Imagen Padece sociedad mexicana restricción de sueño

Padece sociedad mexicana restricción de sueño

Compartir

Expertos señalan que, si las personas no duermen lo suficiente y con calidad tienden a subir de peso, se debilita su sistema inmunológico, aumenta el riesgo de que padezcan diabetes, enfermedades cardiovasculares e hipertensión; son más vulnerables a la depresión y a la ansiedad, la función cognitiva se ve afectada y se acelera su proceso de envejecimiento.

Además de ser un placer, es uno de los tres pilares de la buena salud, junto con una dieta equilibrada y la actividad física regular. Las personas que duermen sin interrupciones presentan tasas más bajas de hipertensión, diabetes, obesidad y otras enfermedades crónicas, puntualizan Ivonne Selenne Verde Tinoco y Rafael Santana Miranda, especialistas de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Sin embargo, los mexicanos somos una población enferma, ya que de acuerdo con la Encuesta Nacional en Salud 2016, una tercera parte de la población tiene una deuda de sueño; es decir, no duerme el número de horas necesarias para funcionar bien al día siguiente, en particular, la que está en edad productiva, precisa Rafael Santana Miranda.

Banner promocional de Farmacias Similares

“Somos una sociedad con restricción de sueño –práctica común en la actualidad, que consiste en extender voluntariamente el tiempo que permanecemos despiertos–, lo que resulta peligroso, porque se echan a andar mecanismos que nos conducen al desarrollo de diversos trastornos metabólicos y cardiovasculares, que mantienen en jaque a la población, sobre todo en esta crisis sanitaria mundial”, señala el experto.

A propósito del Día Mundial del Sueño, que se conmemoró el 19 de marzo, y cuyo lema en esta ocasión fue: “Sueño reparador, futuro saludable”, el universitario resalta que, si algo nos enseña la pandemia del COVID-19 es que requerimos cambiar nuestro estilo de vida, pero también dormir la cantidad de horas suficientes y necesarias para una mejor calidad de vida y un estado general de salud física, cognitiva y emocional estables.

Sin embargo, subraya Rafael Santana, la principal patología del ser humano es dormir menos de lo que corresponde. Según la última Clasificación Internacional de Trastornos del Sueño, existen cerca de 100 patologías del sueño, además de la restricción, problemas respiratorios que se acompañan del síndrome de apnea obstructiva del sueño, es decir, “estas pausas que tenemos mientras dormimos y durante las cuales dejamos de respirar”.

Este síndrome puede manifestarse en todos los grupos etarios, aunque la frecuencia aumenta con la edad y la obesidad, algunos síntomas son los ronquidos y sueño durante el día.

La otra situación es la somnolencia excesiva. Es común decir que alguien no tiene problemas para conciliar el sueño, porque “se quedan dormidos en cualquier sitio, en el camión, el Metro, en el trabajo, esos son claros síntomas de alguien que tiene deuda de sueño, puede pasar muchas horas dormido, pero con una terrible calidad”.

“Se calcula que una tercera parte de la población sufre de hiper somnolencia diurna o sueño excesivo durante el día, en particular aquellos adultos que padecen apnea obstructiva del sueño”, agregó.

En la edad pediátrica, dicho síndrome está relacionado con déficit de atención e hiperactividad, problemas de conducta o bajo rendimiento escolar. Refiere que antes de iniciar tratamientos farmacológicos, “debemos valorar si duermen la cantidad de horas necesarias o si roncan o tienen algún otro problema, como epilepsia, etcétera, porque existen situaciones de riesgo para el bienestar psicológico o físico del niño”.

La pantalla azul te quita el sueño

Ivonne Selenne Verde subraya que cuando dormimos se consolidan procesos importantes, como la restauración de la memoria y se generan cambios en el estado de ánimo.

Una de las hormonas importantes en este proceso fisiológico es la melatonina, conocida también como la gran hormona del sueño. Es la que se encarga de regular los ciclos de sueño y vigilia; es secretada por el cerebro de manera circadiana, es decir, cuando inicia la oscuridad del anochecer y nos preparara para dormir, proceso que podemos identificar con el bostezo, menciona.

Sin embargo, estamos haciendo sobreuso de los aparatos electrónicos, como el celular, incluso es lo último que dejamos antes de dormir. La luz azul que emanan estos dispositivos móviles activa la parte del cerebro que está relajándose para dormir, ello ocasiona que se mantenga alerta y, en consecuencia, disminuya la calidad del sueño y se presente el insomnio.

El cambio abrupto de rutina por la pandemia, como permanecer en casa todo el día, el home office y el cuidado de la familia generan también elevado estrés, proceso que sumado a un sueño de mala calidad podría generar bruxismo (rechinar de dientes).

Para tener un desempeño diurno adecuado, continuó Verde Tinoco, es importante considerar el tiempo que dormimos. Cuando somos capaces de recordar nuestros sueños y platicar nuestras ensoñaciones podemos hablar de que llegamos a la etapa de sueño de movimientos oculares rápidos (MOR) donde soñamos y se realizan funciones importantes, como el fortalecimiento del sistema inmune.

Los expertos universitarios coinciden en señalar que si se atienden algunos aspectos puede mejorar la calidad del sueño: dormir y levantarse a la misma hora; dormir el número de horas necesarias (de siete a nueve para adultos); cenar alimentos ligeros y procurar consumirlos, al igual que los líquidos, dos o tres horas antes de dormir; evitar usar dispositivos móviles cuando se busca conciliar el sueño, porque estimula el cerebro. Tampoco consumir cafeína por la noche y evitar realizar ejercicio.


si quieres conocer la fuente da click aquí