El linfedema puede presentarse como efecto secundario del cáncer de mama. ¡Prevenlo!

Los sistemas circulatorios y cardiovasculares tienen un alto impacto en nuestras vidas ya que son vitales para gozar de buena salud. En particular, el sistema linfático es el responsable de servir de intermediario para que la linfa, líquido que proporciona los cambios nutritivos entre la sangre y los tejidos, circule de manera adecuada. El linfedema ocurre cuando hay acumulación anormal de líquido en el tejido blando debido a una obstrucción.

El linfedema es un trastorno crónico y progresivo por lo que es fundamental su prevención y tratamiento precoz para mantenerlo controlado.

Algunos tratamientos contra el cáncer ocasionan complicaciones en los ganglios linfáticos. En su mayoría, las principales afectadas son mujeres con procedimientos quirúrgicos que enfrentan por cáncer de mama. De acuerdo con la Asociación Española contra el Cáncer de Mama (AECC) las pacientes con cáncer de mama, tienen un 10% de probabilidades de desarrollar linfedema. Si además de la cirugía, se recibe radioterapia en la axila, el riesgo se incrementa del 20% hasta el 25% ya que los ganglios linfáticos que han quedado tras la intervención se alteran aún más con la radiación.

Según la institución, se estima que una de cada cuatro mujeres con cáncer de mama desarrollará esta complicación y aunque el tiempo de aparición varía entre semanas y años, lo más frecuente es que el 75% de los casos aparezcan durante el primer año tras la cirugía.

Es vital desarrollar nuevas formas y hábitos cotidianos que mejoren su calidad de vida e integridad. “En Top Care Store, nos enfocamos en ofrecer a las mujeres un acompañamiento adecuado antes, durante y después de la experiencia de cáncer, ponemos a su alcance productos que favorecen la reconstrucción hacia una vida plena”, enfatiza Gabriela González, fundadora y directora de Top Care Store.

¿Cuáles son los factores que influyen?

  • Mastectomía, cirugía para extirpar uno o ambos senos.
  • Radioterapia.
  • Infección postoperatoria.
  • Extirpación de los ganglios linfáticos.
  • Obesidad.
  • Falta de movilidad.
  • Vida sedentaria.
  • Exceso de movimiento o movimientos mal ejecutados (entrenamientos mal realizados, potenciar el brazo con peso excesivo y sin pautas correctas, entre otros).
  • Prendas de vestir o joyas que compriman.

¿Cuáles son los tipos de linfedema?

El linfedema se distingue en dos tipos según su aparición precoz o tardía:

  • Linfedema precoz: Tras la cirugía de seno aparece frecuentemente un exceso de líquido o edema postquirúrgico localizado normalmente en el tórax y en la parte interna del brazo. Puede reabsorberse (bien espontáneamente o bien con un tratamiento fisioterapéutico) tras un periodo agudo. Si no se ha aplicado tratamiento fisioterápico alguno y permanece tras haber transcurrido tres meses de la cirugía puede ser el inicio de una linfedema.
  • Linfedema tardío: Aparece tiempo después de la intervención. Se trata de la descompensación de un ganglio linfático (sólo apreciable en pruebas específicas del sistema linfático: linfoscintigrafía.) Puede haberlo provocado una infección, una sobrecarga de la actividad física, entre otras razones. .

¿Cómo se diagnostica un linfedema?

Los dos aspectos más importantes para realizar el diagnóstico son el examen físico y la historia clínica. En algunos casos, se puede hacer un linfangiograma, una prueba especializada que supone la inyección de un medio de contraste en los vasos linfáticos y radiografías del área.

De acuerdo con Brenda Gamboa, gerente de la división cáncer de mama y acompañamiento de Top Care Store, “si el diagnóstico médico es de linfedema, debes acudir entonces a tu médico y a un fisioterapeuta para que realicen una exploración clínica exhaustiva y soliciten las pruebas que consideren oportunas para que posterior a la exploración y diagnóstico permitan adaptar el tratamiento al caso en concreto”.

“Conocemos los retos que superan día con día las pacientes con cáncer de mama. Nuestro compromiso está orientado a satisfacer sus necesidades, proveer artículos de gran calidad al mejor precio y extender una garantía que supere sus expectativas. Todas las compras realizadas en Top Care Store donan el dos por ciento de la venta a Fundación CIMA y con ello se impulsa la detección temprana del cáncer de mama y se destinan más reconstrucciones de seno a personas de escasos recursos. Además dicho porcentaje se puede incrementar con donaciones voluntarias en cada adquisición”, agrega Gamboa.

El 6 de marzo se celebra el Día Mundial del Linfedema, efeméride dedicada a informar y sensibilizar ante este padecimiento. Su objetivo es brindar un diagnóstico en etapa temprana, apoyo de equipos multidisciplinarios y reconocimiento de las necesidades de los pacientes para que tengan una mejor condición de vida.

Top