Imagen ¿Por qué no hay que temerle a las hormonas?

¿Por qué no hay que temerle a las hormonas?

Compartir

Qué son las hormonas?, y por qué no hay que temerles

Por Miguel Ángel Guagnelli


Al decir hormona, lo primero que solemos pensar es en:

✔ Adolescencia

✔ Pollos

✔ Anticonceptivos


1. Una hormona es un mensaje

Nuestras células necesitan comunicarse entre ellas y lo hacen mandándose mensajes. Estos mensajes son moléculas que ellas producen y liberan en la sangre, a través de la cual viajan por todo el cuerpo y llegan al órgano o a las células con las que se quieren comunicar. Cada mensaje es una hormona.

Una célula puede comunicarse con sus vecinas, con otras de su mismo órgano o con células de órganos distantes.

En el cuerpo existen miles de sustancias que cumplen con este papel. Muchas bien conocidas, algunas aún quedan por descubrirse. Todas ellas son hormonas.

Banner promocional

2. Esos mensajes son muy específicos

Esta comunicación sería muy confusa si no hubiera una forma de que los mensajes llegaran exactamente a quienes están dirigidos. Es algo que se parece a un sistema de llave y cerradura, aunque haya cientos de mensajes en forma de moléculas circulando al mismo tiempo. Existe un control central de hormonas o, en la sangre, las hormonas sólo llevarán el mensaje cuando hay un receptor específico, es decir, cuando encuentran su cerradura.

3. Existe un control central de hormonas

La hipófisis, una pequeña glándula situada en la base del cerebro, es un centro regulador de muchos otros órganos endócrinos. Desde ahí produce hormonas que regulan numerosas funciones que incluyen, el crecimiento óseo, la reproducción, el metabolismo, entre muchas otras. La hipófisis, a pesar de su pequeño tamaño, tiene un gran poder.

4. Frecuentemente usamos hormonas como medicamentos

Hemos aprendido a regular la función de muchas hormonas en el cuerpo y, ya sea porque el órgano que la produce falla o porque necesitamos modificar alguna función, solemos usar hormonas en el tratamiento de diversas enfermedades. Como en muchos ámbitos, una dosis inadecuada o un tiempo excesivo puede ser perjudicial, pero bien empleadas son muy útiles.

NATURAL:

✔ T4 o Tiroxina (tiroides)

✔ Insulina (páncreas)

✔ Cortisol (glándulas suprarrenales)

✔ Estradiol (ovario)

✔ Testosterona (testículos)

✔ Hormona de crecimiento

SINTÉTICA:

✔ Levotiroxina

✔ Insulina Regular

✔ Hidrocortisona

✔ Estrógenos conjugados

✔ Testosterona

✔ Somatropina


Otros medicamentos son versiones modificadas de hormonas para hacerlas más potentes, que tengan una vida más larga en el cuerpo, o para modificar el efecto de las hormonas naturales.

FÁRMACOS:

✔ Anticonceptivos orales

✔ Anticonceptivos de depósito y liberación prolongada

✔ Terapia de reemplazo

✔ Corticoides orales, intramusculares, tópicos, intravenosos.

✔ Análogos de insulina

✔ Análogos de GnRH (detención de la pubertad)

✔Oxitocina (trabajo de parto)

✔ Isoflavonas de soya (auxiliares para climaterio)


5. Las hormonas son muy útiles si se usan adecuadamente.

Existe una razón por la cual se desarrollaron los medicamentos hormonales; reemplazar alguna hormona que no produce el cuerpo o modular la función de un órgano.

Pero, así como no se le administra insulina a un paciente no diabético, es mala idea ingerir hormonas tiroideas para bajar de peso si no hay hipotiroidismo o administrar hormona de crecimiento de forma indiscriminada.

Todos los médicos sabemos utilizar medicamentos que contienen hormonales, pero los indicados para tratar enfermedades hormonales somos los endocrinólogos, y en los niños, los endocrinólogos pediatras.

Y no, la carne de pollo no tiene hormonas.