Imagen Niños y deporte

Niños y deporte

Compartir

Ante el alarmante incremento de la obesidad infantil, los hábitos alimenticios y la práctica de un deporte se convierten en indispensables, si queremos prevenir que nuestros hijos hoy tengan sobrepeso, y en el futuro enfermedades crónico-degenerativas, como diabetes e hipertensión.

El ejercicio o la práctica de algún deporte, en niños y adolescentes, tiene efectos positivos en la composición corporal, cardiovascular y en su fuerza muscular, además de incrementar los niveles de colesterol bueno (HDL), disminuir los niveles de triglicéridos y mejorar la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa, previniendo la aparición del sobrepeso y obesidad. Además, la actividad física favorece la adquisición de estilos de vida saludables, que perdurarán hasta la edad adulta.

Banner promocional

El deporte también es un medio de educación integral, que permite el contacto con la naturaleza, la promoción de la salud, enseña técnicas saludables de aliviar el estrés y manejar las emociones, contribuye a la formación del carácter en los niños y adolescentes, ya que aporta muchos valores sociales y personales, como perseverancia, fuerza de voluntad, determinación, dominio de sí mismo y, en el caso de deportes de equipo, la colaboración, el triunfo o fracaso compartidos, la amistad, la lealtad y la solidaridad.

La actividad física también podría tener efectos positivos sobre otras áreas del desarrollo humano. Algunas investigaciones señalan que los estudiantes con mayor nivel de ejercicio presentan mejores relaciones con sus padres, menor depresión, menor uso de drogas y tienen un mejor rendimiento académico.

Para elegir el deporte ideal para cada niño es importante tomar en consideración sus gustos y preferencias, además de sus aptitudes.