Imagen Herbicida más utilizado en el mundo es vinculado a partos prematuros

Herbicida más utilizado en el mundo es vinculado a partos prematuros

Compartir

Herbicida Roundup y otros herbicidas a base de glifosato se asocian significativamente con los partos prematuros, según un nuevo estudio de la Universidad de Michigan.

El estudio, publicado en Environmental Health Perspectives, encontró que la presencia de la sustancia química en la orina de las mujeres al final del embarazo estaba relacionada con un mayor riesgo de parto prematuro, mientras que la asociación era inconsistente o nula al principio del embarazo.

Dado que la mayoría de las personas están expuestas a algún nivel de glifosato, y es posible que ni siquiera lo sepan, si nuestros resultados reflejan asociaciones verdaderas, las implicaciones para la salud pública podrían ser enormes, dijo el autor principal John Meeker, profesor de Ciencias de la Salud Ambiental y decano asociado de investigación en la Escuela de Salud Pública de la U-M.

Se sabe que los bebés que nacen prematuros tienen un mayor riesgo de efectos adversos a la salud a largo plazo, y los resultados de este estudio indican la necesidad de una mayor investigación, añadió la investigadora líder del estudio, Mónica Silver, una becaria postdoctoral en la Escuela de Salud Pública de la U-M.

Meeker dijo que hace un par de años conducía cerca de la costa norte de Puerto Rico, visitando a colaboradores de investigación y clínicas, cuando notó un anuncio promoviendo un herbicida de uso común en un poste eléctrico, la exuberante vegetación de la isla tropical en el trasfondo.

Pensé: Me pregunto si podemos medir su principal químico, el glifosato, en nuestros participantes. Tal vez eso sea alto aquí, recordó Meeker.

Banner promocional

Hace 12 años, el investigador y sus colaboradores establecieron la cohorte PROTECT de embarazo y nacimiento, para investigar qué factores ambientales predicen el parto prematuro en Puerto Rico, cuyas cifras habían estado aumentando en la isla durante las últimas dos décadas.

Después de ver el letrero, Meeker y su equipo buscaron en la literatura científica y se dieron cuenta de que, si bien el glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo, y a pesar de que existe creciente evidencia de sus efectos negativos en la salud humana, muy pocos estudios se han centrado en la exposición prenatal y su impacto en los resultados del desarrollo y la reproducción humana.

Los investigadores decidieron medir el glifosato y el ácido aminometilfosfónico (AMPA, uno de los principales productos de degradación del herbicida) analizando la orina, ya que los mamíferos no metabolizan este químico. Analizaron la orina de 247 mujeres embarazadas en la primera y tercera visita del estudio de su embarazo, entre las semanas 16 y 20 y entre las 24 y 28.

Al observar los partos prematuros (bebés nacidos con menos de 37 semanas de gestación), y compararlos con los controles, encontraron que las probabilidades de parto prematuro eran significativamente elevadas entre las mujeres con concentraciones urinarias más altas de glifosato y AMPA en la visita 3, mientras que las asociaciones con niveles en la visita 1 fueron en gran parte nulos o inconsistentes.

Los investigadores dijeron que el AMPA se forma no solo a partir de la degradación del glifosato, sino también de otros productos químicos industriales comunes. El AMPA también es muy persistente y puede tardar meses en degradarse en el medio ambiente.

"A pesar de la posibilidad de una exposición generalizada al glifosato y al AMPA, hay muy poca información sobre los efectos en la salud de la exposición durante el embarazo", dijo Silver. "Este es el primer estudio que mide el AMPA y solo el segundo que mide el glifosato en relación con los resultados del nacimiento".

Meeker agregó: “Otro pequeño estudio de Indiana informó recientemente que una mayor exposición al glifosato se correlacionó con una menor edad de gestación al nacer; nuestros resultados son consistentes con esos hallazgos cuando se exploran en una población de estudio diferente y se usa un diseño de estudio diferente, lo que brinda cierta confianza adicional a lo que estamos observando, pero se necesita más trabajo ".

Los investigadores dicen que esperan expandir la investigación al observar otras cohortes en los Estados Unidos. Una de esas oportunidades puede encontrarse en el estudio "Environmental Influences on Child Health Outcomes (ECHO)" financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés), donde la información de docenas de cohortes de nacimiento, incluido PROTECT, se está combinando para investigar predictores de la salud de los niños y enfermedades entre decenas de miles de participantes de todo el país.

So quieres conocer la fuente da click aquí