Imagen Lo que necesitas saber sobre la vitamina D

Lo que necesitas saber sobre la vitamina D

Compartir

Lo que necesitas saber sobre la vitamina D

por el Dr. Miguel Ángel Guagnelli

síguelo en sus redes sociales:

Facebook: Síguelo en su Facebook dando click aquí
Instagram: Síguelo en su Instagram dando click aquí

¿Te has dado cuenta de que últimamente se habla mucho de la vitamina D? Parece la vitamina de moda y cientos de grupos de investigadores en el mundo están haciendo trabajos acerca de ella, porque se han creado grandes expectativas a su alrededor como agente para prevenir enfermedades y mejorar la salud.

La vitamina D se descubrió a principios del siglo XX, como un factor que trata y previene el raquitismo en los niños. En esta enfermedad los huesos se deforman durante la infancia por falta de calcio y permanecen así por el resto de la vida. Antes de eso, cuando se intentó enriquecer la dieta de los niños con calcio solamente, ellos no mejoraban. De forma casi simultánea en Austria, Alemania y el Reino Unido, alrededor de 1916, se dieron cuenta de que los niños que se exponían a la luz del sol durante el verano mejoraban del raquitismo, al igual que algunos modelos experimentales, como cabras y ovejas lo hacían, y volvían a empeorar durante el invierno.

De ahí surgieron las primeras terapias con lámparas incandescentes de alta intensidad, con las cuales se compensaba la falta de luz solar durante el invierno, particularmente en los países con días cortos y fríos. En la siguiente década también se describió que ciertos alimentos pueden ayudar a tratar el raquitismo, notablemente el aceite de hígado de bacalao, con el cual los niños mejoraban espectacularmente, y pronto la terapia solar se volvió innecesaria.

Entre 1932 y 1937 se aisló la vitamina D, se descubrió su naturaleza y se dilucidó la forma en la que el cuerpo la sintetiza a partir de colesterol. Explicado de forma simple, el colesterol que circula en la sangre, al pasar por la piel expuesta a luz UV, sufre una transformación a previtamina D, que después sufre modificaciones bioquímicas en el cuerpo a Vitamina D. Después requerirá de dos pasos en el hígado y en el riñón para convertirse en la forma activa 1-25 hidroxivitamina D.

Banner promocional

Hormona D, más que Vitamina D

La mayor parte de las vitaminas funcionan como cofactores que ayudan a enzimas en diferentes funciones fisiológicas. La vitamina D, en cambio, funciona como una hormona, existe un receptor en el núcleo de las células que se activa al unirse a ella. Al hacerlo se activan distintos genes y se inicia la producción de proteínas, tal como lo hacen otras hormonas, como las esteroideas. De hecho, prácticamente todos los tejidos del cuerpo tienen receptor para vitamina D y se han descrito numerosas acciones in vitro.

La principal de ellas es la absorción de calcio: La vitamina D estimula el paso del calcio ingerido del tracto digestivo a la sangre, para tenerla disponible en el cuerpo y después regula su metabolismo en varios pasos. Pero en muchos otros tejidos parece tener funciones interesantes, a lo cual se debe su reciente fama.

También tiene la capacidad de disminuir la eliminación de calcio a través de la orina, actuando sobre los riñones, de forma que aumenta aún más su disponibilidad y permite que las células aprovechen este elemento. Además de los huesos, otros tejidos que necesitan calcio para funcionar adecuadamente son los músculos, el cerebro y el tejido nervioso, además de todas las glándulas del cuerpo, por mencionar algunos.

La vitamina D la podemos obtener de la dieta, notablemente de alimentos procedentes del mar, de los hongos y del huevo. Su aporte se mide en UI (unidades internacionales) y un ejemplo de alimentos que la contiene naturalmente puede ser el siguiente:

✔ Salmón fresco silvestre 100 g 600 – 1,000 UI vitamina D3

✔ Salmón fresco de cultivo 100 g 100 - 250 UI vitamina D2 o D3

✔ Salmón enlatado 100 g 300 - 600 UI vitamina D3

✔ Sardinas enlatadas 100 g 300 UI vitamina D3

✔ Arenque enlatado 100 g 250 UI vitamina D3

✔ Atún enlatado 100 g 230 UI vitamina D3

✔ Aceite de hígado de bacalao, 1 cucharada 400 - 1000 UI vitamina D3

✔ Champiñones frescos 100 g 100 UI vitamina D2

✔ Champiñones secos al sol 100 g 1,600 UI vitamina D2

✔ Huevos 20 UI vitamina D2 o D3

✔ Exposición solar UVB durante 10 minutos 3,000 UI vitamina D3

¿Para qué necesitamos Vitamina D los adultos?

Sin vitamina D los niños pequeños no tienen calcio disponible para crecer, sus huesos se tornan deformes y se limita su crecimiento, por eso es clara su necesidad. ¿Pero los adolescentes y los adultos? También, todos necesitamos tener aportes adecuados de calcio y de vitamina D para nuestros huesos. Aunque duros y resistentes, por dentro están vivos, tienen células y están en remodelación constante, no sólo durante el crecimiento sino durante toda la vida. Por ello es necesario contar con aportes adecuados, aunque la osteoporosis en adultos es compleja, se ha encontrado que la deficiencia de Vitamina D se relaciona con una pérdida de masa ósea y mayor riesgo de fracturas.

Pero al parecer no sólo los huesos podrían beneficiarse de buenos niveles de vitamina D. Si hay tantas células que son sensibles a su presencia, debe ser por una buena razón, o al menos ese ha sido el razonamiento durante los últimos años. Numerosos estudios han mostrado en modelos de laboratorio una serie de efectos benéficos como:

✔ Potenciar la inmunidad innata

✔ Disminuir fenómenos de autoinmunidad

✔ Promover apoptosis (muerte celular programada) en células cancerosas

✔ Estimular la producción de insulina

✔ Regular la producción de hormonas tiroideas

✔ Regular el eje renina-angiotensina-aldosterona y disminuir la hipertensión arterial

✔ Mejorar la salud general

Estos hallazgos han mantenido a muchos investigadores expectantes durante muchos años, sin embargo, traducir estos efectos en laboratorio a estudios clínicos ha sido complicado y solemos encontrar publicaciones con resultados contradictorios. Aún falta mucho por saber acerca de esta vitamina y estamos lejos de tener conclusiones definitivas.

Además de esto, el boom de la vitamina D se debe a que durante los últimos años ha resurgido su deficiencia, ha vuelto el raquitismo, incluso en países desarrollados, y ha sido causa de preocupación.