida hasta que vuelva a salir el sol. Este punto es de gran importancia, por esotérico que pueda leerse, la visión de esta disciplina es que tu comida puede funcionar como la medicina que tu cuerpo necesita o convertirse en el veneno que te enferma. Para saber exactamente qué alimentos le convienen más a tu cuerpo es necesario que un experto en Ayurveda haga un diagnóstico e indique la forma correcta de balancear los doshas y gunas del cuerpo.

  1. No tomar agua fría, ni comida fría, en especial durante el otoño e invierno

Durante los meses fríos del año es muy importante evitar ingerir alimentos crudos o fríos (sí, el helado cuenta como alimento frío), ya que el cuerpo desviará su preciosa energía en calentar y digerir esa comida. Es especialmente importante no beber agua helada durante TODO el año. Este es un punto sumamente importante, ya que estamos acostumbrados a acompañar nuestros alimentos con refrescos de cola fríos, y esto entorpece el proceso digestivo. La recomendación en este punto es sustituir el refresco por un vaso de agua tibia o por una taza de té. El agua tibia ayuda a la digestión y a la depuración de toxinas del organismo. Para muchas personas soltar la adicción a los refrescos es un gran reto, pero con disciplina todo se puede alcanzar.

  1. No ingerir comida sin antes haber digerido la comida anterior

Puede sonar obvio que no se debe ingerir comida sin que antes se haya digerido la comida previa, pero en la práctica suele complicarse la ejecución. En el budismo tibetano este es un punto que se enfatiza para las personas que quieren tener una vida longeva. En muchos sistemas medicinales se menciona la importancia de periodos de ayuno, para permitirle al organismo espacios de reposo y depuración. Un consejo muy común entre las personas que practican yoga es hacer una cena ligera a las 7 o a las 8 p. m. y después no volver a ingerir alimentos hasta el desayuno, a las 8 o 9 a. m., permitiéndole al cuerpo descansar y ocupar su energía para repararse y dormir. Esto también ayuda a contrarrestar problemas intestinales, como tránsito lento y gas.

  1. Comer en silencio, en espacios tranquilos, masticando bien los alimentos

Tan importante como el horario para comer es la actitud con la que comes. Tu comida es tu principal fuente de energía para vivir, es por lo que debes tener especial cuidado en hacer comidas nutritivas, en los momentos adecuados, en los espacios adecuados. Enric Corbera, experto en bioneuroemoción, menciona que el 99% de los problemas intestinales se deben a que no sabemos comer tranquilos, en silencio y masticando bien los alimentos. Según la teoría de la bioneuroemoción, todos los momentos en los que el cuerpo presenta una inflamación, se deben a que el cuerpo se siente en emergencia y bajo ataque. Si después de comer se te inflama el estómago o el intestino, no fue culpa de la comida, se debe a que comes estresado. Es muy popular en México comer con la televisión prendida, viendo noticias o series, subestimando el impacto que tiene esto en nuestra psique y en nuestro proceso digestivo. Has la prueba de comer solo, tranquilo, en silencio, masticando varias veces tu comida, y notarás cómo tu digestión se regula sola. Busca que tu rutina tenga este tipo de espacios para ti, y olvídate del estreñimiento, la colitis, la diarrea, el gas y todos esos males, que probablemente ya te acostumbraste a presentar.

  1. Aprende a relajarte

Éste es posiblemente el punto más importante para tener en cuenta de todo el artículo. Tu cuerpo es una máquina perfecta; sí, con todo y todo, así como lo ves, es una máquina perfecta que ya cuenta con todo lo que necesita para estar sano y bien. No necesitas más que saber activar los procesos de auto-reparación y sanación del cuerpo, para mantener para siempre tu salud. Estos procesos se activan de manera natural cuando el cuerpo está en reposo, relajado y tranquilo. Esto suena muy sencillo, pero muchas personas tienen problemas para relajarse y dejarse ir. Miles son los que necesitan de una píldora para poder dormir, o de un calmante para no perder la paciencia durante el día. Dejar que el cuerpo se relaje y se reponga es algo que todos los bebés saben hacer, pero la mayoría de los adultos no. En el camino a la edad adulta perdemos información básica, como esa, y después necesitas ingerir siete pastillas distintas para iniciar tu día, más cuatro o cinco tazas de café. Nada de eso tendría espacio en tu vida si te supieras relajar a voluntad, para descansar profundo. Si necesitas ayuda en este punto entra a una clase de Yoga, o reserva una sesión de armonización con Cuencos de Himalaya, notarás inmediatamente cómo tu cuerpo mejora.

3 Regalos de Navidad.

Por M. H. Espinosa

www.yogalovemexico.com

Facebook: facebook/yoga.love.méxico

En estas épocas navideñas es imposible no recordar el clásico inmortal de Charles Dickens, A Christmas Carol, que normalmente se traduce como “Cuento de Navidad”, donde el Señor Ebenezer Scrooge es visitado por tres espíritus navideños: el espíritu de las navidades pasadas, el espíritu de las navidades presentes y finalmente el espíritu de las navidades futuras, y entre los tres logran romper el hielo que envuelve el corazón del frío y avaro Scrooge, y hacer que vuelva a disfrutar de la vida y ser una persona sana nuevamente.1 Este clásico infantil puede ser mal interpretado como un cuento exclusivamente para niños, pero siendo completamente sinceros, ¿cuántos de nosotros no hemos crecido para abandonar nuestro asombro y simpleza infantil, para remplazarlas con actitudes de “grinch”, en especial durante estas fechas, siendo ahora nosotros el Scrooge de nuestra propia historia? Es por ello que en esta ocasión he decido hacerte tres regalos de navidad, emulando a Dickens, para ver cuánto hielo podemos remover de nuestros corazones.

El regalo de las navidades pasadas

En el mundo de la psicología actual se reconoce que, desde el nacimiento hasta los 3 años, el cerebro del bebé se encuentra en un momento sumamente receptivo, comparable con un estado de hipnosis, donde toda la información que se recibe queda interiorizada, casi como un “mandamiento divino”. En este estado de intensa recepción cualquier frase como: las niñas bonitas no se enojan, a papá le molesta que llores, los niños no lloran, mamá es más feliz cuando no haces ruido, las niñas bonitas siempre comparten sus juguetes, etc., tiene el potencial de quedar como una regla inquebrantable, que después se manifiesta en el adulto como parte de su personalidad. En el caso de la frase “las niñas bonitas siempre comparten sus juguetes”, puede dar lugar a que como mujer adulta tenga problemas para ponerle límites a las personas que la rodean, y en el caso de la famosa frase “los niños no lloran”, puede desencadenar un patrón que imposibilite al niño de expresar emociones ya siendo adulto. El problema radica en que toda esa información que traemos dentro, como un “programa” que corre en nuestro cerebro sin que nosotros nos demos cuenta, gobierna nuestra vida, decisión por decisión. Carl Gustav Jung, un médico psiquiatra suizo, solía decir: “hasta que no te hagas consciente de lo que llevas en tu inconsciente, éste último dirigirá tu vida y tú le llamarás destino”.2 La mayoría de las teorías psicológicas coinciden en que cerca del 95% de nuestras decisiones son tomadas por la mente inconsciente, y sólo el 5% de nuestras acciones nacen de la mente consciente. Enric Corbera, uno de los mayores exponentes de la teoría de la Bioneuroemoción,3 afirma que el estado emocional de una madre, durante los primeros tres meses de embarazo, marca por siempre la vida de ese bebé, llegando incluso a pasar información y expectativas del clan familiar a ese bebé, aun sin haber nacido. A esto Enric Corbera le llama “programación” y sistema de “creencias” familiares. Te puedes estar preguntando: ¿En dónde radica la importancia de saber esto? Muy simple, todos conocemos la famosa frase de “nada es verdad, nada es mentira, todo depende del cristal con que se mira”, pues resulta que todas nuestras creencias familiares, sumadas con nuestra programación, forman dos cristales a través de los cuales miramos el mundo y todo lo que nos rodea, pero no somos conscientes de ello. Nos resulta casi imposible ver las cosas como genuinamente son, ya que constantemente vemos las cosas bajo unos lentes que las modifican y distorsionan, para bien o para mal. Las cosas y las personas que nos rodean sólo son. Nada es intrínsecamente bueno o malo, todo sólo es. Nosotros imprimimos a las cosas y a las personas los calificativos de “bueno” o “malo”, según nuestro sistema de creencias y nuestra programación. Un ejemplo puede ser la celebración de Navidad, algunas personas odian la fecha, otras la esperan con ansia cada año, pero ambos puntos de vista son una proyección personal. La Navidad sólo es, ni para bien, ni para mal, sólo es. Nosotros le agregamos la carga emocional extra.

Tu  primer  regalo es:

Toma consciencia de toda tu programación y sistema de creencias familiares, y ganarás por primera vez en tu vida LIBERTAD EMOCIONAL.

El regalo de las navidades presentes

Visitemos ahora el momento presente. De manera natural solemos subestimar el poder que nos habita, escuchamos frases como: “tu pensamiento crea tu realidad” o “todas las cosas están interconectadas”, pero suena más a un pensamiento bonito para una tarjeta de cumpleaños, que a algo que te tomes en serio. Nos parece mucho más fácil pensar que entró Mercurio retrógrado y que por eso nos despidieron del trabajo, o que Dios nos mandó hijos drogadictos que nacieron con esa “mala estrella”, que asumir que nosotros tenemos la responsabilidad de las cosas que nos ocurren en todos los escenarios. Se nos pasa por alto que la mayoría de nuestros pensamientos destructivos y negativos terminan manifestándose en nuestras vidas como profecías autocumplidas, y no como un destino cruel del que no nos podemos escapar. Después de leer estas líneas muchos pueden estar diciendo: “yo no pensé ojalá que me despidan, yo sí quería mi trabajo” o “no, de verdad que mis hijos sí salieron mal de fábrica, yo no los pedí así”, pero el problema es que no somos conscientes de cómo nuestra psique se manifiesta en nuestras vidas. Recordemos lo que decía Jung, no fue el destino, fue tu mente inconsciente la que así manifestó las cosas.4

Enric Corbera menciona en sus seminarios de Bioneuroemoción que una de las principales características de lo divino es su capacidad para crear, dado que los humanos estamos hechos a forma y semejanza de lo divino, está intrínseco en nuestra naturaleza esa capacidad para crear constantemente.5 Es por ello que todas esas frases de “tú eres lo que piensas” o “vigila tu pensamiento, ya en el futuro se manifestará como tu realidad”, son completamente reales y no simples palabras en las tarjetas de felicitaciones. Con cada pensamiento, y con cada emoción, vamos formando nuestro mundo, lo que nos lleva a plantearnos: pero qué pasa cuando me enfermo, de manera consciente nadie quiere agonizar con una enfermedad incurable. Para Enric Corbera todo síntoma es resultado de una incoherencia entre los impulsos naturales del individuo y sus creencias programadas.

Tu segundo regalo es:

Toma consciencia de todas las incoherencias que forman parte de tu día a día y lograrás ir un paso adelante de todos tus males. Como un bono extra, si estás enfermo, te invito a poner en un buscador por internet las palabras: “Diccionario de Bioneuroemoción” (es gratuito). De nada.

El regalo de las navidades futuras

Al igual que Dickens, vamos a cerrar este cuento con una visita al futuro. ¡Cuida tu ambiente emocional! Es de suma importancia que le pongas atención al ambiente emocional en el que vives a diario. Recientes investigaciones han descubierto que las personas de la tercera edad que utilizan menos medicamentos, y se encuentran en mejores estados de salud, a comparación con otras personas de la misma edad, tuvieron buenos ambientes emocionales durante sus primeros 50 años de vida. Si quieres una vejez saludable necesitas mejorar tu ambiente emocional y buscar cultivar relaciones significativas de calidad con otras personas. Un ambiente emocional sano quiere decir eliminar las relaciones tóxicas que se encuentran presentes en tu vida. Enric Corbera dice: “Un mal ambiente emocional no te mata de inmediato, pero te roba la vida a pellizcos”.6 Si te encuentras en un trabajo que odias, renuncia ya; si tu esposa/esposo te tiene harto, divórciate ya; si no eres feliz con esos amigos, busca unos nuevos de inmediato. Desde este momento regálate un ambiente emocional sano, con relaciones basadas en amor y respeto.

Tu tercer regalo es:

La salud y bienestar de tu futuro dependen de la salud de las relaciones de tu presente. Rodea tu vida de amor, da amor y eso mismo vas a recibir en el futuro.

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

 

Referencias:

1          Cuento de Navidad, de Charles Dickens.

2          Carl Gustav Jung, /www.psicoactiva.com/ (google) recuperado el 18-09-2018.

3          Enric Corbera. Instituto de Bioneuroemocion:

https://www.enriccorberainstitute.com/bioneuroemocion (google) recuperado el 18-09-2018.

4          Op. Cit.

5          Enric Corbera Institute:

https://www.enriccorberainstitute.com/ (google) recuperado el 18-09-2018.

6          Op. Cit.

Bibliografía:

  • Charles Dickens. Cuento de Navidad. Alianza Editorial, 2016.
  • Carl Gustav Jung

/www.psicoactiva.com/ (google) recuperado el 18-09-2018.

  • Enric Corbera. Instituto de Bioneuroemoción: https://www.enriccorberainstitute.com/bioneuroemocion (google) recuperado el 18-09-2018.

Volver a vivir, el camino diario de la diálisis.

Yo era como todos ustedes, una persona que siempre pensaba en mejorar para tener un gran futuro, con proyectos y muchas ganas de vivir, con una salud aceptable, donde había días de achaques, pero nada sobresaliente o para asustarse, síntomas que, como muchas personas, dejamos pasar por no considerarlos relevantes. Pero de repente sucedió algo que cambió mi vida, y también la vida de las personas más cercanas a mí. Me dijeron que tenía una enfermedad que desconocía por completo, insuficiencia renal crónica.

Antes de comenzar a contarles un poco de mi historia, me gustaría presentarme. Mi nombre es Ana Karina, tengo 29 años, nací en Aguascalientes, pero desde muy chica nos mudamos a la CDMX, donde sigo viviendo hasta el día de hoy. Me gradué como Química de Alimentos en la UNAM, y ahora me encuentro únicamente en casa. Me considero alegre y positiva, soñadora de ideales que muchos consideran inalcanzables, a veces tengo días de desesperación, pero intento observar todas esas emociones y calmarme.

Llevo cerca de 11 meses en diálisis peritoneal, en este tiempo he probado los 2 tipos de terapia, tanto manual como con máquina.

Ahora sí estoy lista para contarles. Me detectaron la insuficiencia renal aproximadamente a mis 21 años de edad, todo por un dolor agudo en la espalda baja. Inicialmente se creyó que era una simple infección de vías urinarias, pero los análisis fueron mostrando que el daño era mucho más grande que eso. El resultado final, después de días internada en el hospital, fue que mis dos riñones estaban funcionando únicamente al 30% de su capacidad. Que no tenían un estimado de cuánto tiempo duraría ese porcentaje y que lo único que podían hacer era monitorearme seguido con análisis, dieta y medicamentos.

Yo sentía que era tan fuerte que nada podría tirarme nunca, como coloquialmente se dice “me tragaba el mundo a puños”. Acepté, según yo, de una forma muy madura la noticia, y con la gran disciplina que me caracterizaba, comencé a seguir de manera rigurosa todas las indicaciones de los médicos. Tomaba mis medicamentos, no me salía del margen de la dieta por ningún motivo y asistía puntual a mis revisiones.

Así estuve cerca de un año, mis niveles seguían manteniéndose en un 30% de función, así que consideré que siguiendo ese mismo estilo de vida podría mantener ese porcentaje por muchos años más.

Viví muchos años con la enfermedad renal sin mayor complicación, hasta que hace un año descuidé las cosas que me mantenían bien y comencé a presentar síntomas que jamás había tenido, como los pies hinchados.

En cuestión de días mi salud se deterioró y la diálisis nos encontró en Cuernavaca. Y digo “nos encontró”, porque mi esposo ha pasado a mi lado cada segundo de todo este camino. Estábamos los dos en Cuernavaca cuando comencé a sentirme mal, muy hinchada de los parpados, de los pies y las rodillas, con asco todo el tiempo, un sabor horrible en la boca, todo me hacía vomitar, no toleraba ningún alimento, ya no podía levantarme de la cama, no tenía fuerza, no me salía la voz y me costaba mucho respirar.

Personalmente, los tratamientos de diálisis, hemodiálisis y trasplante renal no me convencen del todo, considero que más allá de darte una buena calidad de vida o recuperarte, te vuelven dependiente de una máquina, mientras poco a poco van deteriorando más tu cuerpo, sin mencionar los múltiples efectos secundarios. Por esta y muchas otras razones yo no quería ir al hospital. Le dije a mi esposo que no me llevara, porque muy seguramente querrían dializarme y yo estaba en contra de eso.

Siendo totalmente honesta con ustedes, les diré que me sentía lista y tranquila para dejar este mundo. No sentía asuntos pendientes o la necesidad de hablar con alguien o perdonar algo, no sentía miedo por lo que pasaría, estaba casi en paz, y digo casi, porque lo único que alcanzaba a sentir era tristeza por ver la impotencia de mi esposo al no poder ayudarme. Estoy segura de que él hubiera deseado tener una varita mágica que me curara en ese momento, pero eso no existe.

Pasadas las horas estaba ya tan grave que me convencieron de hablarle a la ambulancia, yo acepté con la condición de que sólo me llevaran al hospital para estabilizarme, pero no para llevar a cabo ningún tratamiento.

El resultado no fue el deseado; llegando al hospital, y después de revisarme, me dijeron que la única solución era dializarme inmediatamente, pues no resistiría mi corazón mucho tiempo más. El doctor claramente dijo frente a mí que la esperanza de vida con diálisis era aproximadamente de 4 años. Y que, bueno, era eso o morir ese día.

¿Pueden imaginar remotamente lo que es recibir esa noticia sin tacto alguno? Sentí muchísimo enojo contra esa persona, rápidamente le dije a mi esposo que me sacara de ahí y que prefería pasar mis últimas horas en casa, junto a él, a estar atada por siempre a una máquina, con un tubo saliendo de mi cuerpo que me recordaría lo enferma que estaba. Sobrevivir con una mediana calidad de vida no me sonaba para nada atractivo.

Como verán, a diferencia de cuando me dijeron años atrás que tenía insuficiencia renal, ahora no tomé nada bien la noticia. Los médicos me dijeron que si no quería la diálisis entonces no tenía nada que hacer ahí, y se molestaron por hacerles perder su tiempo con mis berrinches. Sentía mucha impotencia. ¡Estábamos hablando de mi cuerpo, mi vida, mi salud! Y mi opinión era lo menos importante en ese lugar.

Mi esposo pidió unos minutos para hablar conmigo a solas, pude ver el miedo y la desesperación en todo su ser, pidiéndome aceptar la diálisis y diciéndome que después, juntos, trabajaríamos en la recuperación de la salud para volver a estar bien y ayudar en todo lo posible a mis riñones, pero que ahora había que cubrir la emergencia. Acepté con la condición de que solo accedería al tratamiento de diálisis peritoneal, jamás de hemodiálisis.

Tenía mucho miedo y nada de fuerza, así que confié en dejar absolutamente toda decisión en manos de mi esposo, pues yo ya no podía más. Él tuvo que hablar con los médicos para que respetaran mi voluntad, ya que querían hemodializarme de inmediato.

Pasaron las horas y, poco a poco, fueron llegando familiares y amigos al hospital, yo no tenía noción del tiempo y hay cosas que no recuerdo muy bien, pero agradezco a todos por sus oraciones, su presencia y sus buenos deseos.

Finalmente, después de estabilizarme un poco, entré a cirugía para la instalación del catéter. Sentí que mi vida cambiaba por completo en cuestión de minutos. En esos momentos le pedía a Dios estar junto a él, no soportaba más dolor, ni quería seguir adelante, siempre dije que lo último que quería en la vida era una terapia sustitutiva, por lo tanto, estar en cirugía para empezar la diálisis fue un trauma enorme para mí.

Desde entonces ha sido un proceso extremadamente complicado. Yo sé que cada uno lo vive diferente; hay a quienes la diálisis les cae de maravilla y se sienten renovados con cada cita; hay personas también que, como yo, no nos sentimos bien, que hemos pasado por muchos malos ratos.

Mi retención de agua al inicio era brutal, al menos estaba 10 kilos arriba de mi peso real de tan hinchada que estaba, esto me causaba mucho dolor, mucha asfixia, lloraba todo el tiempo, no podía comer, seguía vomitando constantemente. Sentía que el peregrinar jamás terminaría.

Me dializaban en el hospital de Cuernavaca cada 10 días, pero no era suficiente para tanto malestar. Es fácil caer en el círculo sin sentido de los hospitales. Salía de la diálisis sin motivación alguna, simplemente esperando a la siguiente cita para ver si podría sentirme un poco mejor, pero sin cura alguna.

Pasados los meses fui reteniendo menos líquidos, pero el cansancio no se iba, la tos con flemas tampoco y había días que la desesperación se apoderaba de mí, y sólo quería salir corriendo y no saber nada más.

Tiempo después, cuando ya tenía más fuerza, dejamos Cuernavaca para regresar a casa en la CDMX, tuvimos que hacer muchos cambios. Principalmente el cambio de hospital; en Cuernavaca utilizaban máquina para dializarme y aquí utilizan el método manual. Mi esposo y mi mamá tomaron el curso que da el hospital para poderme dializar en casa, así que hicimos adaptaciones al departamento con los requerimientos de los médicos.

Han sido días pesados y estresantes, pero nosotros tenemos un plan que nos llena de esperanza y nos hace limpiarnos las lágrimas en los días oscuros. Pedí una señal y la obtuve. De alguna forma llegué a un centro de medicina tradicional china en Cuernavaca, donde me explicaron que recuperar la salud sí está en nuestras manos, que es un proceso personal que no se debe dejar a terceros. Me dijeron que la recuperación no era, ni inmediata, ni mágica, había mucho trabajo por hacer, constancia en las consultas de acupuntura, algunos masajes, ejercicios de respiración y de Qi Gong, alimentación correcta y sobre todo un buen entendimiento de las emociones, para no dejarnos arrastrar por ellas, sino conocerlas y observarlas para que no nos causen estragos.

Todo esto me trajo esperanza, cosa que nadie me había dado en los hospitales.

Así que ahora me encuentro en estos 2 caminos. Uno me mantiene, puesto que ya hay un catéter de por medio, el otro recupera mi salud, y por lo tanto, mi vida.

Mi esposo y yo fuimos conociendo esta enfermedad a base de trancazos, o dicho de una manera más linda, a base de prueba y error. Lamentablemente los médicos no explican ampliamente cómo será la vida de ahora en adelante, nadie me explicó el correcto cuidado del catéter, nadie me dijo al inicio cómo funcionaba la diálisis, o las cosas que debía cuidar para no sentir calambres o cólicos en las consultas. Nadie me explicó lo que significaba “purgar” la línea de diálisis, o que las consecuencias de no hacerlo representarían un dolor insoportable en los hombros; nadie me explicó las ventajas y desventajas de dializarse con máquina o de forma manual.

No sabíamos que había diferentes peritoneos, donde algunas personas filtran más rápido que otras, en fin, muchísimas cosas primordiales que hemos ido descubriendo con el paso del tiempo y con la ayuda de compañeros de diálisis. Porque, de lo que nos hemos dado cuenta, es que sabe más la gente que vive la enfermedad día con día, que los mismos médicos.

Ellos jamás han sentido un calambre a causa de un drenaje excesivo en las sesiones, porque estoy segura que, si supieran de esos dolores, les importaría la opinión de los pacientes.

Con toda esta falta de conocimiento inicial me decidí por iniciar un blog donde cuento mi historia, de una forma muy personal, sin nada de formalidades, ni tampoco hipocresías o cosas falsas. Cuento mi historia tal cual la fui sintiendo. Describiendo los días de sufrimiento, pero también compartiendo con ustedes la emoción de las buenas noticias.

También me gusta dar información sobre el tratamiento, es lo más importante. Considero que es un blog de ayuda, principalmente para las personas que inician el camino de la diálisis. Muchas veces nosotros vimos y vivimos la falta de información por parte de los médicos. Cuando todo esto inició en mi vida, mi familia, mi esposo y yo nos sentíamos muy desorientados, con muchas dudas y mucho miedo. Me gustaría poder evitar un poco esas sensaciones en personas que se encuentren con enfermedades renales por medio de mis palabras. Y no sólo a las personas en diálisis, también es una buena herramienta de información para los familiares, para que conozcan el alcance de la enfermedad, de sus síntomas y de las emociones que puede llegar a generar en nosotros.

Los invito a que conozcan mi blog, donde de manera mucho más amplia encontrarán detalles de este nuevo camino en mi vida. Que poco a poco formemos comunidad, me gustaría trasmitirles la sensación de que no están solos, podemos apoyarnos y salir adelante, sabiendo y confiando en que siempre existe una solución.

Juntos podemos compartir nuestro día a día, para darnos ánimos y, por qué no, alguno que otro consejo. De manera personal confío plenamente en que la recuperación de la salud llegará, y no por medio de ningún tratamiento sustitutivo, sino por el compromiso que hago conmigo de amarme y respetarme, de cuidar mi cuerpo y llevar a cabo todo lo que eso implica.

¡Me llenará de gusto leer sus comentarios en mi blog, les comparto la dirección donde nos podemos estar leyendo! Abrazos grandes para todos.

https://anakarinaesquivel.wixsite.com/misitio

 

 

Top