Imagen LA HIPERTENSIÓN EN LA MUJER

LA HIPERTENSIÓN EN LA MUJER

Compartir

La hipertensión es el incremento de los niveles de presión arterial en la sangre. Esta elevación constante de la presión provoca que los órganos se dañen gravemente, tal es el caso del corazón, el riñón, el cerebro y los vasos sanguíneos.

Actualmente, en México existen alrededor de siete millones de mujeres con hipertensión arterial, lo que aumenta el riesgo de morir por infarto al corazón. La principal causa de muerte en las mujeres mexicanas es el infarto al corazón, una grave consecuencia de padecer presión arterial elevada.

En nuestro país, las mujeres conocen la existencia de la hipertensión, pero el problema es que desconocen el peligro que implica padecerla, y que la principal causa de mortalidad en las mexicanas es la cardiopatía isquémica (infarto del corazón), cuyo primer factor de riesgo es, precisamente, la hipertensión arterial sistémica.

Banner promocional

UN PROBLEMA DE LA MUJER DE HOY

La realidad de la mujer mexicana ha cambiado. Hoy cada vez son más quienes trabajan tiempo completo, son madres, esposas y dividen su día entre lo laboral y lo familiar. Es posible afirmar que la mujer actual tiene hábitos alimenticios muy diferentes a los de hace décadas, los cuales la han llevado a cocinar y comer menos en casa y optar por una alimentación poco balanceada en la calle, propiciando la obesidad y el sobrepeso, dos factores determinantes para elevar la presión sanguínea. Y el panorama no luce muy alentador cuando observamos que México tiene el primer lugar en obesidad femenina en el mundo.

¿QUÉ HACER?

La mortalidad directa por hipertensión se ha duplicado en la última década. Por tal motivo, es fundamental prevenir la aparición de esta enfermedad en las mujeres mexicanas (y en la población en general), ¿cómo? Realizando un cambio en el estilo de vida:

✔ Tener una dieta saludable con bajo contenido de grasas, azúcares y sal.

✔ Mantenerse delgadas; hacer ejercicio aeróbico o dinámico todos los días, como caminar, correr, nadar, trotar o bailar.

✔ No fumar ni beber alcohol.

✔ Acudir al médico con regularidad (una consulta al año para checar su presión arterial y si ya es paciente hipertenso, entonces ir dos veces al año y seguir un tratamiento según las recomendaciones del médico.


Es importante recordar que… “La hipertensión es una enfermedad asintomática”. Cuando aparecen los síntomas, generalmente es porque ya afectó órganos como el corazón o el cerebro. Esta enfermedad crónica requiere que el paciente cambie su estilo de vida y, en la mayor parte de los casos, el consumo diario de medicamentos antihipertensivos. Además, si la hipertensión ha dado complicaciones, esto puede influir dramáticamente en la esperanza de vida y en la calidad de vida de los pacientes.

Además, es importante considerar que la menopausia establece un nivel de riesgo mayor, ya que la disminución de los estrógenos propicia una mayor probabilidad de padecer hipertensión arterial sistémica, problemas de colesterol, sobrepeso y obesidad y aumento en el riesgo de infarto del miocardio.