Imagen Lo que debes saber sobre Infecciones respiratorias y antibióticos en niños

Lo que debes saber sobre Infecciones respiratorias y antibióticos en niños

Compartir

Lo que debes saber

✔ Fiebre no es igual a infección bacteriana

La fiebre es un mecanismo de defensa del sistema inmune para limitar el daño de una infección. Por sí misma no indica si es una infección bacteriana y, por lo tanto, no define si es necesario administrar antibióticos. Virus y bacterias son dos tipos totalmente diferentes de seres, y nuestro cuerpo tiene estrategias de defensa muy diferentes para cada uno, pero ambas pueden causar fiebre. Los antibióticos son capaces de matar bacterias, aunque solo algunas de ellas causan enfermedades y, al contrario, hay muchas que nos benefician.

✔ No existe un tiempo mínimo a partir del cual sea “necesario” dar antibióticos

En muchas ocasiones se piensa que después de 2 o 3 días de fiebre está indicado iniciar antibióticos. Un cuadro viral puede causar fiebre hasta por 5 o 7 días, y no por ello cambia su origen. En todo caso, lo que debe guiar la necesidad de iniciar antibióticos es el estado general de un pequeño. Cuando se ve decaído, sin apetito, somnoliento puede ser indicativo de que algo anda mal. También los datos de dificultad respiratoria, como agitación, hundimiento entre las costillas o agitación al respirar son signos de alarma para acudir a buscar atención médica.

✔ En vías aéreas la utilidad principal de un antibiótico es tratar una infección grave y prevenir complicaciones de infecciones simples
Ejemplo de infecciones graves son ciertas neumonías y bronquitis que pueden poner en riesgo la vida de un niño si no se atienden adecuadamente.
Ejemplos de complicaciones son: una faringitis por un tipo particular de bacteria (estreptococo) que puede causar fiebre reumática, una otitis media se puede extender al hueso temporal (mastoiditis) o una sinusitis puede convertirse en un absceso.

Banner promocional de Farmacias Similares

✔ Los antibióticos no son inocuos

Se ha relacionado el uso de antibióticos de amplio espectro antes de cumplir el primer año con un mayor riesgo de desarrollar alergias, pero, además, cada vez que se emplean se modifica y daña el microbiota intestinal, es decir, las bacterias que viven en el intestino y que nos dan múltiples beneficios, entre ellos ser un complemento del sistema inmune. En términos muy generales, cada ciclo de antibiótico podría disminuir la capacidad del sistema inmune para regularse.

✔ Los antibióticos no quitan la tos ni los mocos

El antibiótico no es para eliminar los síntomas. La congestión nasal puede durar semanas y esto es porque los virus respiratorios causan inflamación de las vías aéreas, y ante esto se produce moco.

✔ Moco verde no es igual a infección bacteriana

Las secreciones de vías respiratorias contienen una gran cantidad de sustancias que ayudan a limpiar por arrastre y a neutralizar bacterias. Varias de ellas se llaman cianinas (por cian = color intermedio entre el azul y el verde), inicialmente incoloras, pero en contacto con el aire se comienzan a tornar verdes. Así que el moco verde es más “antiguo”, y habitualmente ha estado guardado en los senos paranasales, pero no porque necesariamente haya bacterias y sea necesario dar antibióticos.

✔ No se recomienda el uso de jarabes para la tos en niños

Existen dos tipos de componentes en los jarabes para la tos: antitusígenos (que disminuyen el reflejo de tos) y mucolíticos (que vuelven más fluidas las secreciones). Los mucolíticos no han mostrado efectividad para mejorar los síntomas, pero en todo caso son menos nocivos que los antitusígenos. El reflejo de tos es protector, evita que ingresen partículas a las vías aéreas inferiores (tráquea, bronquios, bronquiolos, alveolos) y, por lo tanto, protege de una neumonía. Hay antitusivos que por su naturaleza son más parecidos a los anestésicos y otros que provienen de compuestos parecidos a la morfina. En cualquier caso, es poco recomendable usarlos, y si se hace debe ser por el menor tiempo necesario y a la menor dosis posible.

Nunca automediques a un niño, y ante cualquier cuadro gripal acude con el pediatra.

Por Dr. Miguel Ángel Guagnelli

Síguelo en sus redes:

Facebook: Da click aquí para ir a su Facebook
Instagram: Da click aquí para ir a su Instagram