Imagen La presión alta, principal causa de derrame cerebral.

La presión alta, principal causa de derrame cerebral.

Compartir

Visita al Dr. Enrique Cruz Guzmán en su blog: drenriquecruzpediatra.com.mx

Visita la pagina de medkids para mas información

En el mundo occidental, el accidente cerebrovascular (ACV) es la tercera causa de muerte tras las enfermedades del corazón y el cáncer; asimismo es probablemente la causa más común de incapacidad severa y su incidencia aumenta con la edad.

El ataque cerebrovascular o Stroke, se define como un síndrome clínico de origen vascular, caracterizado por la aparición de signos y síntomas rápidamente progresivos, debidos a una pérdida de una función focal y que dura más de 24 horas. Es una afección grave, que ocurre cuando se reduce el aporte de sangre al cerebro, lo que provoca que las células cerebrales comiencen a morir por falta de oxígeno, esto puede provocar daños cerebrales y posiblemente la muerte.

Banner promocional

Los accidentes cerebrovasculares son emergencias médicas y es esencial un tratamiento inmediato, porque cuanto antes se trate, menor es la probabilidad de que se dañe el cerebro.

El resultado después de un ACV depende del alcance y sitio dañado en el cerebro, también de la edad y el estado previo de la persona que lo padece. El ACV hemorrágico tiene un riesgo más alto de muerte que el ACV isquémico. Las muertes que ocurren dentro de la primera semana después del ACV son mayoritariamente debidas a los efectos directos del daño cerebral; posteriormente, sobre las complicaciones de la inmovilidad como la bronconeumonía, el tromboembolismo venoso y accidentes cardiacos cada vez más comunes.

El ACV puede conducir a complicaciones, como la obstrucción de la vía aérea y el fracaso respiratorio, problemas de deglución con el riesgo de aspiración, deshidratación y la desnutrición, el tromboembolismo venoso e infecciones. La evaluación temprana permite la fórmula de un diagnóstico preciso y rápido.

Una evaluación completa debe ser capaz de identificar los problemas existentes y prever su futuro, también evaluar las incapacidades y deterioros individuales que puedan conducir las intervenciones específicas (como la fisioterapia para la hemiparesia); es importante no ignorar síntomas menos específicos, como: el dolor de cabeza, vómitos, hipo, vértigo, estreñimiento, dolores y las complicaciones de la inmovilidad prolongada. Existen otros problemas importantes, pero más tardíos, como el hombro doloroso y la depresión.

Los síntomas de un accidente cerebrovascular suelen aparecer repentinamente y son: entumecimiento o debilidad en un costado del cuerpo, debilidad de la cara, mareo, dificultad para hablar o comprender y dolor fuerte de cabeza.

Los daños causados por un accidente cerebrovascular pueden ser extensos y prolongados. Muchas personas necesitan un largo periodo de rehabilitación antes de poder recuperar la independencia que tenían, pueden existir problemas de habla, memoria, movilidad, coordinación y realización de las tareas cotidianas. El proceso de rehabilitación de un ACV puede ser lento y frustrante.

na alimentación deficiente es el mayor factor de riesgo de un ACV, los alimentos con alto contenido de grasa pueden llevar a la formación de placas de grasa en las arterias, y la obesidad puede provocar una tensión arterial alta (hipertensión). Se recomienda una alimentación baja en grasas y alta en fibra, incluyendo mucha fruta, verdura fresca y alimentos integrales. El ejercicio físico regular hará que el corazón y la circulación sanguínea sean más eficaces, bajará el nivel de colesterol de la sangre y mantendrá la tensión arterial a un nivel saludable. Fumar es un factor de riesgo principal de accidente cerebrovascular, hace que suba la tensión arterial y puede provocar la formación de placas grasas en las arterias.