Imagen Dieta vegetariana, cada bocado cuenta

Dieta vegetariana, cada bocado cuenta

Compartir

En la actualidad existe una clara tendencia a adoptar dietas enfocadas en la salud, como la vegetariana. Para hacer un cambio tan radical en el estilo de vida, sea por la razón que sea, es necesario tener en cuenta que la elección de los alimentos debe ser especialmente cuidadosa, para que aporten los nutrimentos ideales para conservar la salud. De igual forma, es importante hacer consciencia de que los productos de origen vegetal pueden, al igual que los productos de origen animal, traer elementos tóxicos o causar infecciones, además de que su cultivo, distribución y consumo también tiene un costo energético y social para el planeta.

Las dietas vegetarianas varían, dependiendo de los alimentos que se incluyen y los que se excluyen, como huevos, lácteos o miel de abeja.

Banner promocional

La variedad es fundamental para asegurarse de obtener todos los nutrimentos. Según la norma oficial mexicana es necesario tener en cuenta que una dieta correcta debe ser variada, equilibrada, suficiente, completa e inocua. Además, es necesario que el organismo disponga de varias vitaminas y minerales, aminoácidos esenciales, ácidos grasos esenciales, para una buena nutrición, además de sustancias como los péptidos bioactivos de la leche, las isoflavonas de la soya, la creatina de la carne, los fitoesteroles de ciertos aceites vegetales, que ofrecen beneficios funcionales, más allá de la nutrición.

Si quieres seguir este tipo de dieta, debes tomar en cuenta lo siguiente:

- Las proteínas de alto valor biológico son aquellas que contienen los 8 aminoácidos esenciales que el cuerpo humano requiere para formar sus propias proteínas. Los alimentos de origen animal contienen en abundancia este tipo de proteínas. Casi todos los vegetales son deficientes en algunos aminoácidos esenciales, pero al combinarse en la dieta se complementan y así se consiguen todos los aminoácidos esenciales, por ejemplo, la combinación de cereales con leguminosas (frijoles con arroz, tostadas de maíz con frijoles, sopa de pasta integral con garbanzos, pan con mantequilla de cacahuate, pan árabe con humus.

- Las vitaminas y minerales esenciales son aquellas que el cuerpo humano no puede fabricar y necesitan ser suministradas como alimento o como suplemento. Muchas de ellas son escasas en el reino vegetal, por ejemplo, el hierro, el calcio y el zinc o las vitaminas B6 y B12, por lo que en una dieta vegetariana hay asegurar su suministro.

- La fibra es fundamental para el adecuado funcionamiento del intestino, y contribuye a la prevención de enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiacas y algunos tipos de cánceres. Incrementando la cantidad de frutas, verduras y cereales integrales se puede cubrir este requerimiento.

La clave de una dieta correcta está en consumir alimentos variados en la cantidad adecuada para satisfacer las necesidades de calorías y nutrientes. Por la falta de conocimientos, o por hábitos alimenticios poco saludables, algunas personas exceden el consumo de hidratos de carbono y alimentos altos en calorías, azúcar, grasa y sodio, lo que aumenta el riesgo de desarrollar obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus y deficiencias nutricionales. La predisposición genética, aunada a una mala alimentación, influye en el desarrollo de estas enfermedades. Con una planeación adecuada, asesorada por un profesional de la salud, una dieta vegetariana puede satisfacer las necesidades de los adultos, e incluso de los niños o mujeres embarazadas.