Imagen ¿Por qué es tan difícil bajar de peso?

¿Por qué es tan difícil bajar de peso?

Compartir

Dr. Miguel Ángel Guagnelli

Síguelo en sus redes sociales:

Da click aquí para su Facebook

Da click aquí para su Instagram

Mantener un peso adecuado tiene más que ver con una buena salud que con un enfoque estético. El problema del sobrepeso y la obesidad no es el peso, sino el tejido adiposo, la grasa. Lo deseable es buscar mejorar nuestro estado de salud y nuestra composición corporal, disminuyendo el porcentaje de grasa y aumentando el músculo. Mantener el corazón activo, los músculos tonificados, una masa muscular sana no tiene nada que ver con el peso.

El grave problema de obesidad infantil en nuestro país, si no se resuelve, va a resultar en pocos años en una población adulta con enfermedades graves, como diabetes, hipertensión o infartos.

Si bien la obesidad tiene un componente genético, hoy sabemos que además los hábitos alimenticios se imitan y se aprenden. De igual manera, culturalmente relacionamos la comida con muchos aspectos de nuestra vida social, no hay reunión con amigos sin una botana. Por otra parte, tendemos a comer con el fin de acallar nuestras emociones, como la tristeza o la ansiedad, particularmente con aquellos alimentos placenteros que sentimos que nos dan consuelo, como los dulces, los chocolates o incluso las frituras.

Debemos romper con ciertos mitos, como que la grasa se quema. El tejido adiposo, es decir la grasa en el cuerpo, no se quema, no se orina, ni se suda.

La grasa de nuestro cuerpo se utiliza como una reserva de energía. Los seres humanos y todos los mamíferos tendemos a acumular grasa como un resultado de nuestra evolución en el planeta. Hasta hace poco tiempo, en términos de la historia de la humanidad, no era sencillo conseguir comida y requería de esfuerzos y gasto de energía, por eso nuestro cuerpo guarda la grasa, para poder funcionar en tiempos de escasez.

Actualmente es sencillo conseguir comida y no se requiere del esfuerzo físico que hacían nuestros ancestros. Esto, aunado a la vida sedentaria y los alimentos preparados con altos niveles de azúcar y grasas, en cuerpos que están programados evolutivamente para acumular lípidos, da como resultado los niveles de obesidad que existen hoy en día.

Por todo esto, bajar de peso es difícil y toma tiempo. Lo más recomendable es acudir con un profesional que nos ayude y asesore. La desesperación nos puede llevar a tomar decisiones, como hacer dietas extremas o tomar medicamentos, que en el menos grave de los casos no sirven y, en el más grave, pueden deteriorar gravemente la salud.