Los asesinos seriales empiezan con animales.

Ese vecino o familiar que maltrata animales seguro no tardará en reproducir su conducta agresiva con personas, o ya lo está haciendo. Es importante ponerle freno, denunciar, corregir, pues la violencia siempre va en aumento.

Está comprobado que todos los asesinos seriales evidenciaron, desde temprana edad, acciones destructivas con objetos propios o ajenos, después con animales y finalmente con personas. Los padres, maestros y autoridades que no dan importancia al abuso contra animales, permiten con ello que el agresor se vaya desensibilizando e incuban una auténtica bomba de tiempo. El maltrato animal es la antesala de la violencia social, no castigarlo permite la formación de criminales.

Las autoridades de Estados Unidos tienen muy clara la estrecha relación entre la crueldad con animales y la violencia humana, pues en múltiples masacres, como el tiroteo ocurrido en 1999 en la secundaria de Columbine, en Colorado, se comprobó que los responsables “practicaron torturando animales”, pero nadie le dio importancia porque eran “sólo animales”. Hoy el FBI investiga y detiene cada caso de maltrato animal, como prevención de delitos aún más graves.

No ocurre lo mismo en México; si bien la mayoría de los estados ya cuentan con una ley de protección animal, las sanciones son irrisorias, y esto cuando la ley se aplica. Sin embargo, ello no debe inhibir la denuncia, al contrario, debemos hacer e insistir en que se cumplan las leyes por el bienestar y la paz de todos.

Cabe destacar que los estados con los índices más altos de violencia social son también los que registran un mayor nivel de abandono y maltrato animal, tal es el caso del Estado de México, primer lugar en feminicidios, y también con el registro más alto en casos de abuso animal. No hay cifras precisas, porque si no se tienen sobre los asesinatos de mujeres, mucho menos de animales.

Te gusten o no los animales, lo que les ocurre a ellos te impacta y debería involucrarte.

La tesis del EL MURO, A.C. es la Escalera de la Violencia, con la que se explica el vínculo entre padres maltratadores, crueldad hacia los animales y violencia hacia las personas, así como la forma de revertir esto que se convierte en una espiral de violencia cuando se reproduce de generación en generación. Revertirlo es sencillo, se consigue mediante una guía de valores en los niños y una educación sustentada en el cuidado y protección de los seres más indefensos, los animales, no sólo perros y gatos, de todas las especies, incluidos por supuesto, los animales racionales, los humanos.

Maltratar animales no es normal, está mal, y esconder esa conducta o solaparla desata otras formas de violencia.

Por el contrario, un niño que aprende con el ejemplo el respeto a los seres más vulnerables, tendrá sin duda un trato gentil, no sólo con el gatito o el pájaro, también con su hermano menor, los compañeros de escuela, con los ancianos, etcétera. Esto deriva en una convivencia más armoniosa con su entorno y en la construcción de un mundo mejor para vivir.

El MURO, A.C., cuenta con interesantes y entretenidos materiales educativos: una plática para maestros, padres de familia y alumnos de todos los niveles escolares, la película y obra guiñol musical “Amigos por Siempre”, libros para colorear y la página interactiva para niños www.elmurito.mx

Para más información visita www.elmuro.mx y búscanos en todas las redes sociales.

Top