La reivindicación de los snacks.

Mtra. Bibiana Cadena Ríos

El ritmo acelerado de las grandes ciudades ha transformado la forma de vivir de las personas, una velocidad vertiginosa, en donde el tiempo para tomar los alimentos en forma, en casa, con la familia, como antaño, ha sido desplazada por diversas comidas rápidas, snacks y tentempiés.

Es un hecho que el estilo de vida ha impulsado el consumo de los llamados snacks; el vocablo proviene del idioma inglés, y quiere decir alimento ligero que se consume entre comidas.

A lo largo de los años, los snacks se habían percibido de una manera negativa, esto influenciado por la idea de que comer entre comidas era malo, debido a la posibilidad de alcanzar niveles de obesidad elevados. Comer a deshoras se satanizó, y únicamente estaba aceptado socialmente si se respetaban los horarios establecidos de desayuno, comida y cena. Esta tendencia ha cambiado, y es una forma en la que se puede sobrevivir en un mundo que presenta un reto de celeridad en todos los sentidos de la vida diaria.

El mercado de snacks, hoy en día, ha cobrado importancia y existe una gran variedad de ellos, la cual es cada vez más amplia. Las clasificaciones más populares es la de snacks dulces y snacks salados. También existen snacks sólidos, líquidos y semi-sólidos.

Para analizar las tendencias a nivel mundial de los snacks dulces es importante considerar el alto consumo de estos. El ritmo de vida urbano ha sido el detonador clave para el incremento del mercado de snacks.

Así mismo, las grandes compañías de alimentos están volteando la mirada a los snacks saludables, y han comenzado a adquirir diversas marcas, para complementar su portafolio de productos.

Los gobiernos han impulsado el estilo de vida saludable, debido al gran costo social que representa la obesidad, con sus diversas consecuencias de salud.

Los snacks tipo frituras cuentan con muy mala imagen en la sociedad, sin embargo, la nueva tendencia de los snacks saludables ayuda a mantenerse sano. Aunado a que impulsan la productividad en días muy ocupados, en donde los periodos entre comidas son muy prolongados y es necesario contar con algo en el estómago.

En el segmento de snacks saludables es importante para los consumidores tener en cuenta factores como los ingredientes y las porciones, ya que es fundamental cubrir el elemento de saciedad.

Según el estudio Savoury Snacks in Mexico, de Euromonitor, agosto 2017, en México los snacks salados, en su gran mayoría están representados por frituras.

En 2016 las ventas ascendieron a 257,500 toneladas. El mercado está prácticamente dominado por dos compañías que alcanzan el 80% de participación entre ambas, mientras que el otro 20% lo ocupa un gran número de jugadores en el segmento de precio bajo, el cual ha ido creciendo por la crisis financiera del país.

Las frituras son las campeonas en crecimiento dentro de la categoría de snacks salados y se estima un crecimiento del 12% en valor para el cierre del 2017,  impulsado por un incremento en volumen y en precio, derivado de la subida de los costos.

Todo esto a pesar de los esfuerzos del gobierno por frenar el consumo de la llamada comida chatarra, a la cual le implementó un impuesto especial (IEPS) del 8%, que incluye alimentos con alto valor calórico, que contengan 275 kilocalorías o más por cada 100 gramos, como dulces, confites, bombones, chocolates, nieves y helados, galletas.

Más del 50% de las ventas de frituras en México se realiza en las pequeñas tiendas de conveniencia y abarrotes.

Dichos formatos de tiendas despliegan en sus anaqueles las presentaciones individuales y pequeñas. El resto de presentaciones son vendidas en los grandes autoservicios, hipermercados y mayoristas.

Las marcas más reconocidas son las que se encuentran en gran parte de los puntos de venta, son las que cuentan con publicidad en medios masivos y el precio promedio es caro. Compiten con las marcas propias del comercio, sin embargo, existe un sector muy amplio que produce y comercializa frituras, que son vendidas a granel o en presentaciones de kilo y medio kilo. Estas empresas se mueven en los mercados de mayoreo, como centrales de abastos, y son productos de alta calidad a un precio bajo, comparado con las marcas líderes. Los empaques son básicos, utilizan bolsas de plástico transparentes, en su mayoría se pueden identificar con alguna pequeña etiqueta del fabricante y en general son utilizadas por los compradores para revender en porciones pequeñas. La variedad de sabores no es muy amplia, y las principales son la papa natural y adobada, los churritos naturales y con chile, los chicharrones de harina en forma de volantes, los cuales tienen gran éxito con el público infantil y palomitas de maíz naturales. Es un mundo poco glamuroso de un importante volumen, que es relevante dentro de la categoría de snacks salados en nuestro país.

Ahora los snacks saludables en México tienden a cobrar importancia, y dentro de los salados se ha abierto un abanico de posibilidades, desde la mezcla de semillas, hasta frutas y verduras deshidratadas (berenjena, papa, zanahoria, manzana, camote, nopal, etc.), que dan la apariencia y textura de las frituras tradicionales. Este segmento que se ha abierto es aceptado por los consumidores y se coloca posicionado en precio alto.

Por otro lado, los autoservicios y las tiendas de conveniencia han optado por ofrecer verdura y fruta empacada. En nuestro país la facilidad de obtener este tipo de snack saludable en la calle ha abierto una oportunidad para el comercio establecido, ya que el valor agregado de estar empacado y no comprarlo en puestos en la vía pública, siempre representará una seguridad sanitaria.

Ya sean dulces o salados, los snacks saludables son tendencia, y hoy en día son recomendados por nutriólogos y bariatras, para no dejar largos espacios entre comidas, por lo que la industria deberá abastecer estas necesidades de la vida moderna, ya que con una vida tan agitada siempre habrá un lugar para un tentempié saludable, que otorgue la suficiente energía para soportar un día de trabajo arduo.

Top