La reivindicación de los snacks.

Mtra. Bibiana Cadena Ríos

El ritmo acelerado de las grandes ciudades ha transformado la forma de vivir de las personas, una velocidad vertiginosa, en donde el tiempo para tomar los alimentos en forma, en casa, con la familia, como antaño, ha sido desplazada por diversas comidas rápidas, snacks y tentempiés.

Es un hecho que el estilo de vida ha impulsado el consumo de los llamados snacks; el vocablo proviene del idioma inglés, y quiere decir alimento ligero que se consume entre comidas.

A lo largo de los años, los snacks se habían percibido de una manera negativa, esto influenciado por la idea de que comer entre comidas era malo, debido a la posibilidad de alcanzar niveles de obesidad elevados. Comer a deshoras se satanizó, y únicamente estaba aceptado socialmente si se respetaban los horarios establecidos de desayuno, comida y cena. Esta tendencia ha cambiado, y es una forma en la que se puede sobrevivir en un mundo que presenta un reto de celeridad en todos los sentidos de la vida diaria.

El mercado de snacks, hoy en día, ha cobrado importancia y existe una gran variedad de ellos, la cual es cada vez más amplia. Las clasificaciones más populares es la de snacks dulces y snacks salados. También existen snacks sólidos, líquidos y semi-sólidos.

Para analizar las tendencias a nivel mundial de los snacks dulces es importante considerar el alto consumo de estos. El ritmo de vida urbano ha sido el detonador clave para el incremento del mercado de snacks.

Así mismo, las grandes compañías de alimentos están volteando la mirada a los snacks saludables, y han comenzado a adquirir diversas marcas, para complementar su portafolio de productos.

Los gobiernos han impulsado el estilo de vida saludable, debido al gran costo social que representa la obesidad, con sus diversas consecuencias de salud.

Los snacks tipo frituras cuentan con muy mala imagen en la sociedad, sin embargo, la nueva tendencia de los snacks saludables ayuda a mantenerse sano. Aunado a que impulsan la productividad en días muy ocupados, en donde los periodos entre comidas son muy prolongados y es necesario contar con algo en el estómago.

En el segmento de snacks saludables es importante para los consumidores tener en cuenta factores como los ingredientes y las porciones, ya que es fundamental cubrir el elemento de saciedad.

Según el estudio Savoury Snacks in Mexico, de Euromonitor, agosto 2017, en México los snacks salados, en su gran mayoría están representados por frituras.

En 2016 las ventas ascendieron a 257,500 toneladas. El mercado está prácticamente dominado por dos compañías que alcanzan el 80% de participación entre ambas, mientras que el otro 20% lo ocupa un gran número de jugadores en el segmento de precio bajo, el cual ha ido creciendo por la crisis financiera del país.

Las frituras son las campeonas en crecimiento dentro de la categoría de snacks salados y se estima un crecimiento del 12% en valor para el cierre del 2017,  impulsado por un incremento en volumen y en precio, derivado de la subida de los costos.

Todo esto a pesar de los esfuerzos del gobierno por frenar el consumo de la llamada comida chatarra, a la cual le implementó un impuesto especial (IEPS) del 8%, que incluye alimentos con alto valor calórico, que contengan 275 kilocalorías o más por cada 100 gramos, como dulces, confites, bombones, chocolates, nieves y helados, galletas.

Más del 50% de las ventas de frituras en México se realiza en las pequeñas tiendas de conveniencia y abarrotes.

Dichos formatos de tiendas despliegan en sus anaqueles las presentaciones individuales y pequeñas. El resto de presentaciones son vendidas en los grandes autoservicios, hipermercados y mayoristas.

Las marcas más reconocidas son las que se encuentran en gran parte de los puntos de venta, son las que cuentan con publicidad en medios masivos y el precio promedio es caro. Compiten con las marcas propias del comercio, sin embargo, existe un sector muy amplio que produce y comercializa frituras, que son vendidas a granel o en presentaciones de kilo y medio kilo. Estas empresas se mueven en los mercados de mayoreo, como centrales de abastos, y son productos de alta calidad a un precio bajo, comparado con las marcas líderes. Los empaques son básicos, utilizan bolsas de plástico transparentes, en su mayoría se pueden identificar con alguna pequeña etiqueta del fabricante y en general son utilizadas por los compradores para revender en porciones pequeñas. La variedad de sabores no es muy amplia, y las principales son la papa natural y adobada, los churritos naturales y con chile, los chicharrones de harina en forma de volantes, los cuales tienen gran éxito con el público infantil y palomitas de maíz naturales. Es un mundo poco glamuroso de un importante volumen, que es relevante dentro de la categoría de snacks salados en nuestro país.

Ahora los snacks saludables en México tienden a cobrar importancia, y dentro de los salados se ha abierto un abanico de posibilidades, desde la mezcla de semillas, hasta frutas y verduras deshidratadas (berenjena, papa, zanahoria, manzana, camote, nopal, etc.), que dan la apariencia y textura de las frituras tradicionales. Este segmento que se ha abierto es aceptado por los consumidores y se coloca posicionado en precio alto.

Por otro lado, los autoservicios y las tiendas de conveniencia han optado por ofrecer verdura y fruta empacada. En nuestro país la facilidad de obtener este tipo de snack saludable en la calle ha abierto una oportunidad para el comercio establecido, ya que el valor agregado de estar empacado y no comprarlo en puestos en la vía pública, siempre representará una seguridad sanitaria.

Ya sean dulces o salados, los snacks saludables son tendencia, y hoy en día son recomendados por nutriólogos y bariatras, para no dejar largos espacios entre comidas, por lo que la industria deberá abastecer estas necesidades de la vida moderna, ya que con una vida tan agitada siempre habrá un lugar para un tentempié saludable, que otorgue la suficiente energía para soportar un día de trabajo arduo.

Mi vida con psoriasis.

Por Anina Dena

La psoriasis es una enfermedad crónica de origen genético, inmunológico, medioambiental o psicológico, que se caracteriza por la aparición de zonas inflamadas de color rojizo cubiertas por placas de piel que se descama.

Mi historia empieza cuando jugando con mi novio me rasguña sin querer, a los pocos días ese rasguño no se convierte en costra, se vuelve una placa blanca, seca y me da mucha comezón. Otro día me lastimo el cuero cabelludo con un pasador y pasa lo mismo… Decido ir al doctor y me diagnostican psoriasis simple, unas pomaditas y ya está.

Por mi trabajo debo viajar a San Luis Potosí, al desierto, y todo parece ir bien. Regreso a la Ciudad de México, y en pocos días, una mañana al levantarme, veo manchas rojas por todo mi abdomen, pensé que era sólo una irritación; al paso de dos días las manchas no dejan de crecer; voy al doctor.

Resulta ser una psoriasis que se extiende y se generaliza a toda la piel, me dan medicamento y no para, “cortisona, te va a ayudar”. La dosis ayuda, pero no mucho, empiezo a subir y subir de peso y las lesiones en la piel no ceden.

La familia y los amigos me dan consejos, opciones, recomendaciones de médicos que empiezo a visitar… Con 130 kilos y la piel que se rompe con el movimiento, resulta que la cortisona no funcionó, pero dejó muchas secuelas en mi metabolismo: colesterol, triglicéridos y glucosa sumamente altos.

El peso y las lesiones hacen que moverme sea difícil, mi novio ya no está. “No puedo verte así”, me dijo, “me siento muy mal de no poder ayudarte”.

Sigo buscando algún médico que me pueda ayudar y hay altas y bajas en las lesiones, en el peso, en la vida. Y lo más difícil es caminar en la calle y que la gente se aparte de tu camino, sé que lo que ven no es bonito, pero duelen las miradas.

Un tratamiento aquí y mejoría… pero recaigo. Otro tratamiento, uno nuevo, lo mismo. Ayuda emocional, mejoro y algo pasa y vuelvo a recaer… Así pasa un año, y el siguiente y 10 más, hasta que el azar ocurre y mi mami, que tenía una psoriasis controlada, se pone mal. Igual que yo.

Entra a urgencias en el Instituto Nacional de Nutrición. Los médicos están sorprendidos porque nunca habían visto algo así, “seguramente el diagnóstico está mal” nos dicen.

Nos envían a otro hospital, GEA González. Ellos sí van a saber qué hacer. Mi mami queda internada de inmediato, mientras que mi tratamiento es sencillo, pomadas y la cámara de luz.

En mi primera sesión en la cámara de luz sólo estuve 7 segundos, lo mínimo, para ver cómo reacciona la piel… me quemó y me internan en el hospital. Lado a lado con mamá, mi papá nos acompaña 24 horas al día… Trato de mantenerme optimista por ellos.

Reacciones exageradas y malas decisiones médicas, pero vamos mejorando. Mamá puede salir, se va a casa, mi papá y yo seguiremos ahí, aún me falta una semana de tratamiento… Los días se van lento, pero al final salimos.

Unos días en casa, antes de regresar al trabajo. Después de 5 días regreso a la oficina muy bien… Pero mamá dice que está cansada, que ya no puede más y recae… Regresa al hospital, del que no saldrá. Duele tanto saber que todo fue a causa de los efectos secundarios de la combinación de medicamentos para controlar psoriasis.

Salir adelante y empezar un nuevo proceso, trámites, papeleo, vueltas, con la promesa de que, ahora sí, este tratamiento va a ser el bueno. Con esta promesa me motivo y voy y vengo, haciendo las filas hasta que se consigue y empiezan las inyecciones; una a una voy viendo cambios, mi piel mejora y no hay recaídas.

Después de 10 años encontré el tratamiento que me sirvió, y ya son 7 años con él, en los que si bien han aparecido lesiones, no ha habido recaídas fuertes. 7 años de aprender qué telas, comidas y ambiente no irritan la piel; aprender a desaprender cómo bañarte para no lastimarte; qué jabón sí y cuál no; cómo lavarte la piel, la temperatura del agua; cómo se siente cuando algo cae mal y cómo mantenerme tranquila, pues las emociones agravan las lesiones o hacen que aparezcan nuevas.

El proceso ya es familiar, análisis de sangre, citas y seguimiento para un tratamiento de por vida, con paciencia y buena cara, pues quien lo provee es el IMSS y hay que seguir la burocracia y todos los pasos para poder obtenerlo, tratando de no estorbar los horarios del trabajo, pues hay que mantener el seguro.

Cada día hay que acordarse de la medicina, de tomar sol, pero no mucho, pues puede lastimar la piel; qué comer; tener cuidado con los cambios de temperatura para evitar resfriado o gripa, pues eso puede empeorar las lesiones o suspender el tratamiento si hay infección. Cuidados todos los días, preguntas de las personas alrededor por las lesiones visibles, algunas interesadas en tu bienestar, y otras preocupadas de que los contagies. Ver en la cara de las personas la preocupación o la sorpresa; y así van y vienen los días, encontrando un camino de aprendizaje diario, con momentos buenos y malos, entendiendo que está en mí seguir bien; escuchando a mi cuerpo, atendiendo a sus necesidades y agradeciendo a la vida por cada momento que me ayuda a ser mejor. Así lo veo yo.

Oncovirus: El papel de algunos virus en el cáncer.

Dr. Enrique Cruz Guzmán / Pediatra Intensivista / www.medkids.com.mx

Un virus está compuesto de material genético (ADN o ARN) protegido por una capa de proteínas, conocida como cápside, una membrana o envoltura derivada de la célula a la que infectan o una membrana celular. Al vivir y reproducirse en las células del huésped, son capaces de desencadenar enfermedades tales como la Influenza o Herpes, entre otras, debido a las alteraciones que ocasiona en el material genético de las células que infecta.

Existen virus cuyas alteraciones pueden desencadenar (aunado a otros diversos factores) el desarrollo de células cancerígenas y la formación de tumores, a estos virus se les denomina virus oncogénicos u oncovirus. Los virus que más destacan por tener esta característica son el virus del Papiloma Humano, Epstein-Barr, Hepatitis B y C, entre otros.

Los primeros reportes de la existencia de virus relacionados con el cáncer datan de 1908, cuando se investigó la aparición de tumoraciones en pollos que fueron sometidos a la transferencia de células de pollos enfermos. Lo anterior sirvió de base para relacionar la aparición de células cancerígenas con el contagio de un agente viral, y se determinó a este agente como virus de sarcoma de Rous (RSV).

¿Pero cómo es que un virus puede ocasionar cáncer?

Los oncovirus son necesarios, pero no son suficientes para la formación de tumores de causa viral, actúan como cofactor, proporcionando algunos de los movimientos necesarios para generar células malignas, debido a las alteraciones que ocasionan en la célula infectada.

Los virus introducen un gen en el material genético (genoma) de la célula infectada, modificando la expresión de uno o varios genes. Al infectar una segunda célula, este segmento de ADN se comporta como un oncogén (genes que estimulan el crecimiento de células cancerígenas), induciendo así al crecimiento y reproducción de células anormales. En nuestro material genético existen genes encargados de elaborar una proteína supresora de tumores, que permite controlar el crecimiento celular, denominados antioncogenes, entre los cuales destacan el gen p53 y gen Rb. Las modificaciones ocasionadas por los virus en el genoma inactivan estos genes, permitiendo la proliferación de células anormales y formación de tumores.

A las alteraciones anteriores se ve aunada la inestabilidad genética y activación de telomerasa, que se produce en las células infectadas, permitiendo así que envejezcan más lentamente, y retrasando el desgaste del material genético de la célula tras la división de la misma, permitiéndoles la “inmortalidad”. Es por ello que las células que han sido modificadas por virus, pierden su capacidad de controlar la división, reproducción y diferenciación; generando células anormales, que se dividen y crecen sin control, se acumulan, son incapaces de mantener y reparar su material genético y escapan de mecanismos como la muerte celular, haciéndolas inmortales.

Los oncovirus contribuyen a la formación de tumores malignos a través de los procesos anteriormente expuestos, pero también pueden hacerlo al suprimir el sistema inmune del huésped.

Diariamente se generan en el organismo células con modificaciones potencialmente malignas, que debido a un proceso denominado inmunovigilancia, son eliminadas sin llegar a evolucionar. En casos de infecciones virales que suprimen el sistema inmune, como el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), existe un riesgo aún mayor de desarrollar ciertos tipos de tumores, como Sarcoma de Kaposi, linfomas o cáncer cervicouterino.

Si bien las infecciones virales no son suficientes para generar cáncer, es importante destacar el papel que juegan al generar mutaciones que se acumulan y generan tumoraciones malignas. Se estima que entre el 15% y el 20% de los tumores en humanos están relacionados con infecciones virales. El diagnóstico y tratamiento oportuno de infecciones virales, en cualquier edad de la vida, es de vital importancia para disminuir la probabilidad de desarrollar cáncer, así como de brindar un tratamiento oportuno que puede salvar vidas.

Referencias

  • García, Alejandro. 2015. Virus oncogénicos. Unidad de Investigaciones Biomédicas en Cáncer, Departamento de Biología Molecular y Biotecnología, Instituto de Investigaciones Biomédicas, UNAM. En Facultad de medicina. Disponible: www.facmed.unam.mx/deptos/microbiologia/virologia/virus-oncogenicos.html. Consultado 29 de septiembre de 2017.
  • Gómez, M. M., Hernández, L. L., & Ortiz, M. L. P. (2007). Virus oncogénicos. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias, (2), 288-297.
  • Hunt, Richard. 2015. Virología (capítulo seis). Virus oncogénicos. University of South Carolina School of Medicine, Columbia, USA. Disponible: www.microbiologybook.org/Spanish-Virology/spanish-chapter6.htm. Consultado 29 de septiembre de 2017.
  • Khan Academy. 2017. Células madre embrionarias, Disponible: www.es.khanacademy.org/science/biology/cellular-molecular-biology/stem-cells-and-cancer/v/embryonic-stem-cells. Consultado 29 de septiembre de 2017.

Cómo proteger a tu mascota de desastres naturales.

Por Suly Derechin

El año 2017 fue particularmente complicado para nuestro país en lo que a desastres naturales se refiere; vivimos fuertes huracanes y sismos en un lapso corto de tiempo.

El Golfo de México está dentro de las siete zonas principales con riesgo de sufrir huracanes, según el Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico, institución estadounidense que vigila y estudia los ciclones tropicales.

Hablando de sismos ni qué decir, ya que México se localiza en una de las zonas sísmicas más activas del mundo, de acuerdo con datos del CENAPRED (Centro Nacional de Prevención de Desastres).

Es muy fácil hablar acerca de “qué hacer en caso de sismos”, pero cuando el sismo llega, nos invade el pánico y los nervios, y no sabemos qué hacer primero y qué no hacer. Lo que sí se sabe, es que no queda de otra más que cubrirte en un lugar seguro dentro o fuera de tu casa, y esperar a que pase el sismo. En caso de huracanes, es necesario estar al pendiente de los noticiarios y siempre seguir sus instrucciones. Ninguno de estos sucesos se puede evitar, pero sí se puede estar más preparado para cuando lleguen, por lo que te recomiendo siempre tener un plan familiar de protección, en el que debes de incluir a tus mascotas.

Las mascotas son parte de tu familia y hay que cuidarlas como tales. Ellas no saben lo que está pasando, entonces es normal que se inquieten, ladren, corran de un lado para otro o incluso que se aíslen. Es tu responsabilidad ver por ellos en estos sucesos. Así que aquí te pongo una lista de recomendaciones para que cuides a tus mascotas en casos de sismo, huracán, inundación, etc.…

  1. En tu plan familiar de protección debes de incluir un lugar donde tendrás una correa a la mano para ponérsela a tu perro, y tenerlo siempre junto a ti mientras dure el suceso.
  2. Si la familia decide salir a la calle, el perro tendrá que salir con ellos, pero siempre con correa puesta, para evitar que el perro se asuste y se eche a correr.
  3. Si la familia decide quedarse adentro de la casa, bajo un lugar seguro, también tienen que tener al perro junto a ellos y protegerlo de la misma manera.
  4. Si tu mascota no usa correa, por ejemplo: gatos, hurones, cuyos, hámsteres, debes de tener su jaula siempre en un lugar a la vista, para meterlo ahí y sacarlo contigo, en caso de que la familia vaya a salir a la calle. Si no cuentas con una jaula, lo tendrás que sacar cargando en tus brazos, o en una caja. Igualmente si decides quedarte en un lugar seguro dentro de tu casa, es recomendable tener a tu mascota dentro de su jaula y siempre junto a la familia.
  5. No saques a tus perros o gatos y los dejes afuera en el jardín, terraza o azotea mientras dura el suceso.
  6. Ten siempre preparada una mochila con comida, agua y medicamentos de tu mascota, para que te la lleves contigo en caso de que no puedas regresar pronto a tu casa.
  7. Nunca te salgas de tu casa y dejes a tus mascotas solas, y mucho menos amarradas o encerradas. Recuerda cuántos perritos fueron encontrados ahogados en la ciudad de Houston en el pasado huracán Harvey, porque sus amos los dejaron amarrados. En caso de sismo, tampoco los debes dejar amarrados, porque ellos no podrán moverse si les cae algo encima.
  8. En el caso de perros y gatos, la mascota siempre debe contar con placa de identificación con toda la información necesaria.

Algunas personas no valoran las vidas de sus mascotas, o creen que las mascotas no sienten nada y en casos de urgencia creen que no es importante preocuparse por ellas. Esa idea es errónea.

En una escena de la película “Un Detective en el Kinder” con Arnold Schwarzenegger, se activa la alarma de incendio en el kínder y los niños se forman para salir. Uno de los niños recuerda a la mascota del grupo, que es un hurón que está en una jaula dentro del salón, por lo que se regresa por él para llevárselo al patio de la escuela con todos. En esa escena, la película envía un mensaje y un ejemplo muy bonito a los espectadores, donde muestra la preocupación de un niño por la mascota del salón.

Afortunadamente en nuestro país  hemos ido mejorando poco a poco la cultura del cuidado de las mascotas, y considerarlas en casos de emergencia está dentro de la misma cultura.

Insomnio en la noche, fatiga en el día.

La paradoja moderna.

Primera parte.

M. H. Espinosa

En el imaginario colectivo de la vida moderna existen pocas combinaciones más fatídicas que el dúo dinámico, sufrir fatiga en el día e insomnio en las noches. El no poder conciliar el sueño durante las noches, para después afrontar un día de trabajo duro, con una sensación tortuosa de fatiga, es una de las peores pesadillas de todo godín, y de toda ama de casa con niños pequeños. Como si fuera poco, esta trágica combinación puede convertirse en un problema crónico, dejando a las personas recurrentemente cansadas, esperando la llegada del domingo para poder pasar todo el día en pijama, con la cándida esperanza de recuperar el sueño perdido.

En esta primera parte vamos a trabajar sólo la mitad de la ecuación, el insomnio en las noches, para que en el siguiente artículo veamos a profundidad la sensación de fatiga durante el día. Existe una gran variedad de píldoras en el mercado que pueden ayudar a contrarrestar la falta de sueño en las noches, por lo que la respuesta más obvia al problema puede ser recurrir a una pastilla para dormir. Sin embargo, no todas las personas se sienten cómodas con esta opción. Algunas personas ya toman una farmacia completa al día, y no quieren tomar más medicinas, o puede ser el caso de las personas que en general no gustan de este tipo de métodos y requieren de una alternativa en la medicina no convencional.

La doctora en Medicina Tradicional China (MTC), Katie Brindel, señala que uno de los principales problemas para conciliar el sueño en las noches es el estrés que sufre el cuerpo durante el día. Cada vez que la respuesta de estrés se activa, el cuerpo inicia una serie de procesos para poder “pelear” o “huir” y hacer frente a la amenaza, real o imaginaria, que activó la respuesta en primer lugar. Esta respuesta frente al estrés genera, entre otras cosas, que la sangre se quede congestionada en los músculos necesarios para pelear o huir, y que el proceso circulatorio se vuelva deficiente a la larga. La respuesta repetitiva de estrés que sufrimos durante el día retira la sangre del aparato digestivo y la piel, al mismo tiempo que eleva las concentraciones de cortisol y adrenalina en la sangre.  De acuerdo con la MTC, durante el día la sangre debe circular por el cuerpo permitiendo las actividades diarias, mientras que en las noches la sangre debe regresar a los órganos para reparar y nutrir al cuerpo mientras la persona duerme. Sin embargo, cuando la persona vive un día muy estresante, cuando llega el momento de dormir el cuerpo no pude regresar la sangre atorada y en consecuencia no se puede conciliar el sueño. De manera aún más específica, la hora a la que se nos va el sueño o que se nos dificulta dormir, nos indica en dónde se localiza el problema a nivel de órganos.

En la siguiente tabla podemos ver los puntos de máxima y mínima circulación de “Qi” o energía dentro de los órganos. Por ejemplo, si eres de esas personas que tiene problemas para levantarse en las mañanas, estás sufriendo de falta de energía en el sistema digestivo. Por el otro lado, si se te va el sueño a las 3 am, es posible que tengas una deficiencia en la zona de hígado. Si puedes identificar en qué horario es más común que tu sueño sea deficiente, te recomiendo comentarlo con un buen acupunturista.

Con esta perspectiva oriental se vuelve mucho más fácil tratar el insomnio, ya que podemos entender las causas de manera más profunda. Ahora bien, en un mundo ideal, todos deberíamos dormir 8 horas diarias, iniciando a la hora de la vesícula biliar, a las 23.00, e iniciar el día sin la necesidad de ponerle “snooze” al despertador tres, cuatro o cinco veces… sin embargo, nuestros horarios y nuestro estrés hacen que ese mundo ideal sólo se vea en películas o series como Downton Abbey, donde todos tienen tiempo para la hora del té y salir a ver cómo van floreciendo las rosas del invernadero.

Por lo que, para concluir esta primera parte, vamos a mencionar unos cuantos trucos para conciliar el sueño sin píldoras, en un mundo estresante y real. Lo primero a mencionar es evitar pantallas brillantes antes de dormir. Estudios del Instituto Politécnico Rensselaer de Nueva York, señalan que ver la televisión o tu celular antes de ir a dormir suprime en un 22% la melatonina, que es una hormona que ayuda a regular el sueño. A su vez, procurar un ambiente de total oscuridad permite que el sueño sea profundo y reparador, si es imposible que el cuarto esté completamente sin luz, puedes utilizar un antifaz sobre los ojos para dormir. Es importante mencionar que existen algunos antifaces con rellenos de semillas, que al ser un poco pesados y colocarse sobre los ojos, ayudan a que la circulación del globo ocular se mejore, y tu hígado se sienta más renovado al día siguiente. De acuerdo con la MTC los ojos y el hígado están relacionados. Otro pequeño truco es recurrir a los tés relajantes que existen en el mercado, muchos de los cuales son muy efectivos.

Si bien todos estos trucos son muy efectivos, en particular si se aplican en conjunto, el gran secreto para volver a conciliar el sueño de manera natural es romper con el estrés que gobierna nuestras vidas. Aprender a hacer tiempo para asistir a una clase de meditación, de Yoga o de Qi Gong, puede hacer toda la diferencia.  En el caso de que nuestras rutinas hagan de este tipo de actividad algo imposible, podemos recurrir a uno de los grandes secretos de la MTC, la terapia de “guasha” o terapia de raspado. La Dr. Katie Brindel plantea que una rutina de guasha facial, con duración de 60 segundos antes de dormir, ayuda al 97% de sus pacientes a conciliar el sueño de manera inmediata. Esto se debe a que el masaje sobre el rostro con la guasha estimula la circulación de la sangre y la desintoxicación de la misma, para que el cuerpo pueda revertir los efectos del estrés que vivió durante el día.

Lograr descansar mejor durante las noches no es algo imposible, o una fantasía que tendrá que esperar a que llegues a tu vida de jubilado. Es algo que puedes conseguir en el momento en que tú te lo propongas.

Namaste

Para más información de este o alguno de los artículos  pasados vista:  www.yogalovemexico.com

Facebook/yoga.love.méxico

Bibliografía:

  • The Hayoú Method, Katie Brindle, 2017
  • Medicina Tradicional China para la Mujer, Xiaolan Zhao, 2006
  • La psicoinmunología y los milagros: http://www.somostodosuno.com/articulos.asp?id=14909 (google) recuperado el 9/11/2017

Fotografía.

Fotografía y edición: Héctor H. Noriega Romero

Historia y los textos: Magdalena Álvarez de la Borbolla

www.hectornoriega.mx

 

Murió Panchita… Mi guajolota blanca

24 años antes

Desde pequeño acampé en el bosque, por lo que la fotografía de naturaleza se me ha dado espontáneamente; pero fotografiando la tundra fue que aprendí a apreciar el piso del bosque. Cuando miro de nuevo las imágenes que conservo, mi espíritu se posa a sus anchas en este mundo.

60 años antes

Mi papá fue médico de minas y a veces sus pacientes en los pueblos le regalaban gallinas, guajolotes, cerditos y demás animalitos que llevaba a la casa. Me enseñó a que ellos sentían frío, hambre o miedo, igual que nosotros. Con él aprendí a cuidarlos y a entenderlos. ¡Cuánto me dio mi papá y cuánto me han dado mis animalitos!

¿10 minutos en la boca?

Cuando nació Panchita, pregunté a veterinarios, a gente de los pueblos y a muchas otras personas: ¿Cuántos años vive un guajolote? Por supuesto que nadie lo sabía, porque antes de los tres años se los comen. Como yo me encariño mucho con mis animalitos de la granja es imposible que siquiera piense en comérmelos; pero mis invitados, al ver a Panchita, me hacían la misma pregunta: “¿Cuándo comemos guajolote en mole?”, a veces en broma, a veces en serio. Ahora, más que nunca, confirmo que jamás cambiaría esos 24 años de convivencia por 10 minutos en la boca.

Mamá pata

Panchita fue la mamá más responsable de la granja. Cuando las patitas, Pata, Peta, Pita, Pota y Lulú se iban de parranda al estanque, en lugar de calentar sus huevitos, Panchita, pacientemente, los empolló durante casi 60 días y crió a sus hijos patitos. Cuando crecieron, ya como patos adultos, la seguían por todas partes como sus hijos que eran.

Chapuzón mañanero

Cada mañana era sensacional ver que apenas abría el gallinero, los patitos salían disparados directo al estanque y mamá Panchita, que la primera vez se asustó muchísimo y estaba desesperada tratando de meterse al estanque para “salvarlos”, ya había aprendido que sus hijos estaban felices y no se ahogarían, se echaba a la orilla del estanque a verlos nadar y jugar hasta que se cansaban, se salían y la seguían a los comederos a desayunar.

Mamá de tiempo completo

Lo mismo pasaba con las gallinas que se iban de parranda, Panchita empollaba sus huevitos y criaba a los pollitos nuevos. Por supuesto también crió gaujolotitos. En el 2011, justo la noche del 24 de diciembre, nacieron 12.

Muerte inducida

El saber perfectamente que Panchita era un ser vivo igual que nosotros, con pulmones, corazón, estómago, etc., me hizo consciente de su vejez y me permitió notar que ya tenía reumas, que ya no lograba calentarse y que ya la pasaba bastante mal. Con tristeza decidí dormirla y extrañarla, pero con alegría pensaba que yo tenía toda la capacidad para no dejarla sufrir. Hice lo que me gustaría hicieran conmigo, pues estoy convencida que hay que vivir con dignidad y hay que morir con dignidad.

 

Sobreviviéndola

Panchita vivió 24 años, ¡Se imaginan cuantas experiencias maravillosas tuve con ella! Al morir me dejó un gran vacío, pero al estar con sus hijos y recordarla me llega una gran alegría al corazón.

8 alimentos para combatir el cansancio físico y mental en deportistas.

Vía Nutrición sin Más

nutricionsinmas.com

Debido a diversos factores externos son muchos los atletas que sufren de cansancio excesivo antes, durante y después de realizar sus actividades físicas. Este problema limita considerablemente su desempeño dentro y fuera de sus lugares de entrenamiento y competencia, influyendo así de forma negativa en sus resultados. Para ellos es importante integrar a su ingesta suplementos que contengan creatina, entre otros nutrientes. Descubre más sobre esta fuente de energía y desarrollo muscular en Nutrición Sin Más.

La fatiga puede estar retratada bajo diversos cuadros sintomáticos que afectan el desarrollo óptimo de los seres humanos, algunos de estos pueden ser la astenia, el síndrome de fatiga crónica (SFC), falta de energía o cansancio general. En cualquiera de estas presentaciones, una de las consecuencias es que afecta el estilo de vida de las personas, por eso es tan importante combatirla, para poder vivir saludable y feliz.

Teniendo esto en cuenta, y como queremos ayudarte, en este artículo te revelamos cuáles son los mejores alimentos para combatir la fatiga física y mental; porque en ambos aspectos la fatiga puede convertirse en un impedimento para realizar con éxito lo que te gusta, o cualquier actividad. Recuerda que el cansancio puede hacerte perder la motivación, un motor importante para lograr tus sueños.

No dejes que eso pase y consume estos alimentos

  1. Aceite de Oliva

Este producto es de los mejores aliados para combatir la fatiga física, gracias a los diferentes nutrientes que posee; entre esos nutrientes podemos destacar su alto contenido de ácidos grasos, un producto que el cuerpo no produce naturalmente, y que necesita para mantener un desempeño físico óptimo.

Una de las ventajas del aceite de oliva –te recomendamos que consumas el extra virgen– es que puede ser integrado en diversos alimentos sin problemas, al igual que se puede consumir por sí solo. Esa capacidad lo hace ideal para integrar a la dieta, sin necesidad de sufrir de la monotonía, factor que siempre influye cuando se abandonan los buenos hábitos alimenticios.

  1. Té verde

Cuando hablamos de cansancio mental, un factor limitante de cualquier persona, sobre todo los deportistas, encontramos que el té verde puede ser muy eficaz para combatirlo. Esto se puede deber probablemente a que esta bebida contiene un alto nivel de antioxidantes, un nutriente que ayuda a mantener saludables los tejidos del cuerpo, y que además influye de forma positiva en los procesos cognitivos del cerebro.

  1. Limones

Mejor ingerirlo en limonadas con poca azúcar, para disfrutar de todas sus propiedades. Puede que creas que es una bebida cítrica, y tienes razón, pero también es una poderosa fuente de nutrientes alcalinos; todos ellos ayudan a que los músculos no sufran los estragos de una jornada física muy demandante. Además, es un perfecto modo de mantenerse hidratado, ya que la deshidratación también contribuye al cansancio.

  1. Aguacate

Habrás notado que este alimento es el complemento ideal en muchos platos fitness, pues eso no es coincidencia, y no se debe sólo a su sabor, sino también a sus beneficios. Repleto de grasas buenas, el aguacate ayuda a que el cuerpo obtenga más fuentes de energía, que puede invertir en tus actividades físicas.

  1. Tomate

Esta fruta contiene hasta un 90% de agua, lo que la convierte en un perfecto rehidratador para compensar el líquido que se perdió en la actividad deportiva. El tomate también es un perfecto agente alcalino, que ayuda a metabolizar el ácido láctico, para que el cuerpo no se canse y se mantenga más resistente.

  1. Ajo y cebolla

Más que unos alimentos que ayudan a combatir el cansancio físico y mental, ayudan a que el cuerpo mantenga unos niveles controlados de energía. Gracias al ajo y la cebolla las reservas de energía duran más, lo que de seguro te permitirá invertir una cantidad de mayor de tiempo en tus entrenamientos.

  1. Hortalizas

Los minerales son nutrientes que ayudan a la óptima oxigenación de la musculatura del cuerpo humano, por eso es indispensable su consumo si lo que se quiere es combatir la fatiga. En las verduras verdes podrás encontrar grandes fuentes de minerales, como el potasio o el zinc, que te ayudarán a mantener el ritmo de tu entrenamiento a pesar del cansancio físico.

  1. Frutos secos

Las nueces y las almendras son conocidas como los alimentos que más omega 3 tienen después de los pescados, por eso es tan importante sumarlas a tu dieta. Esta sustancia es responsable de la conexión entre las neuronas, por lo que su consumo combate eficazmente la fatiga mental producto del estrés o la rigurosidad de un entrenamiento.

 

Estrés postraumático.

LUCIA MENDIZÁBAL C.

LOGOTERAPEUTA.

luciamendizabal@gmail.com

Algunos días después del terremoto del pasado 19 de septiembre, tuve la oportunidad de ir a uno de los edificios que se derrumbó. Yo había visto muchos edificios derrumbados en televisión, pero nunca me había enfrentado a la realidad.

Fuimos a dar apoyo emocional a quien lo requiriera. Había un gran silencio, sólo se oía la grúa que estaba removiendo escombros. De pronto se acercó un hombre vestido de civil, con aspecto cansado y angustiado. Se llamaba César y se veía muy nervioso.

Me dijo que llevaba varios días sin dormir, primero porque no podía, y después porque tenía miedo de cerrar los ojos, porque venían a su mente imágenes horribles.

El día del temblor iba pasando por Tlalpan, cuando vio que un edificio se derrumbaba. Sin pensarlo dos veces se puso a ayudar a remover escombros y a sacar gente. Después de sacar a algunos sobrevivientes, vio a alguien que se movía, y desesperadamente trató de sacarlo lo más rápido posible. Desgraciadamente no llegó a tiempo, y cuando por fin lo sacó, ya había muerto.

Me contó que estaba enojado, que le molestaba ver a la gente en la calle riendo y siguiendo con su vida, que se ponía de mal humor y se sentía frustrado de que nadie entendiera la gravedad de lo que había vivido.

Que estaba nervioso y con una gran ansiedad por no poder ayudar más, y que no podía dejar de pensar en lo que había pasado. Me dijo también que no quería hablar del tema y que le preocupaba no poder volver a ser como antes.

Le comenté que sufría de estrés postraumático, que era totalmente normal sentirse así a raíz de un evento tan duro como el que había vivido. Le dije que tenía que enfrentarlo, que hablarlo y soñarlo, para poder sacarlo y seguir adelante.

Le dije que era un héroe por haber arriesgado su vida para salvar a otros, y que, aunque una de las personas que sacó estaba muerta, le había facilitado a su familia un cierre a su angustia.

Le reafirmé que iba a volver a ser el de antes, pero que este evento iba a estar siempre en su mente, aunque de forma diferente.

Cuando vivimos un evento que nos sacude de esa manera, es común sufrir de estrés postraumático. No debemos de tratar de esconderlo y olvidarlo, si lo hablamos y lo enfrentamos, poco a poco va bajando la ansiedad y podemos volver a vivir.

Al despedirnos lo abracé con fuerza, y le dije que estábamos orgullosos de gente como él.

 

 

Fideos orientales con verdura.

Comida china.

La tradición culinaria china es una de las más vastas y sofisticadas del mundo. Y es que no solamente está ligada a la enormidad de su territorio y lo variado de sus ecosistemas y regiones, sino que también está íntimamente relacionada con la sociedad, la filosofía y la medicina china. Es por esto que la comida de aquel país no sólo tiene que armonizar en los sabores, sino también buscar un equilibrio entre lo frío y lo caliente, los colores y la consistencia. Te propongo que te aventures y te atrevas a elaborar dos platillos muy sencillos, pero deliciosos, de la comida tradicional china.

¡¡Te sorprenderás!!

Fideos orientales con verdura

Ingredientes:

300     gramos de pasta udon amarilla*

1          cucharada de aceite

1          cucharada de aceite de ajonjolí

2          cucharadas de ajo finamente picado

½        cebolla morada cortada toscamente

2          zanahorias cortadas en bastones

1          pimiento rojo cortado en juliana

4          rabos de cebolla de cambray  cortados en rodajas

¼        de taza de salsa de soya

Preparación

  1. En una olla con agua hirviendo cocer la pasta durante 5 minutos. Escurrir y remojar con agua fría para detener la cocción.
  2. Por otro lado, en una olla calentar el aceite y saltear la cebolla, el pimiento y el diente de ajo. Agregar la zanahoria y dejar que se cueza un poco.
  3. Enseguida añadir la pasta y remover con cuidado, procurando que se impregne con los sabores. Agregar la salsa de soya, mezclar y añadir el aceite de ajonjolí. Dejar que se cocine por algunos minutos y retirar del fuego.
  4. Decorar con los rabos de cebolla de cambray y servir.

Azúcar y edulcorantes.

Por el Dr. Miguel Ángel Guagnelli

visita su blog: endocrinologopediatra.mx

Hace algún tiempo entré a una tienda de conveniencia a comprar un café, y decidí probar un café con leche de los que vienen preparados en máquina, porque no había el americano que normalmente tomo. Primero me llamó la atención que no había opción para no ponerle azúcar, y una vez que lo serví, me pareció tan dulce que sentía que me picaba la lengua y francamente no lo pude tomar. Se me ocurrió preguntarle al dependiente si la máquina estaba descompuesta o por qué salía tan dulce, a lo que respondió: “Al contrario, así lo pide la gente, si viene menos dulce le ponen un sobrecito o se quejan de que está muy fuerte”. Esta anécdota me llamó mucho la atención, y a partir de ahí empecé a poner atención en los gustos de mis pacientes, de sus padres y de conocidos.

Esto es importante porque con mucha frecuencia en consulta, en reuniones y en otros contextos surge la pregunta:

¿Qué opinas sobre los edulcorantes?  ¿Se les puede dar a los niños?  Y la pregunta tiene que ser más a fondo.

El gran engaño

Desde hace décadas nos han ofrecido como alternativas saludables productos bajos en grasa o libres de grasa. El origen de esto es que se satanizó durante muchos años a los alimentos con alto contenido en grasa, por relacionarse con alto riesgo de enfermedades cardiovasculares. El año pasado, un grupo de investigadores publicó en la prestigiosa revista JAMA Internal Medicine un trabajo en el que se develaron documentos en los que, desde los años 60, la llamada “Fundación para la Investigación del Azúcar” (SRF por sus siglas en inglés), de Estados Unidos ocultó información que mostraba que tanto los altos niveles de azúcar, igual que las grasas saturadas y los altos niveles de colesterol tenían consecuencias negativas en el organismo. Esto es porque dicha fundación estaba financiada por las empresas productoras de azúcar y funcionaba más como un Lobby, que como una verdadera entidad de investigación. ¿Resultado? Durante décadas hemos creído que el enemigo eran las grasas y que no pasaba nada si ingeríamos grandes cantidades de azúcar refinada, o más adelante, de alimentos que contienen jarabe alto en fructosa extraído del maíz. No existe una cifra precisa, pero se estima que esta decisión pudo ser una de las grandes contribuyentes a la epidemia de obesidad y de diabetes mellitus que existe en muchos países del mundo.

Las alternativas

Casi en paralelo, también desde los años 60, surgieron alternativas al azúcar, los llamados edulcorantes no calóricos, generalmente llamados simplemente edulcorantes. Inicialmente fue la sacarina, que hasta la fecha es usada en muchas partes del mundo. En los años 80 surgieron investigaciones que la culpaban de causar cáncer de vejiga, pero no tardó mucho en salir a la luz que dichos trabajos fueron realizados en animales de laboratorio, a dosis muy altas y financiados por el fabricante de otro edulcorante que surgía, el aspartame. Años después, la historia se repitió cuando se publicaron estudios que relacionaban al aspartame con el riesgo de desarrollar trastornos neurológicos, sólo que ahora quien financió los estudios fue el fabricante de la sucralosa, quien la postulaba como el nuevo edulcorante, seguro incluso para niños. En un terreno un poco más neutral, durante los últimos años algunos trabajos financiados por universidades o entidades gubernamentales han identificado que el riesgo para la salud es importante con cualquier edulcorante.

Un trabajo de revisión (que reúne la información de varios otros trabajos) financiado por la Universidad de Purdue, en Indiana, EUA, evaluó las diferencias entre consumo diario de refresco de dieta y quienes no consumen refresco en general (el refresco normal tampoco es muy saludable) entre más de 450 mil participantes, sumando un total de 16 años de seguimiento. Su conclusión es que el consumo de refresco de dieta incrementó el riesgo de enfermedades cardiovasculares, hipertensión y de desarrollar síndrome metabólico y diabetes tipo 2, además de incrementar el peso. Esto último parece lo más paradójico, especialmente cuando mucha de la gente que toma estas bebidas busca bajar de peso. Hay una cantidad interesante de trabajos en modelos animales, y empiezan a surgir algunos en seres humanos, en los que se encuentra que el consumo de edulcorantes tiene efectos en el metabolismo, tanto a través de la forma en que el cuerpo administra la energía, así como posibles efectos de los edulcorantes en la microbiota, o flora normal intestinal.

No todos están de acuerdo en estos efectos, por ejemplo la Asociación Americana de Diabetes se ha pronunciado sobre estos estudios al decir que: “No existe evidencia suficiente para concluir si existen efectos nocivos de los edulcorantes”. La FDA (Agencia Federal de Medicamentos de EUA, quien regula alimentos y medicamentos) otorga a la mayoría de los edulcorantes la categoría GRAS (Generally regarded as safe, generalmente reconocido como seguro) a todos los edulcorantes. Una de las dudas principales, que no aclaran los estudios, es que probablemente el consumo de refrescos de dieta se asocia a otras conductas poco saludables, como el sedentarismo. Cierto o no, es notable la aparición de edulcorantes de origen natural como stevia, inulina de agave o alcoholes no digeribles, como maltitol o xilitol. Sobre estos, por cierto, aún no existen trabajos que examinen su efecto en el metabolismo.

El diente dulce

En inglés existe la expresión sweet tooth, que se refiere a las personas que tienen un particular gusto por los alimentos dulces. Nos hemos acostumbrado a tomar un postre después de la comida, y probablemente todos hemos sentido antojo por algún alimento dulce, particularmente cuando hace frío. Sin embargo, en ciertas personas el gusto por el dulce parece ser exagerado, desde el mismo hecho de no tomar agua natural, sino necesitar beber refrescos, jugos e incluso la misma agua de fruta, que frecuentemente incluye grandes cantidades de azúcar. Y vuelvo al ejemplo del café, ¿por qué es necesario tomarlo tan dulce? Este gusto por los alimentos dulces tiene un contexto social importante y empieza desde la infancia. A los niños naturalmente les gusta más lo dulce que lo amargo y en ocasiones, con el afán de que coman mejor, se tiende a endulzar su comida, de forma que se acostumbran y después es difícil que dejen de consumirlo. Algunas investigaciones neurofisiológicas y de comportamiento han comparado la necesidad de azúcar con la necesidad física de algunas drogas de abuso, como la cocaína. Si bien los experimentos de este tipo realizados en modelos animales llevan las condiciones a un extremo, no es difícil ver ejemplos de niños que tienen altas necesidades de alimentos dulces, y cuando no los reciben hacen berrinches y se comportan como si el azúcar les hiciera falta, ya sea como leche azucarada, el cereal del desayuno, un helado o un chocolate.

La discusión de fondo

El tema más allá del beneficio o perjuicio de los edulcorantes, está en la necesidad de consumirlos. Agua natural contra refrescos de dieta. Fruta entera contra jugos industrializados (que están endulzados casi siempre). Café con leche contra cappuccino con jarabe de sabor. Y muchos ejemplos más, que nos tienen que hacer reflexionar en que, en vez de discutir si son buenos o no, tendrían que llevarnos a pensar cómo reducir nuestro consumo total de sustancias dulces. Falta mucho por saber acerca de los edulcorantes, probablemente en cantidades pequeñas a moderadas ninguno de ellos sea un peligro a la salud, pero es más importante entender que la búsqueda por cosas dulces es, en sí misma, el problema.

Más información:

https://salud.nih.gov/articulo/cosas-dulces/

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007492.htm

https://es.familydoctor.org/sustitutos-para-el-azucar/

 

Top