Imagen Mujer y deporte

Mujer y deporte

Compartir

Las mujeres solemos tener muchas y variadas actividades a lo largo del día, casi siempre para atender y servir a los demás. Generalmente comenzamos desde muy temprano en el trajín del colegio, el desayuno, después la casa y la comida. Muchas veces también trabajamos, y al llegar en la noche agotadas, atendemos al marido y hacemos la tarea y la cena; pocas son las actividades que nos dan placer genuino, o están dirigidas exclusivamente a nuestro bienestar.

Uno de los mejores hábitos que podemos tener las mujeres es hacer ejercicio diario; al poco tiempo podremos notar cómo se fortalece nuestro cuerpo y aumenta nuestra masa corporal, lo que disminuye el tejido adiposo, es decir la grasa. El ejercicio nos ayuda a mantener nuestro cuerpo en forma y joven, pero este no es el único beneficio que nos ofrece la práctica de un deporte o ejercicio.

- Control del peso. Hacer deporte o algún tipo de ejercicio es la mejor manera de controlar el peso. No es necesario vivir a dieta, y te puedes dar el lujo de comer de vez en cuando lo que te guste, sin importar cuántas calorías tenga, ya que además de quemarlas durante la actividad, tu metabolismo se activa, y esto te ayuda a consumir más energía durante el día, aunque estés en reposo. ¿Qué más se puede pedir?

- Modelado del cuerpo. El ejercicio es la mejor y más sana manera de modelar y trabajar tu cuerpo, para que se vea como tú quieres. No hay cirugía plástica que pueda igualar a la firmeza, la tonicidad y la fuerza que toma el cuerpo con la práctica de algún deporte o ejercicio, con la ventaja de que, además, puedes trabajar y moldear las diferentes partes de tu cuerpo según lo que tú desees o necesites.

- Mantenimiento de la juventud y en forma. Con la edad y la falta de actividad, el cuerpo va perdiendo sus capacidades físicas y entumeciéndose. El deporte te ayuda a recuperar la agilidad, la fuerza, la flexibilidad y la energía de la juventud, además de que les devuelve tono a tus músculos, mejora tu postura, hace que la ropa se vea mejor, e incluso la piel se pone más lozana. Todo esto te hará sentirte más viva, joven y segura de ti misma y, por consiguiente, mucho más guapa.

Banner promocional de Farmacias Similares

- Control del estrés. El deporte y el ejercicio físico son relajantes naturales muy eficaces, además de baratos y sin efectos secundarios indeseables. Al hacer ejercicio todos los días no solo eliminas de tu cuerpo y mente la tensión, sino que, además, casi instintivamente, aprenderás a controlarlo y vivir en equilibrio, para prevenirlo día a día. El ejercicio además aumenta nuestra autoestima, al elevarse los niveles hormonales de endorfinas y al equilibrarse los niveles de cortisol y adrenalina, liberándonos de trastornos como la depresión, los miedos y la ansiedad.

- Sueño. Hacer ejercicio o deporte de forma cotidiana te ayuda a regular todas tus funciones vitales, entre las que se encuentra el sueño. Si padeces insomnio, otra alteración del sueño, o incluso depresión, es muy recomendable hacer alguna actividad física moderada, que te ayude a relajarte y a cansarte un poco, para descansar mejor durante la noche.

- Disminución de problemas menstruales. Está comprobado que hacer deporte de forma regular no solo evita y disminuye los dolores menstruales, sino que atenúa los síntomas del síndrome premenstrual. También ayuda a disminuir y combatir los síntomas del climaterio. Si tienes sangrados irregulares, el ejercicio cotidiano te ayudará a regularte por la acción estimulante que tiene sobre tu sistema hormonal.

- Salud. Según la Organización Mundial de la Salud, la actividad física moderada en las mujeres previene algunas de las enfermedades que son causa principal de muerte entre la población femenina, como las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares.

Además, practicar algún deporte ayuda a evitar la obesidad, la diabetes, la osteoporosis, reduce los síntomas de la artritis, mantiene en buenas condiciones el sistema inmunológico y mejora la calidad de vida. El ejercicio también ayuda a combatir el estreñimiento o la retención de líquidos.

- Sexualidad. Los músculos del suelo pélvico, además de que tienen un papel fundamental durante el trabajo de parto, son los que te ayudan a sentir y dar placer a la hora de hacer el amor. Hay ejercicios específicos (llamados De Kegel) para fortalecer estos músculos, pero también te pueden funcionar el yoga y los pilates. Además, cuando tu cuerpo está tonificado, cuando estás guapa y vigorosa, te sientes más segura en la intimidad con tu pareja.

En resumen, las mujeres que practican algún deporte, o que hacen ejercicio con regularidad, tienen una mayor autoestima, presentan tasas más bajas de depresión y estrés, se sienten mejor con su cuerpo y, por supuesto, se ven mejor, se mantienen más saludables, duermen mejor y viven más felices y satisfechas, así que no lo pienses más. Busca una actividad física o algún deporte que te agrade y que realmente disfrutes, y comienza a practicarlo. Recuerda que nunca es tarde para empezar.