Imagen Huesos fuertes y saludables

Huesos fuertes y saludables

Compartir

Hemos crecido con una idea errónea de cómo mantener nuestros huesos fuertes y sanos.

Hoy en día, 25 millones de personas en los Estados Unidos son afectados por la osteoporosis.

40% de las mujeres y 13% de los hombres tienen altas probabilidades de sufrir una fractura a partir de los 50 años, y más de 1 millón trescientas mil fracturas anuales están vinculadas a la osteoporosis.

Aumentar el consumo de calcio, especialmente de productos lácteos, es la recomendación que más escuchamos para reducir el riesgo, sin embargo, según estudios y estadísticas que cito al final del artículo, en los últimos 50 años la incidencia de fracturas de cadera ha aumentado considerablemente en todo el mundo y estas se dan principalmente en las regiones que tienen un mayor consumo de productos lácteos, como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, y Europa continental, y prácticamente no se dan en lugares como África y China, donde el consumo de lácteos es mínimo.

Banner promocional

El Estudio de Enfermeras de Harvard observó a 78,000 enfermos durante más de 12 años, encontrando que aquellos que beben dos o más vasos de leche al día no reducen el riesgo de fractura de cadera, en comparación a los que beben un vaso a la semana o menos.

¿Entonces por qué nos lo han dicho toda la vida?

En efecto, nuestros huesos se componen de sales de fosfato de calcio, que ayuda a la dureza y fortaleza, sin embargo, esto es un 65%; el otro 35% es una matriz de colágeno que crea flexibilidad. Si quitáramos todo el calcio dejando solo el colágeno, los huesos se doblarían sin romperse, sin embargo, no tendríamos fuerza ni soporte, pero si quitas el colágeno, lo único que queda son las sales de calcio, y al tener los huesos tan duros y sin flexibilidad, se romperían con la mínima presión.

Nuestros cuerpos no necesitan solo de calcio para tener una buena salud ósea, necesitan muchos nutrientes que trabajan juntos, como magnesio, fósforo, boro, cobre, manganeso y zinc, además de las vitaminas C, D, K, B6 y ácido fólico. También necesitamos proteínas para construir el colágeno y grasas saludables para la absorción de la vitamina D y la protección contra los radicales libres que destruyen el hueso.

¿Cómo podemos fortalecer realmente nuestros huesos? Logrando un equilibrio entre la dureza y la flexibilidad; he aquí algunos consejos:

✔ Come verduras, especialmente de hoja verde.

✔ Come semillas de girasol y de calabaza para abastecerte de minerales y grasas naturales.

✔ Elije granos enteros en cantidades moderadas para obtener su fibra.

✔ Consume frijoles y alimentos orgánicos de origen animal como fuente de proteína.

✔ Opta por aceites de oliva extra vírgenes, linaza y ajonjolí sin refinar, para los ácidos grasos esenciales.

✔ Haz ejercicio por lo menos 30 minutos cada dos días (o lo más a menudo posible).