Ingredientes

½ kilo de pasta hojaldrada

300 gramos de espinacas desinfectadas

1 diente de ajo finamente picado

½ cebolla finamente picada

150 gramos de requesón

2 cucharadas de aceite de oliva

1 huevo

Sal y pimienta al gusto

Banner promocional

Preparación

1. Sacar la pasta hojaldrada del refrigerador y colocarla a temperatura ambiente unas dos horas antes de comenzar a cocinar.

2. En una sartén grande, calentar el aceite de oliva a fuego medio y agregar la cebolla picada. Cuando transparente agregar el ajo y mezclar para evitar que se queme. Agregar las espinacas cortadas toscamente y mezclar para que se cocinen y reduzcan su tamaño.

3. Salpimentar y continuar cocinando por un par de minutos. Retirar del fuego y colocar en un recipiente.

4. Agregar el requesón desmoronado y mezclar para crear una pasta.

5. Extender la pasta hojaldrada sobre una superficie lisa y enharinada, aplanar con un rodillo hasta que tenga aproximadamente medio centímetro de espesor y esté suave y maleable. Cortar a la mitad.

6. Precalentar el horno a 180 °C.

7. En un refractario previamente engrasado y enharinado, acomodar una de las mitades de la pasta hojaldrada, cuidando que cubra el fondo y las paredes. Rellenar con la pasta de espinaca y requesón.

8. Hacer cortes de un centímetro a lo largo de la mitad restante de pasta hojaldrada y cubrir con ella el relleno, sellando por las orillas con un poco de huevo batido. Barnizar la superficie del hojaldre con el resto del huevo.

9. Hornear por 15 minutos o hasta que esté dorado el hojaldre. Servir inmediatamente, cortado en rebanadas anchas.