Imagen Esencias florales para niños

Esencias florales para niños

Compartir

Los niños viven intensamente las primeras experiencias de la vida. Las alegrías, las tristezas, el dolor, el amor y muchas otras emociones penetran sin filtros en sus mentes y permanecen ahí hasta la edad adulta. Así pues, cuando somos mayores, llevamos cargando un sinnúmero de creencias y sentimientos que provienen de nuestros primeros años de vida y que determinan la calidad de nuestras decisiones y experiencias. Imagínense lo que sería si alguien nos hubiera ayudado de niños a sanar el dolor, la frustración, el no haber sido deseados, los traumas infantiles, etc. En este momento seguramente seríamos seres humanos más completos y más felices.

Las esencias florales son una herramienta que permite trabajar rápida y efectivamente con las emociones, ya que les ayuda a experimentar y superar mejor los cambios, los traumas, los entornos hostiles en la escuela o en la casa, las pérdidas y otros muchos sucesos.

Existen esencias que trabajan con padecimientos emocionales como pueden ser las pesadillas constantes, la enuresis, los miedos reales o imaginarios, etc. Los niños están expuestos durante el día a una gran cantidad de información que puede producirles inquietud, ansiedad, miedo y angustia. Muchos procesan las emociones que les producen sus experiencias cotidianas a través de sus sueños. Otros, por la inmadurez propia de la edad, actúan su inquietud o su inseguridad de formas agresivas o siendo demasiado tímidos y sumisos. En estos casos, las esencias florales se utilizan para que los niños se sientan más seguros, que vivan la vida sin miedo y que puedan expresar de forma clara lo que les está preocupando.

A veces, el comportamiento de los niños es un reflejo de lo que ven y viven en casa. Los adultos somos expertos en etiquetar a los niños, y en esa etiqueta estamos haciendo una sentencia. Por ejemplo, una mamá que dice: “Mi hijo es igualito a su papá, es muy enojón y explosivo”. El niño, al oír eso, trabaja duro para cumplir con la etiqueta que le están poniendo y se transforma en gritón y tirano. En otras ocasiones imitan directamente las actitudes de sus progenitores. En estos casos se suele trabajar con esencias florales, tanto en padres como en hijos, y modificar las formas familiares tóxicas. Las esencias florales son una extraordinaria alternativa terapéutica para el manejo saludable de las emociones de niños y adultos.