Cuida el PLANETA que vas a heredar a tus HIJOS.

Ante el actual panorama ambiental, el planeta exige un respiro; todos, desde las empresas y los gobiernos, hasta las familias, somos responsables de tomar las medidas necesarias para detener el daño ecológico de nuestro único hogar: la tierra. Todos tenemos la obligación de entregar a las siguientes generaciones un mundo limpio y saludable, con formas de vida sustentables, y desde casa, en familia, podemos hacer mucho, empezando por cambiar algunos hábitos y trasmitirlos a nuestros pequeños.

La forma en que generamos la mayoría de la energía en nuestro país suele ser contaminante, y favorecer el calentamiento global que hoy es una amenaza real para muchas especies, incluidos los seres humanos.

  • Utiliza focos ahorradores.
  • Desconecta aparatos cuando no se estén utilizando.
  • Apaga la luz durante el día o cuando no sea necesaria.
  • Favorece el uso de la olla de presión y cocina con las ollas y sartenes tapados, para optimizar el calor.
  • Evita encender y apagar la plancha, y usa con moderación la secadora de pelo, el tostador, el hornito eléctrico y cualquier otro aparato que genere calor con electricidad.

El agua es un recurso indispensable para nuestro diario vivir; en las grandes ciudades parece muy fácil abrir la llave y que un chorro precioso de agua limpia surja como por arte de magia, y muchas veces no consideramos que para que esto suceda se requiere de enorme infraestructura y que los ríos, lagos y mantos acuíferos están contaminados o se están agotando.

  • Siempre riega en la tarde o muy temprano en la mañana.
  • Evita lavar el patio, es mejor barrerlo o utilizar una cubeta.
  • Repara las pequeñas fugas de agua en las llaves, regaderas o escusados.
  • Báñate en poco tiempo; 5 minutos es suficiente y cierra la llave mientras te enjabonas.
  • Cierra la llave mientras te lavas los dientes o te rasuras.

Los hábitos de consumo y el manejo de los desechos en casa pueden disminuir la huella de carbono de la familia y generar menos basura.

  • Reducir, reusar y reciclar son tres principios que puedes implementar en casa.
  • Lleva tus bolsas de tela al mercado o a la compra.
  • Separa la basura. Reutiliza todo lo que tenga vida útil.
  • Elige pañales amables con el medio ambiente.
  • Elige los alimentos frescos sobre los preparados y empaquetados para cocinar.
  • Elige los alimentos transformados que vienen en vidrio o en lata sobre los que vienen en plástico.
  • Elige pilas recargables sobre las desechables.
  • Evita a toda costa el unicel.

 

Tamales para el grito ¡acepta el reto!

Hacer tamales en casa es demasiado complicado. Es mejor comprarlos y ahorrarte todo el trabajo, ¿cierto?, ¡falso! Para este mes patrio te propongo darle la vuelta a la tortilla y hacer una tanda de tres tipos de tamales con un elemento adicional que sorprenderá a los tuyos y deleitará al más exigente de los comensales. Sí, toma tiempo, pero te aseguro que el resultado valdrá la pena. ¡Anímate y hazlos!, ¡no te arrepentirás!

Para el relleno

Cerdo con verdolagas en salsa verde

Ingredientes 

250      gramos de pierna de cerdo cortada en trozos chicos

½         kilo de verdolagas

½         kilo de tomate verde

1          diente de ajo

¼          de cebolla mediana

2          o más chiles serranos, según el grado de picor que se desee

1          cucharada de manteca de cerdo

Sal al gusto

Preparación

  1. Retirar los tallos grandes de las verdolagas y lavar. Reservar.
  2. En una olla con poca agua poner a cocer los tomates, los chiles y la cebolla. Una vez que cambien de color, licuar con el ajo y sal al gusto.
  3. Derretir en una olla la cucharada de manteca de cerdo. Agregar el cerdo en trozos y freír ligeramente.
  4. Bajar el fuego, agregar la salsa verde y tapar. Dejar que se cueza bien la carne, agregar las verdolagas y dejar hervir un par de minutos más. Reservar.

Champiñones con cuaresmeño y queso en salsa roja

Ingredientes  

3          jitomates guaje grandes finamente picados

¼          de cebolla finamente picada

1          diente de ajo finamente picado

2          chiles de árbol

2          tazas de champiñones cortados en cubos

1          cucharada de manteca de cerdo

250      gramos de queso panela (se usan al armar los tamales)

4          chiles cuaresmeños grandes cortados en rajas (se usan al armar los tamales)

Sal al gusto

Preparación

  1. En una olla derretir la manteca, agregar la cebolla y los chiles de árbol, sofreír hasta que cambien de color.
  2. Agregar el ajo para que se dore un poco sin que se queme. Agregar el jitomate y la sal al gusto.
  3. Bajar el fuego, retirar los chiles de árbol y añadir los champiñones hasta que se cocinen. Reservar.

Pollo con calabacitas en salsa tatemada

Ingredientes  

½         kilo de tomate verde

2          chiles cuaresmeños o más, al gusto.

1          cebolla mediana

½         taza de hojas de cilantro

1          taza de pollo cocido y desmenuzado

1          taza de calabacitas cortadas en cubos

1          cucharada de manteca de cerdo

Sal al gusto

Preparación

  1. En un comal asar los tomates, la cebolla y los chiles, procurando que queden negros en la mayor parte de su superficie.
  2. Licuar ligeramente con el cilantro, procurando que queden trozos.
  3. En una olla derretir la manteca de cerdo y sofreír la salsa. Sazonar con sal. Agregar el pollo y las calabacitas. Reservar.

Preparación de los tamales

Ingredientes  

1          kilo de masa para hacer tortillas

½         litro de caldo de pollo

400      gramos de manteca de cerdo

2          cucharaditas de polvo para hornear

1          cucharada de sal

60        hojas de maíz para envolver los tamales

Preparación

  1. Lavar las hojas de maíz y ponerlas a remojar en agua caliente para que se suavicen.
  2. Batir la masa con el caldo durante 20 minutos (10 si se hace con batidora).
  3. Por otra parte, batir la manteca de cerdo hasta que ésta quede esponjosa.
  4. Incorporar a la masa y continuar batiendo vigorosamente. Para saber si ya está lista la masa, poner un pedacito en un vaso con agua fría, y si flota, ya se puede dejar de batir.
  5. Agregar el polvo para hornear y la sal y revolver bien.

Armado y cocción de los tamales.

  1. En una hoja de maíz colocar una cucharada grande de la masa y extender un poco. Poner una cucharada del guisado, cerrar la hoja de maíz de modo que la masa cubra el guisado. En el caso de los tamales de champiñones, además de la salsa, poner en cada tamal una rebanada de queso y una o dos rajas de chile cuaresmeño.
  2. Conforme se van armando los tamales se van acomodando en la vaporera que ya debe tener el agua y estar preparada como lo indica el fabricante. Los tamales deben ir acomodados un poco apretaditos, de modo que no se muevan ni se salga el relleno.
  3. Cocinar por 45 minutos o hasta que la hoja se desprenda fácilmente del tamal.

CUIDADO DEL CABELLO. El rey del mercado de la belleza.

Nuevas tendencias en ingredientes

Maestra Bibiana Cadena

 

Sin duda la categoría para el cuidado del cabello es de grandes dimensiones. Cada vez que recorremos el autoservicio, el anaquel de este tipo de productos es enorme y con todas las variedades posibles.

Los productos para el cuidado del cabello incluyen champús, acondicionadores, productos 2 en 1, colorantes, agentes de peinado, productos para el cuidado del cabello en salón, permanentes y relajantes. Se ha dado a conocer que los consumidores presentan una preocupación real por los ingredientes que componen todos estos artículos. Y no es para menos, ya que el cabello es un recurso no renovable al paso de los años, y constituye el marco de la cara. Los hombres y mujeres en todo el mundo hacen lo imposible por conservarlo y embellecerlo. Las mujeres de cabello rizado lo quisieran lacio, y las de cabello lacio lo quisieran rizado. El mercado de productos para el cuidado del cabello para hombres ha crecido de manera exponencial, desde agentes moldeadores, hasta tintes.

Los champús y acondicionadores son los campeones de la categoría, y representan el mercado más atractivo y la rebanada más apetecible de éste.

Para darnos una idea de qué tamaño es el mercado, juntos representan USD 44 mil millones a nivel mundial y consumieron 870,000 toneladas de ingredientes en 2017, excluyendo productos básicos. (Estudio de Euromonitor. Hair Care Ingredients: Flexible Formulations for Evolving Consumer Preferences).

Tomando en cuenta que todos somos diferentes, la industria ha desarrollado un tipo de champú para cada necesidad; dentro de la gama de champús existen los champús para cabello fino, que por lo general carecen de volumen, y las compañías enriquecen el producto con colágeno marino y extractos de plantas. En el caso del champú para cabello seco y dañado, las compañías adicionan aceites como hidratantes y, por el contrario, los champús para cabello graso mejoran el estado del cabello del daño provocado por el exceso de sebo; el secreto aquí es aloe vera, el algodón o extractos de plantas.

En este mundo interminable de tipos de cabello se puede continuar con el champú para cabello con canas, para cuero cabelludo sensible, para evitar la caída, etc.

Las tendencias en cuanto a los ingredientes que los conforman van cambiando según la moda, por ejemplo, la queratina, que según la CANIPEC (Cámara Nacional de la Industria de la Perfumería) ayuda a controlar el “friz” y el cabello maltratado. La queratina es una proteína esencial de los tejidos, se encuentra en la composición de nuestras uñas, dientes y cabello; la pérdida de esta proteína tiene una repercusión directa en el cabello.

Hoy en día los consumidores se enfocan de una manera mucho más visible a ingredientes saludables, que sean naturales y menos abrasivos para el cuerpo humano, por lo que prestan especial atención en las etiquetas, para revisarlas a conciencia. Los ingredientes sintéticos, como los sulfatos y conservadores como parabenos no resultan favorecidos con la inspección minuciosa del consumidor. Sin embargo, por el contrario, son altamente preferidos los de origen natural. Y aquéllos que remitan a comestibles como la miel, chocolate, cafeína, caviar, huevo, leche de coco, representan una gran oportunidad para los fabricantes, ya que en mercados como en Asia Pacífico y América Latina es clara la preferencia de ingredientes naturales y botánicos.

Casi la mitad de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos naturales (según estudio de Euromonitor. Hair Care Ingredients: Flexible Formulations for Evolving Consumer Preferences).

Se ha incrementado la tendencia de incluir en los productos de cuidado personal ingredientes como la fresa, que presentó un incremento del 107% en 2017 comparado con el año anterior, o como el aceite de coco con un 28% de crecimiento y la quinoa con 8% respectivamente (fuente: Nielsen. When it comes to Personal Care, Ingredients Matter (06-27-17)).

Es inevitable que esta generación también sea sensible al manejo de la responsabilidad social y ambiental por parte del fabricante, entregando el producto en empaques biodegradables, siendo así amables con el medio ambiente.

Definitivamente los ingredientes derivados de las plantas son los ganadores indiscutibles de la categoría, y como ejemplo se encuentran los extractos vegetales como aloe, romero, aceite de jojoba, aceite de aguacate.

Otra tendencia novedosa es la necesidad, por parte de los consumidores, de proteger el cabello de los efectos de la exposición al sol de los rayos ultravioleta, que lo desgastan y afectan al cuero cabelludo. Los protectores solares, como ingredientes en los productos, incrementan la preferencia de los compradores, sobre todo en los países europeos, y esta tendencia se replica en el resto del mundo.

Para los países en donde la población es de edad avanzada, los productos para el cuidado del cabello con ingredientes antienvejecimiento (como los colágenos) son una excelente opción, por ejemplo, en Europa encuentran gran aceptación.

Conforme al estudio realizado por Euromonitor, la cultura afecta las preferencias de los productos de belleza; un ejemplo son los denominados “halal” (que están libres de crueldad hacia los animales o de ingredientes prohibidos por la ley islámica). Los ingredientes utilizados incluyen extractos de plantas, aceites esenciales, productos con certificación halal, ingredientes de animales acuáticos o animales sacrificados de forma halal, proteínas de aceite de soya y almendras. Otro ejemplo son los consumidores de origen africano, quienes tienen el cabello rizado y entre los ingredientes que prefieren están los aceites vegetales y las proteínas.

Una novedosa ola de ingredientes son los probióticos, que migran de alimentos a productos para el cuidado del cabello, siendo bacterias que restauran el cuero cabelludo.

Nos encontramos ante un mar de posibilidades en cuanto a lo que productos para el cabello se trata, y el consumidor es cada vez más exigente con lo que está consumiendo. La tendencia hacia lo natural es relevante, y seguramente este será el camino por seguir. Lo que es un hecho es que las compañías están dispuestas a otorgar al mercado lo que pida.

Miles de millones de bacterias PROBIÓTICOS y PREBIÓTICOS.

Sophia Casab / Nurióloga clínica

sophienutricion@gmail.com

Durante la última década se ha llevado a cabo una extensa investigación y, por ende, difusión a nivel mundial, acerca del papel de los probióticos en la salud intestinal y su posible papel en el bienestar general, de manera tal que es frecuente escuchar en la publicidad, y leer en las etiquetas, cifras que nos sorprenden por su magnitud: miles de millones…

¡En verdad suena impresionante! No obstante, la pregunta en cuestión es: ¿sabemos exactamente qué son y para qué sirven los probióticos?

Pues bien, he aquí una breve explicación: Los seres humanos albergamos en nuestro tracto gastrointestinal (desde la boca hasta el recto) un aproximado de cien billones de bacterias de 400 especies distintas, que en conjunto pueden llegar a pesar entre 300 y 600 gramos. La colonización comienza desde que nacemos; dos vías principales son el canal de parto y al alimentarse. La diversidad (no así cantidad necesariamente) de bacterias es diferente en los niños nacidos por cesárea o parto vaginal, y los alimentados con sucedáneos de leche materna o alimentados al seno materno.

Posteriormente, y a medida que el niño crece, adquiere los microorganismos benéficos y patógenos de su entorno particular, creando un hábitat único donde residen en un fino y frágil equilibrio, una simbiosis que puede alterarse debido a la toma de ciertos antibióticos, fármacos o ingesta elevada de patógenos, ya sea del agua o de alimentos contaminados, manifestándose así una infección y, por ende, un desbalance.

Ahora bien, es importante resaltar que a lo largo del tracto gastrointestinal se pueden observar diferencias en las poblaciones y especies de levaduras y bacterias, debido, entre otros factores, a la acidez o alcalinidad, siendo unas capaces de sobrevivir en un medio ácido y morir en uno alcalino y viceversa.

Por ejemplo: en la cavidad oral, el lugar principal donde adquirimos todo tipo de microorganismos, residen bacterias adaptadas a este medio como la Streptococcus mutans, una de las responsables de la caries dental.

En el estómago, debido a su gran acidez, encontramos menores cantidades que las contabilizadas en el resto del tracto, aunque es frecuente una bacteria llamada Helicobacter pylori (resistente a la acidez), que puede causar úlceras.

Por otra parte, el duodeno e intestino delgado son alcalinos, debido a la bilis y a los jugos pancreáticos. Una bacteria capaz de resistir este ambiente es la Salmonella enteriditis. En este tramo podemos enumerar alrededor de diez mil bacterias por mililitro.

Por último, en el colon o intestino grueso se han llegado a sumar más de cien millones por gramo de materia fecal.

Pues bien, al conjunto de las diferentes especies de bacterias patógenas y benéficas se les define como microflora, predominando las que viven sin oxígeno.

Alrededor de los dos años de edad la microflora personal se estabiliza y equilibra, permaneciendo casi constante a lo largo de la vida, brindando beneficios como la síntesis de vitamina B12 y vitamina K en colon, la fermentación de los hidratos de carbono no digeribles (fibra insoluble), la producción de ácidos grasos de cadena corta (ácido butírico, propiónico y acético) entre muchos más.

Con respecto a la pregunta formulada, usaremos la definición del Consenso mexicano sobre probióticos en gastroenterología: “Los probióticos son microorganismos vivos, que cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped”.

Para ser definidos como probióticos deben ser capaces de sobrevivir al ácido estomacal y a la bilis, aumentar la resistencia a la colonización nociva, normalizar la microbiota intestinal alterada, promover la exclusión competitiva de patógenos, aumentar la producción de ácidos grasos de cadena corta, regular el tránsito intestinal e incrementar el recambio de los enterocitos (células intestinales).

Por lo tanto, no todas las bacterias ni levaduras pueden ser consideradas como probióticos. Es importante hacer hincapié a este respecto, ya que de todos los géneros y especies conocidas sólo algunas han sido estudiadas con profundidad y reúnen las características mencionadas.

Si bien es cierto que se han realizado grandes avances que se encaminan a la comprensión de la microbiota que “vive” en nuestro cuerpo, y su posible rol en el alivio de ciertas afecciones, como la recuperación después de infecciones intestinales o posterior a la toma de antibióticos, falta mucho por investigar ya que, de acuerdo a Sabina Fijan, aunque la mayoría de los probióticos que se prescriben en la actualidad son considerados como seguros y benéficos para individuos sanos, se debe tener precaución al seleccionar y monitorear estos en ciertos pacientes, y evaluar el riesgo-beneficio antes de prescribirlos.

Siempre, antes de tomarlos, hay que consultar al doctor o nutriólogo para saber la cantidad y frecuencia adecuada, dependiendo de la necesidad individual.

Recordemos que una dieta equilibrada, suficiente, completa, inocua, variada y adecuada para cada tipo de persona, es de gran ayuda para mantenernos sanos y alimentar con prebióticos la microbiota ya existente, ayudando a que esta simbiosis siga siendo perfecta. Después de todo, pensemos que tenemos diez veces más bacterias que células, y la mayor parte se encuentran en el tracto gastrointestinal.

Algunos de los probióticos más estudiados son las especies o subespecies de los siguientes géneros de bacterias:

Lactobacillus

Lactobacillus bulgaricus y Lactobacillus plantarum

Bifidobacterium

Bifidobacterium longum y Bifidobacterium infantis

Saccharomyces

Saccharomyces boulardii

Enterococcus

Enterococcus durans

Streptococcus

Streptococcus thermophiles

Leuconostoc

Leuconostoc mesenteroides B7

Bacillus

Bacillus subtilis

Lactococcus

Lactococcus lactis subsp. Lactis CV56

Pediococcus

BIBLIOGRAFÍA

1)         Fijan, Sabina. “Microorganisms with Claimed Probiotic Properties: An Overview of Recent Literature”. International Journal of Environmental Research and Public Health 11.5 (2014): 4745–4767. PMC. Web. 23 June 2018.

2)         Sanders M. E., Akkermans L. M. A., Haller D., et al. Safety assessment of probiotics for human use. Gut Microbes. 2010;1(3):164–185.

3)         M. A. Valdovinos, E. Montijo, A. T. Abreu, et al. Consenso mexicano sobre probióticos en gastroenterología. Rev, Gastroenterol. Mex 2017;82:156-78- Vol 82 Núm. 2 DOI 10.1016/j.rgmx.2016.08.004.

4)         Gorbach S. L. Microbiology of the Gastrointestinal Tract. In: Baron S., editor. Medical Microbiology. 4th edition. Galveston (TX): University of Texas Medical Branch at Galveston; 1996. Chapter 95. URL: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK7670/

5)         F. Guarner, J. R. Malagelada. La flora bacteriana del tracto digestivo. Gastroenterol Hepatol. 2003;26 Supl 1:1-5, Vol 26 Febrero 2003.

6)         International Probiotics Association. IPA guidelines to qualify a microorganism to be termed as “probiotic” URL:  http://internationalprobiotics.org/wp-content/uploads/IPA-guidelines-to-qualify-a-microorganism-as-probiotic-revised-aug-2017.pdf

Resistencia a antibióticos, un problema creciente.

Por el Dr. Miguel Ángel Guagnelli

Endocrinólogo Pediatra

Visita su blog: endocrinologopediatra.mx

Cuando era pequeño, ocasionalmente llegaba a tener un resfriado más fuerte de lo habitual, y mi mamá me llevaba con un médico que me prescribía inyecciones de penicilina o a veces de ampicilina. Con cinco días de piquetes todo se resolvía, ya sea porque efectivamente el antibiótico hacía efecto o porque con tal de que no me inyectaran más, y evitar el temible “prepárate y ponte flojito” de mi madre cuando me iban a inyectar, yo me curaba solito.

Esa penicilina descubierta por Alexander Fleming en 1929, y que cambió la faz del mundo al producirse en cantidades industriales a finales de los años 30, hoy está casi olvidada. Muchos de los antibióticos que le siguieron, como las sulfas o la ampicilina, también tienden a caer en el olvido, mientras que cada vez llegan a sitios de noticias más notas acerca de “superbichos” o “superbacterias”, resistentes a todos los antibióticos conocidos. En mi práctica cotidiana es bastante común encontrar que infecciones de vías urinarias, relativamente sencillas, son resistentes a la mayoría de los antibióticos comúnmente utilizados para tratarlas y, por lo tanto, es necesario realizar un cultivo para determinar no sólo el tipo de bacteria que la está causando, sino a qué antibióticos es resistente (con los cuales no muere el microorganismo) y a cuáles es susceptible (con los cuales sí muere y por lo tanto se pueden utilizar).

En los últimos años, numerosas agencias de salud gubernamentales y entidades independientes nos han advertido sobre este fenómeno.

Por ejemplo, en febrero de 2018 en una reunión global de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Bangkok, se hizo una advertencia sobre los altos niveles de resistencia antimicrobiana. En su página (http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/resistencia-a-los-antibióticos) se advierte lo siguiente:

  • La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo.
  • La resistencia a los antibióticos puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva.
  • La resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural, aunque el uso indebido de estos fármacos en el ser humano y los animales está acelerando el proceso.
  • Cada vez es mayor el número de infecciones —por ejemplo, neumonía, tuberculosis, gonorrea y salmonelosis— cuyo tratamiento se vuelve más difícil, debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos.
  • La resistencia a los antibióticos prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad.

Así que no es simplemente cambiar una receta para una infección, es un fenómeno global que toma un aspecto preocupante.

Evolución en acción

Como lo dice el texto de la OMS, la resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural. ¿De qué se trata eso? Los microorganismos, particularmente las bacterias, son sobrevivientes en muchos sentidos de la palabra. Fueron las primeras formas de vida que habitaron el planeta, y se han encontrado en sitios impensables, como agua a más de 70 °C o medios lo suficientemente ácidos para disolver cualquier otro tipo de materia orgánica, y sin embargo ahí están. También significa que pueden adaptarse para sobrevivir a una gran cantidad de medios adversos. Los antibióticos que usamos en buena medida proceden de la naturaleza: muchos hongos compiten con bacterias por la materia orgánica en descomposición en suelos y sitios como bosques o selvas, de ahí que sea una ventaja producir sustancias que erradiquen a las bacterias. Esas mismas sustancias que producen los hongos, los humanos las hemos depurado y utilizado a nuestro favor como antibióticos, y salvado miles de vidas con ellos. Pero las bacterias no hubieran sobrevivido millones de años si no supieran defenderse también, y tienen la capacidad de sobrevivir a ellos generando mecanismos de protección. Por eso, el simple hecho de usar los antibióticos ha contribuido a crear especies resistentes. Ejemplo: Durante una cistitis (infección de la vejiga) un mililitro de orina puede contener más de 100,000 bacterias. Al tomar correctamente un antibiótico se erradicará el 99% de ellas, es decir, sobrevivirán alrededor de 1,000, que por sí mismas desarrollaron algún mecanismo de resistencia para no ser susceptibles al antibiótico que se administró.

Algunas de ellas se eliminarán y tal vez sobrevivan fuera del cuerpo, pero el resto serán controladas por el sistema inmune, y generalmente la infección se controlará. Pero si no se toma adecuadamente el antibiótico, tal vez la erradicación no será del 99%, sino del 75%, lo cual deja 25,000 bacterias resistentes, que ya no serán susceptibles a dicho medicamento. Con tal cantidad de bacterias, es menos probable que el sistema inmune logre controlar la infección, por lo que probablemente habrá una recaída.

“Los antibióticos no son automáticos”

A mayor uso de antibióticos, será más frecuente la resistencia en una población, y será necesario emplear cada vez antibióticos más potentes para diferentes infecciones. El problema principal surge cuando los empleamos para eventos en los que no son necesarios; por ejemplo, más del 90% de las infecciones respiratorias en niños y 75% en adultos son causadas por virus. Los virus son más pequeños que las bacterias y no se ven afectados por los antibióticos. Causan fiebre, tos y otras muchas molestias que quisiéramos ver desaparecer de inmediato, pero por su naturaleza viral no requieren un tratamiento antibiótico. Lo mismo pasa con las gastroenteritis, puede haber fiebre, diarrea, malestar general, dolor abdominal, pero el 95% de este tipo de infecciones, en niños y adultos, cede antes de 7 días sin el uso de antimicrobianos, salvo cuando se trata de evacuaciones con sangre (disentería), lo que requiere otro tipo de tratamiento.

Sin embargo, es bastante común que los padres pidan antibióticos para sus hijos en una gran cantidad de situaciones en las que los niños presentan fiebre; o es frecuente que como adultos solicitemos al médico que nos prescriba antibióticos para quitar los síntomas. Y esto pasa en muchos sitios del mundo, en 2009-2010 el gobierno de Francia, un país que tiene cobertura de salud universal, hizo una gran campaña en medios, llamada “Los antibióticos no son automáticos”, para disminuir la petición de antibióticos a los médicos por parte del público. Se vieron en la necesidad de invertir en ella debido a la alta demanda de prescripciones de antibióticos y por los altos niveles de resistencia a los mismos, particularmente en hospitales, pero también en la población general. Probablemente necesitaríamos hacer una campaña de concientización en nuestro país para el mismo tema, ya que, aunque desde 2009 se requiere receta para comprar antibióticos, se siguen prescribiendo demasiados, y frecuentemente de forma poco racional.

¿Qué podemos hacer?

Como padres y como adultos es importante tener presente lo que escribí antes, que una proporción muy alta de las infecciones de vías aéreas son virales y no requieren antibióticos. La presencia de fiebre o moco verde no es igual a necesidad de antibióticos, lo mismo que la diarrea tampoco significa que sea necesario tomarlos. Si bien hoy en día es necesario contar con receta médica para su venta, y ante un cuadro de fiebre en niños es recomendable que si no cede en 48 horas o si hay datos de un cuadro que progresa rápidamente, y sea valorado por un médico, es válido abrir la conversación sobre la pertinencia del antibiótico. Y si es necesario, entonces cumplir cabalmente con los días que es prescrito, ya que, como mencioné, el no completar el tratamiento también es un factor que aumenta la resistencia a los antibióticos.

Para saber más:

https://www.cdc.gov/antibiotic-use/community/sp/about/antibiotic-resistance-faqs.html

http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/resistencia-a-los-antibi%C3%B3ticos

Abuelos y nietos, un amor incondicional.

La forma de vida actual, particularmente en las grandes ciudades, ha dado pie a importantes cambios en la dinámica familiar; cada día más madres (muchas de ellas solteras) salen de casa a trabajar, poniendo en manos de los abuelos el cuidado de los pequeños.

Sea o no este el caso, los abuelos que están presentes siempre juegan un importante papel en la vida de sus nietos; son mediadores, muestra de la capacidad de adaptación del ser humano, y testimonio viviente de otros tiempos, pero sobre todo una fuente de amor incondicional para sus nietos.

Hoy, los abuelos no son como la idea preconcebida de antaño, sin dientes, lentos, canosos y arrugaditos. Hoy los abuelos son hombres y mujeres dinámicos, con una vida muy activa, que cuentan con el tesoro de la experiencia, pero con la fortuna de tener un cuerpo aún joven, vigoroso y saludable y una expectativa de vida de muchos más años. Los abuelos de hoy juegan con sus nietos, se divierten y se ríen con ellos; algunos incluso son sus cómplices contra la disciplina de los padres.

Los nietos son para sus abuelos una fuente de satisfacción, ya que representan la trascendencia de sus propios hijos, sin que ellos tengan, en la mayoría de los casos, las responsabilidades de la crianza y la manutención; simplemente pueden darse el lujo de consentirlos y mimarlos y de recibir todo el cariño que los niños pueden dar.

Los abuelos entregan a sus hijos una serie de costumbres y formas que determinan las dinámicas y valores familiares, en el día a día, y que trascienden en los nietos.

Las anécdotas de la familia, los hechos destacados o heroicos de los ancestros, pasan a las generaciones siguientes a través de pláticas e historias de antaño, que los abuelos cuentan una y otra vez, a veces con variaciones, pero siempre con afecto y la intención de dejar algo en sus nietos, y lo dejan; además del contenido de esas historias, se quedan para siempre en el corazón de los nietos las palabras afectuosas, las caricias y el amor de sus abuelos; estos niños y jóvenes serán en el futuro padres y abuelos, y trasmitirán la tradición familiar con amor, con risas y quizá con alguna que otra imprecisión, manteniendo vivos a sus antecesores. No dejes pasar la oportunidad de convivir con tus nietos y disfrútalos al máximo.

Vitiligo, cuando las células que producen melanina mueren o dejan de producirla.

El vitíligo es una afección rara, en la que la piel pierde la melanina, o sea, el pigmento que determina el color de la piel, el cabello y los ojos. El Dr. Matthew Hall, Dermatología de Mayo Clinic, nos cuenta que el vitíligo se presenta cuando las células que producen melanina mueren o ya no la producen más, lo cual provoca la lenta aparición y crecimiento de unas manchas blancas en la piel.

Se desconoce la causa exacta del vitíligo. Puede ser un trastorno en el que el sistema inmunitario de la persona ataca y destruye a las células pigmentarias. Por otro lado, la herencia también puede desempeñar una función porque, en algunos casos, el vitíligo parece presentarse dentro de una familia. Además, algunas personas han informado que un solo evento, como una quemadura de sol o el sufrimiento emocional, parece haber sido el desencadenante del vitíligo.

La cantidad de pigmento perdida con el vitíligo puede variar significativamente entre una y otra persona, pero por lo general, aparece primero como manchas lechosas en la piel. Si bien el vitíligo puede afectar a cualquier parte de la piel, la pérdida del pigmento normalmente ocurre primero en las áreas expuestas al sol, como las manos, los pies, los brazos, la cara y los labios.

¿Se puede predecir el avance del vitíligo?

Es difícil predecir el avance del vitíligo. A veces, las manchas dejan de aparecer sin ningún tratamiento, a diferencia de otras ocasiones en que la pérdida del pigmento se disemina por el cuerpo. Al final, el vitíligo puede abarcar casi toda la piel.

El diagnóstico normalmente se hace durante un examen físico que incluye usar una lámpara especial para ver la piel con luz ultravioleta (UV). El dermatólogo también examina la piel para descartar otros trastornos posibles y como parte de la evaluación, es posible que también se haga una pequeña biopsia de la piel afectada y análisis de sangre para detectar otras enfermedades ocultas.

Tratar eficazmente el vitíligo puede ser un problema, pero existen terapias capaces de restablecer un poco el tono de la piel. Las cremas que controlan la inflamación, como aquellas con corticosteroides, pueden devolver el color a la piel. Esto surte más efecto cuando el vitíligo todavía se encuentra en las primeras etapas.

Debido a que el sistema inmunitario podría desempeñar una función en el desarrollo del vitíligo, para tratarlo, a veces, se usan medicamentos que afectan al sistema inmunitario. Por ejemplo, los ungüentos que contienen los medicamentos llamados inhibidores de la calcineurina, como el tacrolimus o el pimecrolimus, pueden servir en quienes tienen áreas pequeñas de decoloración, especialmente en la cara y el cuello.
Aparte de los medicamentos tópicos, la terapia con luz ultravioleta también puede ayudar a recuperar el color en aquellas áreas de la piel afectadas por el vitíligo. Normalmente, es preciso repetir estos tratamientos con frecuencia hasta por un año para obtener el máximo beneficio.

Sin embargo, por el momento, el primer paso en su caso es hacer una cita con un dermatólogo, quien puede realizar una evaluación minuciosa de su afección para determinar qué causa los síntomas y, según eso, recomendarle lo mejor para seguir adelante con el tratamiento.

Inculca una buena hidratación en los pequeños del hogar en este regreso a clases.

Un nuevo ciclo escolar representa un compromiso tanto con la educación como con los buenos hábitos de vida. Una de las herramientas más importantes para generar seguridad en los niños en este regreso a clases es la formación de buenos hábitos, y qué mejor que tengan que ver con su bienestar físico como: hacer ejercicio, mantener una alimentación equilibrada, así como beber agua.

La diferencia entre un niño que ha dormido lo suficiente, que se ha hidratado y alimentado de forma correcta en comparación a uno que no, se refleja en la concentración, lo que incide directamente en el aprendizaje escolar. Basta con decir que el consumo de agua simple potable, es indispensable para que todas las funciones del organismo marchen adecuadamente.

Es importante considerar que el cuerpo de los niños pierde agua constantemente; cuando van al baño, lloran, sudan e incluso respiran, por este motivo, necesitan mantener el equilibrio entre el agua que consumen y la que pierden para evitar comprometer su capacidad de concentración en la escuela, y su desarrollo cognitivo.

Mantener una hidratación saludable, además, tiene efectos positivos sobre el estrés, la depresión y la ansiedad. Algunos beneficios escolares que obtiene un niño bien hidratado son:

  • Mejora su memoria
  • Rinden mejor en exámenes
  • Cuentan con mayor concentración
  • Son más propensos a ser participativos en la escuela
  • Están alerta en todo momento
  • Mejoran su coordinación, capacidades aritméticas, atención, e incluso su humor

Nestlé Pureza Vital, comparte algunas recomendaciones para lograr inculcar el hábito de tomar agua simple en niños, de forma exitosa:

  • Asegúrate de conocer los requerimientos de líquido de tu pequeño, pues las necesidades diarias de consumo de agua simple potable, dependen de factores como: estado de salud, edad, peso, género, clima, actividad física y dieta.  De acuerdo con Ana María Villarreal, Nutrióloga Especialista en Hidratación de Nestlé México, los niños pequeños, idealmente, deben tomar 1.5 litros de agua, lo que equivale a 4/6 vasos por día.
  • Ofrece agua simple potable desde el desayuno. Antes de ir a la escuela, dale un vaso de agua para que inicie el día bien hidratado.
  • Tener sed es uno de los primeros síntomas de deshidratación, por ello no esperes a que suceda. Cerciórate de que lleve una botella de agua en su lunch para que la tenga a la mano durante la jornada, y tome cuando sienta la necesidad.
  • Las frutas también aportan líquido necesario para mantenerse bien hidratado; puedes incluir una rica fruta fresca en su refrigerio.
  • El ejemplo es el remedio más eficaz para lograr que tu hijo adopte el hábito de tomar el agua que necesita. Es importante aprovechar que se encuentra en una etapa de aprendizaje en el que la imitación es clave, para inculcarle el placer de consumirla y evitar que lo haga por obligación o en espera de reconocimiento.

Natación y batería.

Por Pili Pérez Motta

Soy un bicho de agua. Siempre me gustó chapotear, pero por circunstancias de la vida nunca aprendí a nadar formalmente. Cuando ya casada y con hijos mi marido propuso que nos inscribiéramos a un club, yo al principio subía al gimnasio porque me daba penita bajar a la alberca sin saber nadar. Un día decidí que a mí lo que más me gusta es el agua, me propuse vencer la vergüenza de aprender a nadar a los 40 años y me metí a clases para adultos. Desde entonces, nado prácticamente todos los días y me siento increíblemente afortunada de poder hacerlo. Después de poco tiempo, el coach del Equipo Master me invitó a entrenar con él, al principio yo no quería porque implicaba participar en competencias, y a mí no me gustaba eso de competir (por lo menos eso creía entonces).

Un día hicieron una segunda alberca en mi club, dijeron que mandarían a todos los que tomaban clases para allá y que en la primera alberca sólo quedaría el equipo y los que practicaran nado libre. Como la segunda alberca queda más lejos del vapor y el sauna (hay que literalmente salir a la intemperie para llegar) pues me metí al equipo para poder seguir nadando en la misma alberca, pero con instructor y no quedar lejos del vapor… poderosísima razón. Y así empezó la pasión por dar mi mejor esfuerzo para bajar tiempos en las metas que me voy trazando.

El amor por la música también es antiguo, crecí con una mamá que cantaba todo el tiempo y con dos hermanos que vivían oyendo música, aprendí a escuchar la música de uno y del otro, y toda me gustaba mucho. Tenía algo de facilidad para la música, desde chica cuando iba de invitada a casa de alguna amiga que tocaba el piano, al final del día yo ya me sabía alguna pieza pequeña que mi amiga me había enseñado. Cuando tenía como 15 años se puso de moda la música country, y la correspondiente vestimenta, así que empecé a ahorrar para comprarme unas botas vaqueras. Cuando por fin tuve el dinero, ya no estaban de moda, así que me compré una guitarra y empecé a tomar clases; de hecho, mi primer sueldo lo gané al tocar la guitarra y cantar, con mi profesora y su hermana, en la misa y recepción de una primera comunión. Hace como dos años empecé a tomar clases de piano, que siempre fue uno de mis sueños. La batería siempre me encantó, pero toda la vida pensé que era un instrumento imposible de tocar y de comprar. Hace casi un año (a los 46), mi marido me generó la inquietud de aprender a tocar la batería… En el mismísimo momento me dije: “ya me vi…”, total ya había comprobado con la natación que nunca es tarde para aprender algo, y siempre hay tiempo de hacer las cosas que nos gustan cuando uno lo procura. Con el consejo de un amigo, que es veterinario de profesión y baterista de corazón, compré una batería usada y empecé a tomar clases.

Aquí trataré, con la ayuda de mi coach y de mi profesor de batería, de hacer un pequeño recuento de los puntos donde, en mi opinión, se encuentran las dos. La idea de hacer una comparación entre las dos surgió sobre la marcha, conforme veía lo mucho que podían parecerse dos disciplinas que, de entrada, parecerían no tener nada en común. ¿Por qué esas dos y no otras? Pues porque las dos me provocan inmenso placer, las dos significan un reto grande, pero hermoso, y soy el ser más afortunado del planeta de poder practicarlas todos los días.

  • En las dos es imprescindible tener una base de técnica para alcanzar primero cierta fluidez, y después cierta velocidad.
  • Antes de practicar cualquiera de las dos hay que hacer un estiramiento de los músculos en cuestión, para evitar lesiones. Me estoy enterando de que los músicos “de alto rendimiento” también se pueden lastimar.
  • Tanto en la natación como en la batería se utilizan las cuatro extremidades y, por supuesto, el cerebro y el corazón.
  • Después de estirar los músculos, la práctica comienza con un tiempo dedicado a ejercicios de calentamiento o afloje. También tienen las dos su parte mental, su momento en el que te tienes que enfocar y visualizar en lo que vas a hacer, ya sea en el agua o con el instrumento.
  • En las dos el tempo es fundamental; ya sea el número de golpes por minuto (strokes en inglés) o brazadas por minutos (en inglés también strokes; y aquí matamos dos pájaros de un tiro en el tema de las similitudes).
  • En ambas es recomendable estar bajo la supervisión de un experto que revise tu técnica y desempeño. Esto aplica más en la natación; al parecer hay maravillosos bateristas autodidactas.
  • También es una buena idea tener a un ortopedista y terapeuta experto, ya sea en lesiones deportivas o musicales, que te atienda en caso de que te lastimes en el camino.
  • La forma en la que practicas la batería será la forma en la que, en su momento, ejecutes. En la natación es igual, así como nades en el entrenamiento nadarás en la competencia, por eso es tan importante que el objetivo sea hacerlo perfecto en la práctica. Recordemos que nuestro cuerpo tiene una memoria muscular que puede actuar a nuestro favor o en nuestra contra, dependiendo de cómo la hayamos programado.
  • La mejor manera de mejorar es ponerse a uno mismo como objeto constante de autocrítica; una de las mejores maneras de hacerlo es grabarse en la práctica, ejecución o competencia.
  • Ser bueno en cualquier disciplina requiere mucho tiempo, práctica y paciencia; Roma no se hizo en un día.
  • Siempre es bueno ver videos de nuestros bateristas o nadadores favoritos, como fuente de inspiración y aprendizaje.

Hay una tendencia natural a menospreciar el estilo de nado que no nos gusta o que no nos sale bien (o que no nos gusta porque no nos sale bien), así como a discriminar de alguna manera los estilos de música que no conocemos o que no nos gustan (yo soy la primera en hacerlo), pero en el camino he aprendido a ser menos ignorante y estar más abierta a aprender los tipos de música que no me encantan, a practicar más lo que menos me sale (consejo de mi profesor de batería) y, en el agua, a tratar de mejorar todos los estilos, hasta el que me da más flojera nadar.

Tenemos que ser alumnos perpetuos, todos los músicos que conozco llevan años estudiando y siguen haciéndolo. Tengo la suerte de compartir alberca con un ex-nadador olímpico que a la fecha sigue atendiendo con gusto los consejos de nuestro entrenador. El aprendizaje nunca termina.

Y, para terminar, otro consejo de mi profesor de batería que aplica a las dos disciplinas: “no hay que practicar hasta que te salga bien, sino hasta que no haya posibilidad de que te salga mal.”

P.D. Infinitos agradecimientos a mi coach, Raúl López Hernández, y a mi profesor de batería, Mauricio López Araiza, por su paciencia y generosidad al compartir sus conocimientos. Es un gusto ser su alumna.

La autora además de atleta y baterista es una luchadora incansable y portadora de una sonrisa perpetua.

Rozaduras y dermatitis de pañal.

Todos los bebés presentan rozaduras y su forma más severa, dermatitis de pañal, en un momento durante sus primeros dos años. Debes saber que son lesiones dolorosas, sin embargo, en la mayoría de los casos, con ciertos cuidados, se solucionan en tres o cuatro días.

Las rozaduras y dermatitis de pañal pueden ser provocadas por múltiples factores:

Humedad

Si su delicada piel se mantiene en contacto con pipí o popó durante suficiente tiempo, tenderá a rozarse, por lo que es recomendable cambiar el pañal inmediatamente después de que se ensucia.

Cambios en la dieta

Con frecuencia aparece dermatitis de pañal en bebés que comienzan con papillas, o cuando se introduce algo nuevo en su dieta, y es que cada alimento distinto cambiará la composición y frecuencia de sus deposiciones.

Antibióticos

Si el bebé está tomando antibióticos, o si la madre lactante lo está, es posible que desarrolle una infección por hongos, ya sea porque los antibióticos pueden causar diarreas o porque acaban con las bacterias que controlan la población de hongos en la delicada piel del bebé.

¿Cuándo acudir al médico?

Si la piel parece haberse infectado. Si presenta ampollas, granitos con pus, secreción amarillenta o llagas. De igual manera, es necesario llamar al pediatra si el bebé presenta fiebre, o si la irritación no mejora después de los tratamientos habituales.

Si el médico determina que las rozaduras son causadas por una infección, es posible que recete un antibiótico oral, y si la irritación ha sido causada por hongos, probablemente te recete una crema antimicótica que se aplicará sobre la zona afectada.

 

Top