Imagen Los peligros en el hogar

Los peligros en el hogar

Compartir

Con frecuencia se piensa que no hay lugar más seguro para los niños que su propia casa. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que existen muchos peligros dentro del hogar que probablemente como adultos no notamos. Tenemos que considerar que algo afilado, eléctrico o caliente, que cualquier persona mayor de doce años da por hecho que ofrece cierto peligro, los bebés y los niños pequeños aún no lo saben.

Por lo general, los bebés y niños no se encuentran solos en ningún momento; en la escuela o la guardería, los maestros, cuidadores y nanas son responsables de sus cuidados y están entrenados para esta labor. Por otra parte, en casa, los padres, algún familiar cercano o empleada de confianza suelen estar a cargo. Sin embargo, todos podemos tener un momento de distracción o en pocos segundos el niño puede escabullirse y ponerse en peligro. De aquí la importancia de tomar ciertas medidas preventivas para evitar accidentes y momentos de peligro innecesarios.

Banner promocional de Farmacias Similares

Por lo anterior, estas son algunas sugerencias que te ayudarán a mantener tu hogar seguro y libre de peligros para los más pequeños.

✔ Retirar y guardar en un lugar inaccesible todo aquello que esté al alcance de los niños y que pueda implicar un riesgo, desde bebidas
alcohólicas, productos de limpieza, hasta objetos punzocortantes, como cuchillos o tijeras.

✔ Supervisar en todo momento cuando estén los niños en presencia de animales de compañía, nunca se sabe cómo puede reaccionar el perro o el
gato ante un fuerte jalón o una mordidita de parte del nene.

✔ Mantener el piso lo más limpio posible. Algunos bebés que gatean o recién caminan suelen meterse todo a la boca, desde una tuerca hasta un
insecto.

✔ Mantener la casa y los juguetes en orden, de tal forma que cualquier cosa que pueda hacerlos resbalar o tropezar esté recogido.

✔ Nunca dejar solos a bebés o niños pequeños en la cocina o el baño.

Cuando cocines, procura que los mangos de cacerolas y sartenes estén hacia los lados, e inaccesibles a los pequeños.

✔ Durante la hora del baño, no perder de vista ni ausentarse ni por un momento cuando se tiene a un bebé o niño pequeño en la tina.

✔ Poner protecciones en todos los enchufes que estén al alcance de niños chicos y bebés, y no tener por ningún motivo cables pelados o rotos.

✔ En las escaleras y escalones poner protecciones o barandales para evitar que el pequeño intente bajar o subir y se caiga.


Recuerda que un accidente puede tener secuelas graves e imborrables, por lo que nunca está de más que hagamos de la seguridad en el hogar un hábito de todos los días.