Imagen Regresar a la comida casera

Regresar a la comida casera

Compartir

• La mala alimentación en el país ha generado un incremento de obesidad en la población, triplicando la cifra en las últimas décadas.
• La falta de tiempo es un factor determinante para no llevar un régimen alimenticio saludable.

• Expertos recomiendan incluir diariamente cinco porciones de verduras y frutas en la alimentación.

Actualmente, la alimentación de los mexicanos se ha deteriorado. El ritmo de vida acelerado ha detonado un incremento en el consumo de alimentos procesados, con escaso valor nutrimental, debido a su fácil acceso.


Cambios en la dinámica de vida de las familias mexicanas, donde es casi imposible comer en casa, aunado al sedentarismo y al fácil acceso a la comida rápida o en la calle, son los principales factores que han provocado que hoy tengamos los primeros lugares de obesidad a nivel mundial.

En los últimos treinta años, el consumo de verduras y frutas ha disminuido un 30 por ciento en México. Mientras que la recomendación nutrimental es ingerir cinco raciones de verduras al día, algunos estudios revelan que los mexicanos en promedio consumen verduras solamente 3.6 días a la semana, y que tres de cada diez mexicanos se alimentan con productos preparados fuera de casa.

Banner promocional

Por otra parte, las proteínas que anteriormente venían de un buen vaso de leche son sustituidas por una lechita de sabor con gran cantidad de azúcar, y las ricas albóndigas caseras o una pierna de pollo por tacos callejeros llenos de grasa, que además pueden significar una infección gastrointestinal; para no mencionar las populares sopas instantáneas que contienen una cantidad insólita de sal.

Es muy importante fomentar la preparación de los alimentos en casa, además de elegir alimentos de alto valor nutrimental, como las verduras, los huevos, el pescado o la carne magra y las leguminosas que contienen proteína y fibra.

Es posible revertir esta tendencia desde casa y readquirir hábitos alimenticios más saludables, lo que además resulta más económico. La recomendación es elaborar semanalmente un plan de alimentación al momento de hacer las compras. En general se deben elegir verduras (calabazas, jitomate, cebolla, zanahorias, chayote, espinaca), frutas, leguminosas (frijol, lenteja, garbanzo), productos de origen animal, carne, pollo y pescado, además de los lácteos, de preferencia con bajo contenido de grasa, y cereales integrales.

La pandemia de Covid-19, que ha resultado en una enorme tragedia para muchas familias, y en general para el país, ha detenido nuestras vidas y nos ha hecho replantear de muchas maneras nuestros hábitos, pero también puede resultar en una extraordinaria oportunidad para volver a la alimentación más saludable, preparada en casa, desde la materia prima más esencial, con menor cantidad de grasas, azúcares y sal y mayor aporte de nutrimentos necesarios para mantener la buena salud.