¿Qué tan comunes son los desgarres del manguito rotador?

Los desgarres del manguito rotador ocurren con frecuencia, a medida que la gente se hace mayor y sobre todo entre quienes participan en actividades que requieren movimientos repetitivos del brazo. Las terapias conservadoras, como descanso, hielo y medicamentos de venta libre, suelen ser la primera medida en el tratamiento; pero cuando eso no basta, tanto la fisioterapia como las inyecciones de esteroides pueden ayudar. La cirugía normalmente se reserva para los desgarres que no responden a otros tratamientos, comenta el Dr. John Sperling, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatológica de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota. 

El manguito rotador está compuesto por el grupo de músculos y tendones que rodean la articulación del hombro. El manguito rotador mantiene la cabeza del hueso de la parte superior del brazo bien posicionada dentro del acetábulo del hombro. Debido a que se trata de una articulación llana compuesta por cabeza y acetábulo, el hombro tiene mucha más amplitud de movimiento que varias otras articulaciones. Junto con la amplitud de movimiento, viene también mayor susceptibilidad a lesiones.

Los desgarres del manguito rotador están entre las lesiones más comunes del hombro. Ocurren cuando el tendón de éste se separa parcialmente o completamente del hueso. A medida que la edad avanza, aumenta la posibilidad de un desgarre, debido a que los tendones tienden a desgastarse con el tiempo y se vuelven más vulnerables a daños. En las personas que hacen movimientos repetitivos del brazo con regularidad, como los pintores, los carpinteros y los jugadores de béisbol o tenis, el riesgo es aún mayor.

¿Cómo se trata un desgarre de manguito rotador?

Cuando el desgarre es menor, descansar un poco de la actividad, aplicar hielo regularmente y tomar antiinflamatorios puede ser todo lo necesario para aliviar las molestias.

En muchos casos, la fisioterapia también puede servir. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios dirigidos hacia el lugar donde se desgarró el manguito rotador para ayudarla a recuperar la fuerza y la flexibilidad en el hombro.

Si el dolor continuara pese a esas medidas, el médico podría evaluar si es necesaria una inyección de esteroides en la articulación del hombro como siguiente alternativa terapéutica. Éstas pueden aliviar el dolor y la inflamación, por lo que suelen aliviar la molestia causada por las lesiones de la articulación. No obstante, debido a que administrar repetidamente inyecciones de esteroides puede llevar al deterioro de la articulación, normalmente existe un límite para su frecuencia y cantidad. En general, no se debe recibirlas más de dos o tres veces al año.

¿En qué caso sería necesaria una operación?

Cuando ningún otro método funciona para aliviar los síntomas de un desgarre del manguito rotador o cuando el tendón se separa completamente del hueso, entonces, es necesario operar. El objetivo de la cirugía es reparar el daño y reconectar el tendón al hueso o, si es imposible reparar los tendones, reemplazar el hombro.

En muchos casos, la cirugía del manguito rotador puede llevarse a cabo con un método de invasión mínima que requiere solo incisiones pequeñas. A menudo, se puede realizar en cirugía ambulatoria, sin necesidad de ser internado en el hospital. La tasa de éxito de la cirugía es muy alta y en alrededor del 85% al 90% de los pacientes el dolor se alivia considerablemente después de la operación.

Sin embargo, la recuperación completa de la cirugía puede llevar mucho tiempo y por lo general, es necesario más fisioterapia para alcanzar la máxima utilidad del hombro. La persona puede retomar completamente su actividad física vigorosa después de tal vez seis meses o un año desde la reparación quirúrgica del desgarre del manguito rotador.

Top