Las Canicas de mi vida. Un libro de Blanca Almeida

Al nacer venimos acompañados de un saco de canicas.

Las canicas representan los elementos o piezas que deberás mover para vivir y ser feliz. Existe un número infinito de combinaciones posibles: tu bolsa de canicas es diferente a la mía y a la de cualquier otra persona. Claro que pueden existir conjuntos de canicas similares, pero nunca idénticos.

Depende de ti usarlas, mejorarlas, cambiarlas o fortalecerlas. Las canicas son el instrumento que te permitirá alcanzar la felicidad, mejorar las relaciones contigo mismo y con quienes te rodean.

Las canicas son como unos lentes a través de los cuales percibes el mundo… ¿cómo son los tuyos?, ¿qué percibes del mundo? En la vida se puede ser muy feliz o muy desdichado: todo depende del lente con el cual la miremos, de la actitud que tomemos hacia ella.

El saco se compone de:

  • Canicas que representan los talentos. Éstos son innatos y se manifestarán desde una temprana edad. Desarrollarlos depende de cada individuo.
  • Canicas que representan los elementos emocionales básicos que van formando al niño según las experiencias familiares. Éstos van desde los más deseables –como el amor incondicional, la seguridad y el sentido de pertenencia–, hasta los menos afortunados, como el abandono, el destierro y la violencia.
  • Canicas agregadas libremente. A lo largo de la vida, las decisiones de cada quien le permitirán agregar un sinnúmero de canicas, ya que el saco puede expandirse sin límite. Naturalmente, algunas canicas se conseguirán más fácilmente que otras.

Las canicas de mi vida es un libro que ayudará a transformar y superar tu pasado infeliz.

Cargar el pasado al presente imposibilita la felicidad. Los sentimientos de abandono, desamor, inseguridad y no pertenencia están presentes en todo momento.

Entender que el pasado no es el presente, sino sólo un eco de emociones y pensamientos estancados, es el comienzo hacia la libertad. El libro tiene por objetivo movernos hacia el presente, dando solución al pasado doloroso. Es una obra sencilla en su lectura, pero profunda en su contenido.

Puedes adquirirla en formato digital o impreso. Venta directa con la autora.

Manda un correo comentarios@blancaalmeida.com

Datos sobre la pérdida auditiva.

  • 10 años son los que la gente espera antes de buscar una solución al problema
  • 65% de las personas sufren pérdida auditiva leve
  • 30% moderada 5%severa o profunda
  • 1,200 millones de personas en el mundo (según datos de la OMS) sufre algún tipo de pérdida auditiva

La pérdida de audición ocurre cuando se reduce la capacidad de oír.

Una pérdida de audición dificulta que escuche conversaciones y otros sonidos. Las causas más comunes de pérdida de audición son el ruido y el envejecimiento; y en la mayor parte de los casos no se puede curar. La pérdida de audición se suele tratar con aparatos auditivos, que con el avance de la tecnología, resultan cada día más eficaces y cómodos.

La pérdida de audición puede estar causada por diversos factores, pero la edad y el ruido son los más comunes.

Edad:

Perder la audición es una consecuencia natural de hacerse mayor. Nuestra capacidad de escuchar empeora a partir de los 30 y los 40 años, y cuando alcanzamos los 80 más de la mitad sufrimos una pérdida de audición considerable.

Ruido:

Por otra parte, vivimos en una sociedad en la que el ruido forma parte de la vida diaria, y muchas veces los niveles de ruido exceden lo recomendado para nuestros oídos, que son órganos delicados. Es por esto que el uso de tapones para los oídos puede ayudar a preservar la capacidad auditiva.

Otros factores:

  • Algunas enfermedades e infecciones
  • Medicamentos
  • Daños en los oídos
  • Lesiones en la cabeza
  • Malformación de la oreja u obstrucción del oído
  • Factores genéticos
  • Entre otros

Fuentes: www.hear-it.or   I   Audionova

Edúcalos a partir de 5 valores para crear la mejor versión de cada uno.

Marisol Gómez

Visita su blog: El arte de vivir en familia

La primera y principal escuela de valores es la familia. Somos nosotros, los padres, los principales responsables de la enseñanza y práctica de estos. Los padres tenemos que:

  • Dar a conocer los valores.
  • Vivirlos, para enseñarlos a través del ejemplo.
  • Enseñarles a decidir la mejor manera de actuar en cada situación.
  • Llevarlos a analizar su comportamiento y asumir las consecuencias de sus actos.
  • Motivarlos, nuestro cariño es un gran motor.

Para enseñar y vivir los valores

Primero debemos saber qué valor queremos trabajar, y los motivos por los que elegimos éste y no otro. Una vez que decidamos cuál será el valor que vamos a trabajar, tendremos que definir cuáles serían las acciones necesarias para poder adquirirlo y vivirlo dentro de nuestra familia.

Son cinco los valores con los que podríamos empezar nuestra escuela de valores, de los cuales se desprenden muchos otros valores:

Orden

Comenzando por el orden exterior para llegar al orden interior. El vivir este valor les ayudará a aprender el autodominio, tan importante en todas las etapas de la vida. Las personas que viven el orden son más tranquilas, organizadas y seguras. Saben aprovechar el tiempo.

Perseverancia

Enseñar el valor del trabajo bien hecho. El esfuerzo les permitirá luchar para alcanzar sus objetivos, los hará fuertes, aprenderán a levantarse y a seguir. A los perseverantes les gusta el trabajo porque le encuentran todas sus ventajas. No se rinden, acaban lo que inician. Aprenden a disfrutar el proceso, no sólo la meta. Son personas con mucha fuerza de voluntad.

Generosidad

Es dar y darse. La persona generosa es solidaria, buena amiga, respeta, perdona y pide perdón, ayuda a quien lo necesita y sabe trabajar en equipo. Sirve a los demás y se ocupa de ellos. Aprende a descubrir lo que necesita el otro. Al practicar la generosidad crece su capacidad de amar.

Responsabilidad

Comprometerse. Las personas responsables aceptan las reglas, utilizan correctamente su libertad, son prudentes, tienen espíritu crítico, toman la iniciativa, deciden por ellos mismos y asumen las consecuencias de sus actos.

Alegría

Satisfacción por lo bien hecho, optimismo, buen humor, paz y tranquilidad, disfrutan lo cotidiano y las pequeñas cosas. Descubren lo positivo de las personas, situaciones y acciones. Les gusta lo que hacen, disfrutan de la vida y de lo que tienen y son agradecidos. Desarrollan su autoestima.

Son muchos los valores que queremos enseñar a nuestros hijos. Para adquirirlos se requiere de tiempo y esfuerzo. El mundo de los valores es increíble, porque mientras trabajamos en adquirir uno de ellos vamos adquiriendo muchos otros. Cuando se crece en un valor, este hace que crezcamos en otros, sin un esfuerzo adicional. Por ejemplo, si yo acepto la culpa de mis actos frente a un amigo, no sólo crezco en responsabilidad, sino también en fortaleza, confianza, amistad, humildad, sinceridad, entre otros.

No esperemos más tiempo para convertir a nuestra familia en escuela de valores, donde todos aprendamos de los otros. La mejor herencia que podemos dejarles a nuestros hijos en su vida personal y profesional son los valores.

 

La alimentación durante los primeros años de vida determina la salud futura.

Sustitutos inadecuados en la infancia en México.

  • A través de los meses, el consumo de leche materna disminuye mientras se integran en la dietasustitutos inadecuados, como la leche de vaca.
  • Lactantes menores no reciben suficiente Hierro, indispensable para el neurodesarrollo.
  • Falta de consumo de frutas y vegetales es una preocupación.
  • Un aumento en el consumo de azúcares es impulsado por las bebidas azucaradas.

Una alimentación inadecuada e insuficiente durante los primeros 1,000 días, frena el adecuado desarrollo cognitivo y físico de los niños, frenando así su máximo potencial. Las consecuencias perduran el resto de la vida.

La leche materna es el mejor alimento para los bebés porque aporta beneficios a la salud a corto, mediano y largo plazo. La OMS recomienda la lactancia materna hasta los dos años de edad. Lo preocupante es que solamente el 30% de las madres dan lactancia materna exclusiva y ésta se sustituye muchas veces por alimentos inadecuados.

Los principales sustitutos en México son la leche líquida (leche de vaca) y bebidas como atoles o jugos altos en azúcares, las cuales, al ser consumidos antes de los 12 meses de edad puede ocasionar riesgos a la salud, como: desnutrición, sobrecarga renal y deshidratación, incremento en el riesgo de alergia a la proteína de leche de vaca, baja absorción de hierro, microsangrados y anemia (lo cual puede provocar un daño físico, emocional y cognitivo). De esta manera, el consumo de leche de vaca antes de los 12 meses no es recomendado por instituciones de salud internacionales y asociaciones científicas como la Academia Americana de Pediatría y laSociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica.

Iniciando la alimentación complementaria, existen aún problemas de alimentación en México como:

  • Cerca del 30% de bebés menores de 11 meses consumen leche de vaca familiar
  • Falta de consumo de frutas y vegetales es una preocupación; solamente el 50% consumen frutas y el 20% consumen verduras. (Bebés entre 6 y 36 meses)
  • Los niños consumen mayormente cualquier tipo de dulce que un vegetal
  • Aumento dramático en el consumo de azúcares es impulsado por las bebidas azucaradas
  • Lactantes menores no están recibiendo suficiente Hierro, clave para el neurodesarrollo

(Bebés de 6 – 11 meses)

  • Falta de destacar la superioridad nutricional de las leches y alimentos especializados para bebés, en esta etapa en la que los bebés tienen necesidades especiales a la de los adultos.

Por medio del programa “Nestlé® Comienzo Sano, Vida Sana”, brindamos información educativa a la población en general sobre los beneficios de lactancia materna y las consecuencias en la salud del uso de sustitutos inadecuados a la lactancia materna y el uso de leche líquida en los primeros años de vida.

Si quieres conocer más sobre una alimentación adecuada para las mamás y bebés, te invitamos a registrarte a:https://www.comienzosano.nestle.com.mx/

Medidas de primeros auxilios ante el dolor de muelas.

Las caries dentarias son la principal causa del dolor de dientes en la mayoría de los niños y los adultos. Las bacterias que viven en la boca prosperan con los azúcares y los almidones de los alimentos y forman una placa que se adhiere a la superficie de los dientes.

Los ácidos producidos por las bacterias de esa placa pueden perforar el revestimiento blanco y duro de la parte externa de los dientes (esmalte) y crear una caries. El primer signo de caries puede ser la sensación de dolor al comer algo dulce, muy frío o muy caliente. A veces, las caries tienen aspecto de manchas marrones o blancas en los dientes.

Otras causas del dolor de dientes son las siguientes:

  • La acumulación de comida y restos entre los dientes, en especial, cuando los dientes están separados
  • Inflamación o infección de la raíz de un diente o de las encías
  • Traumatismo en un diente, como una lesión o por rechinar los dientes
  • Fractura súbita de un diente o de la raíz dental
  • Una rajadura del diente que se produce a lo largo del tiempo
  • Dientes que empiezan a aparecer a través de la encía, como en el caso de la dentición o de las muelas del juicio, y que no tienen suficiente espacio para salir ni desarrollarse normalmente (muelas del juicio retenidas)
  • Una infección de los senos paranasales que puede sentirse como dolor en los dientes

El dolor de dientes suele requerir algún tipo de tratamiento con el dentista.

Consejos para cuidado personal

Hasta que puedas consultar al dentista, prueba estos consejos de cuidado personal para el dolor de muelas:

  • Enjuágate la boca con agua tibia
  • Usa hilo dental para eliminar cualquier partícula de comida alojada entre los dientes o la placa
  • Toma un analgésico de venta libre para aliviar el dolor, pero no coloques una aspirina u otro analgésico directamente en las encías porque puede quemar el tejido de esa zona
  • Si el dolor es producto de un traumatismo en el diente, aplica una compresa fría en la parte exterior de la mejilla

Cuidado con los productos que contienen benzocaína

Anteriormente, las recomendaciones incluían aplicar un poco de algún antiséptico de venta libre con benzocaína directamente en el diente y la encía irritada para lograr alivio temporal; pero la benzocaína ha sido relacionada con una rara enfermedad grave que, a veces, puede ser mortal y se denomina metahemoglobinemia, afección en la que disminuye la cantidad de oxígeno que puede transportar la sangre. Por lo tanto, sigue estas pautas:

  • Habla con tu dentista o con tu médico acerca de los antisépticos de venta libre con benzocaína
  • No utilices en niños menores de 2 años ningún producto con benzocaína, como las pomadas para la dentición (Anbesol, Orabase, Orajel entre otras)
  • Nunca consumas más de la dosis recomendada de benzocaína
  • Guarda los productos que contengan benzocaína fuera del alcance de los niños

Llamada al dentista

Llama al dentista de inmediato si tienes alguno de los siguientes síntomas con dolor de muelas:

  • Dolor que dura más de uno o dos días
  • Fiebre
  • Signos y síntomas de infección, como hinchazón, dolor al morder, encías enrojecidas o secreción con olor desagradable
  • Problemas para respirar o tragar

La vejez de los padres: 8 señales de alerta de problemas de salud.

¿Te preocupa la salud de tus padres que avanzan en edad? Usa esta guía para evaluar la vejez de tus padres y saber qué hacer en caso de que necesiten ayuda.

A medida que tus padres envejecen, ¿cómo puedes tener la seguridad de que se cuidan bien y se mantienen sanos?

Cuando los visites, piensa en hacerles estas preguntas:

  1. ¿Pueden cuidarse solos?

Fíjate en la apariencia de tus padres. Si son incapaces de seguir con su rutina diaria, como bañarse y cepillarse los dientes, eso podría ser una señal de demencia, depresión o discapacidad física.

Además, presta atención al estado de la vivienda de tus padres. ¿Funcionan las luces? ¿Está encendida la calefacción? ¿Ha crecido el césped?

Cualquier cambio en la forma en que tus padres hacen las cosas de la casa podría darte una pista sobre su estado de salud. Por ejemplo, si hay ollas quemadas, eso podría indicar que tus padres se olvidan que la comida está sobre el quemador encendido. Desatender las tareas domésticas podría ser un signo de depresión, demencia o de otros problemas.

  1. ¿Están perdiendo la memoria?

Todos olvidamos cosas de vez en cuando. Tener un poco de problemas con la memoria es una parte común del envejecimiento que, a veces, puede ser el efecto secundario de algún medicamento o deberse a la contribución de alguna afección oculta.

Sin embargo, hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y el tipo de pérdida de la memoria que dificulta hacer las actividades cotidianas, como conducir o ir de compras. Los signos de este tipo de pérdida de memoria pueden ser:

  • Hacer las mismas preguntas una y otra vez
  • Perderse en lugares conocidos
  • No poder seguir instrucciones
  • Confundirse con respecto al tiempo, las personas y los lugares
  1. ¿Viven seguros en su casa?

Echa un vistazo al hogar de tus padres en busca de señales de alerta.

¿Tienen dificultad para subir y bajar por las escaleras estrechas? ¿Se cayó recientemente alguno de ellos? ¿Pueden leer las instrucciones que se incluyen en los envases de los medicamentos? Si les preguntas acerca de sus medicamentos, ¿pueden explicarte cómo prepararlos o tomarlos?

  1. ¿Pueden tus padres ir y venir sin peligro?

Conducir puede ser complicado para los ancianos. Si tus padres se confunden cuando están al volante o si te preocupa que no puedan conducir con seguridad, especialmente si ya cometieron alguna infracción de tránsito o tuvieron un accidente, tal vez lo mejor sea que dejen de conducir.

  1. ¿Están bajando de peso?

Bajar de peso sin proponérselo podría ser la señal de que algo anda mal. El adelgazamiento podría relacionarse con muchos factores, tales como:

  • Dificultad para cocinar. Es posible que a tus padres les cueste encontrar la energía para cocinar y que les sea difícil agarrar las herramientas necesarias o leer las etiquetas y las instrucciones de los productos.
  • Pérdida del sentido del gusto o del olfato. Tus padres pueden perder el interés en comer si la comida no sabe ni huele tan bien como antes.
  • Problemas sociales. Tus padres podrían tener dificultad para hacer las compras o problemas financieros que restringen lo que pueden adquirir en la tienda.
  • Afecciones escondidas. A veces, el adelgazamiento indica la presencia de una afección grave no diagnosticada, como malnutrición, demencia, depresión o cáncer.
  1. ¿Cómo están de humor tus padres?

Presta atención al estado de ánimo de tus padres y pregúntales cómo se sienten. Un cambio radical en el estado de ánimo o en su actitud podría ser una signo de depresión o de otros problemas de salud.

  1. ¿Mantienen todavía su vida social?

Conversa con tus padres acerca de sus actividades. ¿Se mantienen en contacto con los amigos? ¿Mantienen su interés por pasatiempos u otras actividades diarias? ¿Participan en organizaciones, clubes o comunidades religiosas?

Cuando el padre o la madre ya no quieren estar con otras personas, eso podría apuntar hacia la presencia de un problema.

  1. ¿Pueden movilizarse solos?

Presta atención a la manera en la que caminan tus padres. ¿Se muestran reacios a caminar las distancias habituales o no pueden hacerlo? ¿Han sufrido alguna caída recientemente? ¿Sería beneficioso para alguno de ellos usar un bastón o un andador?

Los problemas, como la debilidad muscular y el dolor de articulaciones, también pueden dificultar la movilidad. Si tus padres no tienen estabilidad al caminar, podrían caerse y las caídas son una de las principales causas de discapacidad entre los ancianos.

Adoptar medidas

Existen muchas medidas que puedes adoptar para garantizar la salud y el bienestar de tus padres, aunque no vivas cerca de ellos. Intenta lo siguiente:

  • Comparte tus preocupaciones. Habla con tus padres. Tu preocupación puede motivarlos a consultar con un médico o a hacer otros cambios. Considera incluir en la conversación a otras personas que se interesan por tus padres, como amigos cercanos.
  • Motívalos a acudir a controles médicos regulares. Si te preocupa el adelgazamiento, el estado de ánimo depresivo, la pérdida de la memoria u otros signos y síntomas de tu padre o de tu madre, motívale a hacer una cita con el médico. Puedes ofrecerle programar la consulta y acompañarle al médico o conseguir que alguien lo haga. Pregunta también sobre las consultas de seguimiento.
  • Aborda los problemas de seguridad. Indícales cualquier problema de seguridad posible y luego elabora un plan para abordar esos problemas. Por ejemplo, un asiento más elevado para el inodoro o un pasamanos en el baño podrían ayudar a evitar caídas. Si ya no es seguro que tus padres conduzcan, aconséjales otras opciones de transporte, como tomar el autobús, usar un servicio de autos o camionetas, o contratar un chofer.
  • Considera un servicio de cuidado a domicilio. Puedes contratar a alguien para que limpie la casa y haga los mandados. La asistencia de salud domiciliaria puede ayudar con las actividades diarias, como el baño, y otros servicios comunitarios podrían prepararles la comida. Si permanecer en su casa es demasiado complicado, puedes sugerirles que se muden a una vivienda tutelada.
  • Comunícate con el médico para obtener orientación. Si tus padres ignoran tus preocupaciones, considera comunicarte directamente con el médico. Tu opinión puede ayudar al médico a entender qué debe buscar durante las próximas consultas. Ten presente que el médico posiblemente necesite verificar que está autorizado a hablar contigo sobre el cuidado de tus padres y para ello, podría requerir que ellos firmen un formulario o una exención.

A veces, los padres no admiten que necesitan ayuda y en otras ocasiones, ni siquiera se dan cuenta que la necesitan… es allí donde apareces tú. Asegúrate de que tus padres entiendan el problema y la solución que tú les propones.

Recuérdales lo importantes que son para ti y que quieres ayudarles a mejorar su salud y bienestar, tanto hoy como en los años venideros.

Más allá de una moda… Yoga una disciplina que toca el alma.

Por M. H. Espinosa

Hoy en día es cada vez más común ver gimnasios que ofrecen clases de Yoga, vemos estilos infinitos de tipos de Yoga: Bikram, Power, Ashtanga, Hatha, Kundalini, Qi Flow, Vinyasa, etc., en un aparente concurso por tener el nombre más exótico posible. Al salir de vacaciones nos enteramos al registrarnos en el hotel que las clases de Yoga son gratuitas para los huéspedes, y palabras como “Namaste” y “Détox” se vuelven parte de la conversación en las escuelas y oficinas. Se calcula que la industria de Yoga mueve 30,000 millones de dólares anualmente, y se estima que 500 millones de personas practican diario algún estilo de Yoga en el mundo. Sin embargo, para las personas que nunca han intentado alguna corriente de esta milenaria disciplina, los motivos para acercarse a esta práctica parecen superfluos y banales. La popularización de esta práctica ha producido una mala concepción de lo que la práctica de Yoga es en su forma más purista. El enfoque más popular es ver la práctica de Yoga como una forma de bajar de peso y subir el tono muscular, al tiempo que se medita en la paz mundial, sin un interés real por las verdaderas sutilezas de este sagrado arte. Es por ello que en este artículo vamos a explorar 10 razones de fondo para iniciar tu camino en Yoga, dejando fuera los aspectos estéticos de la práctica.

Curar melancolía y ansiedad

La práctica de Yoga debe realizarse en atención plena en el momento presente, lo que los budistas llaman “atención correcta”, o en palabras más modernas “Mindfulness”. La mente debe estar quieta en el momento presente, sin divagar pensando en el pasado o el futuro, sólo así es posible iniciar la clase de Yoga. Normalmente estamos acostumbrados a permitir que nuestra mente brinque de pensamiento en pensamiento, como un monito que brinca entre las copas de los árboles de un bosque; esto nos lleva a estar distraídos pensando en cosas que no tienen nada que ver con el momento presente. En Yoga se dice que permitir que la mente se fugue continuamente al pasado es la causa principal de la melancolía, mientras que pensar continuamente en el futuro nos causa ansiedad. Añorar continuamente un momento pasado va llenando el cuerpo de tristeza y depresión, que a su vez con el tiempo se puede convertir en una enfermedad; mientras que estar anticipándonos a los momentos del futuro, que aún no están aquí, nos hace parecer el conejo de Alicia en el País de las Maravillas, lleno de ansiedad y alguna que otra patología cardiaca. La práctica de Yoga inicia aquí, aprendiendo a controlar el pensamiento. Uno de los grandes Gurús de Ashtanga solía decir: “Yoga es aprender a controlar la mente por medio del pranayama (ejercicio de respiración), lo demás es sólo doblarse”

(K. Pattabhi Jois, 2000).

Cultivar “Ahimsa”, la no violencia

Dentro de la filosofía tradicional de Yoga existe un concepto de infinita belleza que es “Ahimsa”, o la no violencia. Este concepto está aquí para guiar las acciones de los yoguis y yoguinis, buscando siempre la resolución pacífica de todo conflicto, pero esto es sólo la superficie de este concepto. Los grandes gurús explican que la no violencia debe ser una actitud interior, que con el tiempo se debe ver reflejada en el exterior. Como mexicanos sabemos de primera mano qué es la violencia, vivimos en un país de desaparecidos y guerras de narcos, lleno de dinámicas de abuso y extorsión.

Lo que aún no hemos logrado hilar es que toda esa violencia que vemos en las calles tiene una contraparte interna que nos habita. Toma un momento para reflexionar todas las veces que tú has sido violento con tu propio cuerpo, con tu salud, con tu paz mental. Trata de hacer conciencia de todas esas acciones auto-destructivas que son parte de tu rutina: fumar, beber, dormir mal y a deshoras, comer mal, procrastinar tu ejercicio, etc., y poco a poco vas a encontrar todos esos momentos en los que, en vez de tratarte a ti mismo con el mayor de los cuidados, ternura y amor, fuiste intolerante y grosero con tu propio cuerpo, con tus emociones y tu mente. Entrar a una clase de Yoga donde se cultive Ahimsa puede ser lo más patriótico que hagas en tu vida.

Replantear tus límites mentales y físicos

Uno de los grandes maestros de Yoga, B. K. S. Iyengar solía decir: “Para un yogui, el cuerpo es su laboratorio perpetuo de experimentación e investigación”. Cuando pones los pies en tu tapete de Yoga, e inicias tu práctica, se abre la puerta a uno de los trabajos más laboriosos que existen: conocerse a uno mismo a fondo. Por medio de esta experimentación individual lograrás conocerte a ti mismo a mayor profundidad, cada postura de equilibrio en clase refleja tu capacidad para encontrar el balance de la vida entre el reposo y el trabajo, el placer y el esfuerzo, cada postura de fuerza te deja ver cómo se comporta tu mente en situaciones difíciles, tu capacidad para tolerar y aceptar lo que es. Independientemente de que con cada clase tu cuerpo gana fuerza y flexibilidad, tú ganas un mapa mental de tus fortalezas y debilidades.

Renovación y rejuvenecimiento

Todas las clases de Yoga, sin importar el estilo, siempre concluyen con la misma postura: Savasana o postura del cadáver. Cuando estés en clase de Yoga y llegues a esta postura es muy importante que identifiques la maravillosa oportunidad que se encuentra a tus pies. Savasana es la postura de la renovación máxima, es una oportunidad para dejar ir o “matar” todo lo que ya no te sirve, es la gran postura para soltar lo que te daña. Paradójicamente es una de las posturas, en apariencia, más fáciles de ejecutar, el practicante sólo tiene que recostarse bocarriba con los ojos cerrados y permanecer así varias respiraciones. Es en esta inacción corporal que el verdadero trabajo de Yoga se hace realidad, cada vez que entras a Savasana tienes la oportunidad de salir como una persona nueva, como si al llegar a la clase de Yoga fueras un gusano de seda y Savasana fuera tu capullo de metamorfosis, para que al salir de clase seas una criatura completamente nueva.

Sanar un gran número de patologías

Dentro de las muchas frases que se recuerdan del gran guru Iyengar, destaca: “Si todo el mundo practicara Yoga, las farmacias tendrían que cerrar”  (Iyengar, 1999). En su libro “Luz sobre el Yoga”, Iyengar incluye un índice por padecimientos para sanar un gran número de enfermedades, vienen enlistadas las posturas a ejecutar y el orden en que deben ser ejecutadas, para lograr que el cuerpo recupere su balance natural. Desde gripas, pasando por esterilidad en hombres y mujeres, hasta padecimientos más severos, como deformidad en extremidades o desplazamientos de discos intervertebrales, Yoga tiene una respuesta para solucionarlo, es sólo cosa de que el gurú con el que tomes clase esté versado en los estilos de Yoga restaurativos.

Servir a tu comunidad

Uno de los pilares de la práctica espiritual de Yoga radica en entender el principio de la interdependencia de todos los seres. Se dice que no existe ilusión más grande en este mundo que la ilusión de la separación, todas las cosas que creemos que están separadas, en el fondo no lo están. Pensamos que existe una línea clara que nos divide como individuos únicos e irrepetibles del resto de los seres vivos, esta línea está marcada por nuestro ego, que nos hace pensar que estamos aislados del mundo y del resto de las personas. En una buena clase de Yoga descubrirás que todos los seres del mundo estamos unidos y nos pertenecemos unos a otros, entender nuestra profunda conexión con el cosmos modifica nuestra perspectiva de la vida y nos lleva a ponernos al servicio de la unidad.

Reaprender a respirar

Una persona adulta en reposo suele respirar de 12 a 20 veces por minuto, usualmente en inhalaciones y exhalaciones cortas, sin ningún tipo de pausa entre ellas, utilizando la capacidad pulmonar de manera ineficiente y mediocre. Por medio de la práctica de Pranayama, ejercicios de respiración que buscan llenar al cuerpo de energía, reconectarás con esta función de tu cuerpo y lograrás llenarla de atención plena, ejecutar tu respiración como un acto consciente, tranquilizante y reparador, y no como una función automática del cuerpo. Los grandes gurús llegan a bajar su ritmo de respiración a una sola respiración por minuto, o incluso una respiración en tres minutos, sin entrar en pánico y sin que el ritmo cardiaco se vea afectado.

Paz mental y emocional

Con el paso del tiempo la práctica de Yoga debe darle al practicante una sensación profunda de paz mental y emocional. Esta actitud nace después de años de práctica constante y continua, después de haber encontrado y sublimado las sombras y defectos que nos habitan, y que dan forma a nuestra personalidad. En palabras de Iyengar: “El Yoga es la llave dorada que abre la puerta a la paz, la tranquilidad y la alegría”. (Iyengar, 1999).

La búsqueda  de la Iluminación

Desde la perspectiva más purista y dogmática, el camino de Yoga es ante todo el camino de un guerrero en busca de la Iluminación; las personas que toman Yoga como camino espiritual buscan trascender su ego y convertirse en “Atman”, en otras palabras, buscan fundir su conciencia individual en el océano de la conciencia universal, ser Budas vivientes. Lograr esta Iluminación es la gran meta final que supone el cese de todo sufrimiento y el fin de Samsara, la rueca de las reencarnaciones. Cuenta la leyenda que las personas que inician su camino en Yoga, y no logran iluminarse en esa vida, quedan atadas a seguir intentándolo por medio de Yoga en sus siguientes encarnaciones.

Estar listo para el momento de la muerte

En algunos estilos de Yoga, como Kundalini Yoga, se enfatiza que el practicante hace Yoga en preparación para el momento de su muerte. Todos vamos a morir en algún momento, por lo que estar preparado es sumamente aconsejable. En Yoga se cree que la raíz de todos los miedos que experimentamos son sólo una máscara de nuestro verdadero miedo, que no es otra cosa que miedo a la muerte. Los practicantes deben mantener en mente que las almas están de visita en este mundo, y que tarde o temprano deben regresar a su lugar de origen, esto no debe ser causa de miedo, por lo contrario, debe ser experimentado como un momento de gozo y trascendencia.

A manera de conclusión es necesario señalar que, si al asistir a un grupo de Yoga de manera continua el profesor no menciona en clase este tipo de aspectos más sutiles y profundos, y sólo está enfocado en las Asanas o posturas para que “quemes grasa” o para que “te pongas bien marcado”, sería aconsejable buscar un maestro más competente.

Para más información sobre este o alguno de los artículos pasados visita:

www.yogalovemexico.com

O consulta nuestro Facebook: facebook/yoga.love.méxico

Desafío para las nuevas generaciones.

Por la maestra Bibiana Cadena

La fuerza laboral en la era de la automatización

La nueva revolución tecnológica está modificando a la fuerza laboral. La automatización y las nuevas tecnologías han cambiado al mundo. Estos avances han permeado en todas las áreas de la vida cotidiana. El temor, hoy en día, es el número de empleos que se perderán ante los avances. Estos cambios se observan diariamente, desde las casetas de cobro de los estacionamientos, en donde cada vez más observamos que se transforman en cobros automáticos mediante cajeros, hasta los nuevos formatos de autoservicio, en donde el mismo consumidor expone la mercancía ante el lector óptico de la caja registradora y hace el pago en esta misma, prescindiendo así de la labor de la cajera.

Diversas firmas de investigación han tratado de calcular el número de trabajos que se perderán y el impacto real que tendrá; es difícil el cálculo, sin embargo en cada revolución tecnológica han desaparecido ciertos puestos de trabajo y se han creado nuevos.

Es cierto, los nuevos trabajos requerirán de una mayor especialización, y el reto de los países, como siempre, recaerá en la educación escolar. Una gran parte de las profesiones actuales serán obsoletas en 15 años. En la actualidad existen nuevas carreras universitarias, que hace 20 años ni siquiera se planteaba la probabilidad. Es indiscutible que las economías de los países, en donde los saltos tecnológicos son de gran proporción, serán los primeros en innovar en las categorías ocupacionales.

En un estudio de Mc Kinsey Company, realizado en 46 países, sugieren que casi entre cero y un tercio de las actividades de trabajo podrían ser desplazadas para 2030.

Esto depende del grado de desarrollo del país y las mayores tasas de salarios de cada uno. Para entonces se esperan cambios significativos en la agricultura y en la producción en masa. Según el estudio, en 2030 de 75 millones a 375 millones de trabajadores (14% de la fuerza laboral global) tendrán que cambiar sus campos de trabajo. La clave será la adaptabilidad de los trabajadores al entorno, y la capacitación que deberán tomar para el desempeño de las nuevas labores que aún no existen.  Por otro lado, una escolaridad que pueda superar los puestos automatizados, que permita desarrollar las habilidades y competencias necesarias en el nuevo mundo laboral, en donde la creatividad será un talento clave a impulsar, ya que es difícil de automatizar.

El cambio no será homogéneo como se ha mencionado, mientras los países se rezaguen más en tecnología, este proceso se retrasará, teniendo como consecuencia una brecha cada vez más amplia con los países desarrollados, en donde los salarios son los que sufrirán el embate de la revolución tecnológica.

Según una publicación de Forbes, algunos ejemplos de profesiones con futuro son: granjero eólico (profesionista en energía eólica y conocimientos de ingeniería ambiental mecánica y meteorológica); diseñador de vehículos alternativos (profesionista que diseñe vehículos amables con el medio ambiente); granjeros verticales (experto en agro-ingeniería, condiciones meteorológicas, etc.); consultor geriátrico (médico especialista en adultos mayores), etc.

En resumen, ramas como la nanotecnología, ingeniería aeroespacial, mecatrónica, biotecnología, ciencias ambientales y social media acapararán una gran parte del mercado laboral y los profesionistas que se preparen se llevarán las mejores posiciones.

Sueño óptimo = a niños exitosos

Por el Dr. Miguel Ángel Guagnelli    /   Endocrinólogo pediatra   /   Visita su blog: endocrinologopediatra.mx

 

El sueño de buena calidad y de forma regular en niños se asocia con una mejor salud en general, incluyendo mejorías en:

  • Atención
  • Concentración
  • Aprendizaje
  • Memoria
  • Salud física y mental
  • Comportamiento
  • Regulación emocional
  • Control de impulsos
  • Calidad de vida

 

  1. Higiene de sueño

El sueño de calidad implica regularidad en horario y en cantidad.

Una estrategia es establecer una rutina relajante de sueño siempre a la misma hora, y que incluya, por ejemplo, lavar los dientes, preparar la cama, hacer una breve lectura y apagar las luces.

Es recomendable no cenar inmediatamente antes de dormir, dejar pasar al menos una hora.

 

  1. Horas de sueño

¿Cuántas son necesarias? (incluyendo siestas)

4 a 12 meses 12 a 16 horas

1 a 2 años 11 a 14 horas

3 a 5 años 10 a 13 horas

6 a 12 años 9 a 12 horas

12 a 18 años 8 a 10 horas

 

  1. Ausencia de luz

El cerebro requiere de oscuridad para un sueño adecuado y reparador. Eso significa no sólo la luz ambiental, sino evitar usar dispositivos electrónicos y ver la televisión durante la hora anterior a dormir. Para quienes temen a la oscuridad, una lámpara de noche tenue puede ayudar sin interferir con el sueño.

 

  1. Buscar y tratar problemas

Ronquidos, sueño inquieto, despertar sin haber descansado, somnolencia durante el día, ojeras; todo ello puede significar sueño de mala calidad. Esto puede ser causado con frecuencia por problemas respiratorios como rinitis, sinusitis, amígdalas o adenoides demasiado grandes, asma o apnea obstructiva del sueño relacionada con sobrepeso. Ante esta sospecha es importante buscar ayuda médica.

Tristeza en el parque Tropiezos.

Psicoterapeuta Blanca Almeida

www.blancaalmeida.com

Alicia constantemente mantenía diálogos internos infinitos. Dada su corta adolescentica edad, los meollos a resolver eran de dos índoles, amorosos o sociales. La escuela, lugar al que tenía que asistir forzosamente todas las mañanas, era sólo el contexto dentro del cual transcurrían los encuentros y desencuentros amorosos y/o sociales.

Sus padres, ejecutivos modernos, nunca estaban en casa, forzando a Alicia a entretenerse dialogando y disertando unilateralmente. Sus conclusiones, alejadas de una realidad, rayaban en lo absurdo.

Alicia encontró un tercer meollo a resolver, al escuchar la tarea asignada por la maestra Cucú, apodo originario de la semejanza de dicha maestra con un reloj Cucú de fina maquinaria, por su precisión al hablar y la exactitud de comienzo y final de la clase, descrita así:

-Formarán equipos de tres personas, no pueden ser amigos, irán a un parque, observarán a tres personas tristes e intentarán explicar por escrito la causa de su desaliento. Las personas tendrán tristezas distintas, no pueden repetir ni copiarlas.

-Concluyó: “El trabajo será calificado con un alto nivel de exigencia, la creatividad y veracidad de las historias podrán sumar puntos a su calificación final de la materia”.

La maestra Cucú impartía la materia denominada Despierta tu imaginación 1.

Alicia verdaderamente encontraba fascinante la tarea asignada. El problema radicaba en que su equipo estaba formado por Raúl y Berenice.

Raúl, al cual nunca había visto hasta que la maestra mencionó su nombre. Volteó a verlo por primera vez, un chico bajo, casi rayando a enano, probablemente aún usaba talla de niño, ojos casi nulos e inusualmente cercanos a los oídos; su madre habría querido unir vista y audición en un solo espacio dentro de la cara.

Berenice, a ella sí la recordaba, pues el año pasado compartieron bancas. Berenice gustaba ser llamada Verny, los nombres largos le resultaban fastidiosos, y una pérdida de tiempo en su pronunciación. Verny, una chica en controversia entre la libertad y la compañía como forma de vida.

Ellos dos, con Alicia, una pseudo-mujer o niña en proceso de desarrollo, esperando llegar a un buen volumen físico, pues había escuchado a su madre comentar que las mujeres dotadas conseguían empleo fácilmente.

Ahora era necesario acordar qué parque visitarían y el horario.

Raúl, Verny y Alicia se reunieron durante el recreo, en el patio central del colegio. El colegio contaba con varios patios, uno con juegos infantiles para los chicos de preescolar; otro a un costado de la tienda de víveres, patio popular pues los niños siempre tienen hambre y, al sonar la campana que indica el inicio del recreo, salen corriendo en estampida como huérfanos de hospicio hacia la tienda, y un patio central, el cual acababan de remodelar plantando árboles donados por la delegación como parte del programa ambientalista pro verde, donde las bancas pasaron de ser color café al verde, y hasta las paredes que delimitaban el espacio mostraban arcoíris de tonos verdes.

Ahí, en ese verdoso entorno, concordaron visitar el siguiente sábado el parque Tropiezos, a medio día.

Alicia pensó llevar provisiones alimenticias, pues éstas brindan la energía necesaria para soportar el sol, encausar sin pesar las caminatas, focalizar la atención y ayudar en el desarrollo de empatía entre seres diferentes, unidos por causas ajenas a su voluntad.

Alicia, de naturaleza curiosa, leyó que el parque Tropiezos fue diseñado por un famoso paisajista, que encontró un espacio pedregoso con dunas de arena en la parte central. Un reto converger la piedra con la arena, dando solución al crear un parque con colinas pedregosas rodeadas de arena, la cual pintó de rosa. Al paso del tiempo, tomó el nombre de Tropiezos, pues sus visitantes imaginaron las colinas como tropiezos de la vida, montañas a subir para luego llegar a descansar sobre la arena.

El parque cuenta con grandes bocinas que emiten 24 horas sonidos del mar, rompimiento de olas, mar en calma y turbulencia del mar al anochecer, incluso despiden el sonido particular del mar cuando hay luna llena.

Llegaron cada uno por su lado, casualmente venían vestidos en tonos azules. Alicia comentó que el color azul transmite paz y calma. Dicho color es ideal para acercarse a personas tristes, pues no representarán peligro, sino tranquilidad, Raúl y Verny coincidieron.

Cada uno elegiría a su persona triste, Verny fue la primera en ir en su búsqueda, mientras Alicia y Raúl se sentaron en una de las dunas escuchando los sonidos del mar.

Verny había imaginado a su persona incompleta, la historia la había formulado durante la noche, gracias a su constante insomnio, sólo faltaba a quién designársela. Pronto tropezó en el parque Tropiezos con una mujer alta, erguida, un tanto tiesa, vestida a la moda, mujer distinguida. Sin embargo, fue su caminar lo que delató la tristeza que Verny buscaba pegar a un cuerpo. Sus hombros empujados hacia adelante cargaban excesos de llanto, preocupación y pesadumbre. La llamaría Carlota, como la reina de antaño, su historia…

Carlota reina de un pedazo de tierra dentro del Distrito Federal, para no confundir, reina de la delegación Iztapalapa, nunca encontró el amor verdadero. Excelente amante de delegados dueños de otras porciones del Distrito Federal, visualizaba los amoríos como parte del designio de ser reina. Las reinas cumplen obligaciones por amor y sostenimiento del cargo. Su tristeza era sinónimo de desánimo, pues remaba contracorriente sin un hombre fuerte a su lado. Ser mujer independiente es una posición solitaria, y ella hoy quiere compartir su carga y beneficios con otro ser. Suspira cada mañana, luego llega el llanto por ese amor no pronunciado en su vida.

Verny regresó con sus compañeros de equipo satisfecha con el resultado de la búsqueda, mantendría la historia en secreto hasta compartirla por escrito con la maestra Cucú.

Alicia se levantó perezosamente de las dunas, dio una mordida al sándwich de atún y emprendió el camino cuesta arriba, del lado contrario al camino tomado por Verny. Otro camino, otra tristeza.

Anduvo por diez minutos, el lugar estaba desolado, ¿sería la falta de sol que aleja a los visitantes?, se preguntó. Las nubes pronto cerrarían el cielo, un chubasco se avecinaba. La ventaja de la lluvia es que arroja a las personas desoladas a salir y enjuagan las lágrimas con las gotas de lluvia. De pronto, divisó a un niño blanco como las nubes abrazando un árbol. Sus pequeños brazos cortos no alcanzaban a rodearlo, era el árbol quien sostenía al infante. El pequeño sollozaba como un minino, un animalito en necesidad de ayuda. Alicia se acercó curiosamente y preguntó: “¿Por qué lloras?”. El niño, sumido en este estado crítico, no la escuchó, ella alzó la voz dos rayitas, preguntó un tanto impaciente: “¿Qué te pasa?”. Creo que el niño es sordo, pensó. Decidió sacudirlo, jalando de la playera roja para llamar su atención. Dio resultado, el minino sobresaltado salió del trance y furiosamente la empujó.

Alicia lo empujó de regreso, –minino alterado– pensó. El niño asustado le sacó la lengua y corrió tan veloz como un tigre. El minino llora cuando nadie lo ve, al ser sorprendido reprime la tristeza para convertirse en un tigre que muestra la valentía necesaria para sobrevivir. Defender al ser es primero, la tristeza después.

Listo, ya tenía su historia. Se reunió con el equipo. Raúl sabía que era su turno. No era necesario salir a buscar una historia de tristeza, cuando dicha emoción habitaba, desde hacía años, en su madre. Su semblante apagado, los ojos sin brillo, lo más desalentador era que ella siempre decía ser feliz. ¿Cómo se cura la tristeza?, interrogante que le gustaría resolver. Decidió buscar una persona feliz que diera luz a la infelicidad de su mamá. Al ser tan corto de estatura la gente pensaba que era un niño aún. A sus 15 años le resultaba un insulto. Sabía que sus posibilidades de crecimiento eran limitadas, pues sus padres apenas alcanzaban un metro cincuenta.

En casa, la estatura era compensada con grandes ideas tomadas de libros leídos por aquí y por allá. Ideas grandes en cuerpos pequeños. Divisó a una anciana sentada en una banca, las ancianas son sabias, pensó. Ella se resguardaba de la lluvia debajo de un gran paraguas, cuyo toldo tenía grandes letras verdes anunciando una tienda departamental.

Se aproximó tímidamente, pidió permiso para sentarse. La anciana accedió con un movimiento sutil de cabeza. Raúl decidió formular la pregunta sin mayor preámbulo –disculpe señora– ¿Usted me puede decir cuál es la fórmula para aliviar la tristeza?

La anciana miró al suelo, balanceó los pies hacia adelante y lentamente hacia atrás, varias veces. “Mmmmm” contestó. Posteriormente soltó el paraguas, se levantó, tomó de las manos a Raúl y le dijo “corramos”. Raúl se dejó llevar, y bajo la lluvia comenzaron a correr despacio, cuesta arriba. Al estar en la cima de la pequeña colina la anciana dijo enfáticamente: “Aquí estamos arriba, mira como vemos el todo, nuestra visión es amplia”.

Nuevamente empezó a correr despacio, ahora cuesta abajo, la anciana apretaba con fuerza la mano de Raúl. Al llegar abajo, ella dijo suavemente: “Aquí estamos abajo, no vemos el todo, sólo una parte, la visión se reduce”.

“Niño que no eres niño”, continuó: “Cuando estás abajo corre hacia arriba, ahí es mejor, ves el todo”. La anciana sonrió, tomó el paraguas, dio un brinco y se fue.

Fue así como en la búsqueda de personas tristes, que Alicia, Raúl y Verny encontraron respuestas a sus interrogantes personales. A veces, las tareas asignadas son justo lo que necesitamos para entender y resolver.

Top