Imagen Organización Panamericana de la Salud frente al Covid-19

Organización Panamericana de la Salud frente al Covid-19

Compartir

En su mensaje de fin de año, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, reconoció la dedicación para hacer frente a los desafíos incomparables de este año y agradeció a todo el personal de la OPS, los gobiernos nacionales, las organizaciones internacionales y los ciudadanos que han ayudado a enfrentar la COVID-19.

Al comienzo de la pandemia, la OPS activó una respuesta en toda la organización, a través de equipos de gestión de incidentes regionales y nacionales. La Organización colaboró con los países para apoyar su capacidad de vigilancia, pruebas y laboratorio, y preparar y fortalecer los servicios de atención médica, el control y prevención de infecciones, el manejo clínico y la comunicación de riesgos.

Para complementar los recursos de la OPS de sus oficinas en 27 países de la región, se movilizó personal y suministros para capacitar a las autoridades nacionales de salud, apoyar los planes nacionales de emergencia y evaluar la reorganización de los servicios de salud. La OPS también difundió especificaciones técnicas para equipos de protección personal (EPP) y equipos biomédicos, y apoyó el análisis de las necesidades para cumplir con los requisitos de EPP, suministros y reactivos, y procesos avanzados de compra para generar una reserva nacional estratégica a través de donaciones a su Fondo Estratégico, un mecanismo regional de cooperación técnica para compras conjuntas de medicamentos esenciales y suministros estratégicos de salud pública.

Además, se celebraron más de 200 sesiones de formación virtual, con unos 30,000 participantes de 33 países.

El rastreo de contactos es fundamental para que las autoridades sanitarias mantengan la propagación del virus bajo control. En colaboración con la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN), la OPS capacitó a trabajadores de salud en 31 países y territorios en la aplicación Go.Data, que permite la investigación y gestión de casos sospechosos de COVID-19, la visualización de cadenas de transmisión y el seguimiento de contactos.

La comunidad científica mundial se apresuró para identificar y evaluar la eficacia de las terapias potenciales para el cuidado de las personas enfermas por COVID-19. Para ayudar a los países a navegar por la sobreabundancia de información, la OPS revisó los hallazgos de más de 1,700 ensayos clínicos y 58 opciones terapéuticas, para permitir que las autoridades de salud tomen decisiones respaldadas por evidencia para la atención a pacientes. Además, se elaboraron o adaptaron a las Américas 111 directrices técnicas y recomendaciones, a partir de documentos de la Organización Mundial de la Salud.

La OPS también apoyó el fortalecimiento o instalación de la capacidad de diagnóstico de laboratorio de referencia del virus SARS-CoV-2 en 35 países y territorios, y estableció una red regional de vigilancia genómica para monitorear las variantes en el virus.
Finalmente, la doctora Etienne comentó que estamos frente a un nuevo capítulo en nuestra lucha contra este virus, y que proteger a los millones de personas en nuestra región con vacunas COVID-19 será una gran tarea, por lo que el trabajo para controlarla no puede ni debe detenerse.