Imagen Día Mundial de la Salud 2021

Día Mundial de la Salud 2021

Compartir

En el Día Mundial de la Salud, que se celebró el pasado a 7 de abril, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa F. Etienne, manifestó que la COVID-19 ha expuesto las desigualdades que representan obstáculos para la salud de demasiadas personas en las Américas e hizo un llamado a los líderes de la región para que la equidad sea la fuerza que guíe la recuperación de la pandemia.

Se estima que entre 119 y 124 millones de personas más se encuentren en situación de pobreza extrema a nivel mundial como consecuencia de la pandemia, en comparación con 2020. También se estima que hemos perdido 14 años de avances en la lucha contra la pobreza debido a la COVID-19. Además, existen fuertes evidencias de que la pandemia ha ampliado las diferencias entre hombres y mujeres en lo que respecta al empleo, ya que las mujeres han tenido que abandonar la fuerza laboral en mayor número que los hombres durante los últimos 12 meses.

Banner promocional de Microlife

“Esta pandemia sin precedentes ha hecho visibles las desigualdades sociales y económicas que ya existían, y desafortunadamente también las ha exacerbado”, afirmó la doctora Etienne durante un panel virtual organizado por la OPS con motivo del Día Mundial de la Salud, el cual se celebra para elevar la atención en los principales problemas de salud mundial. “Las medidas para controlar y tratar la COVID-19, durante la pandemia y durante la reactivación económica, deben centrarse en la reducción de las desigualdades”, continuó. “Debemos actuar hoy con decisión para garantizar los más altos estándares de salud alcanzables para cada integrante de la población”.

En el evento participaron académicos y representantes de organizaciones de la sociedad civil, se destacó la exclusión de las trabajadoras domésticas de los sistemas de seguridad social, además de la necesidad de ampliar el acceso a los servicios de salud a las comunidades marginadas. Muchas de estas personas, desde antes de la COVID-19, no contaban con acceso a una atención médica de calidad y se consideraban en estado de salud deficiente. Gran parte de las personas más afectadas por la pandemia —como las mujeres a cargo del hogar, las mujeres indígenas y afrodescendientes, las personas que ganan el salario mínimo, las personas con acceso limitado o nulo a la protección social y las personas, generalmente mujeres, que desempeñan labores de cuidados no remuneradas— están también empleadas en trabajos que las exponen al virus.

Para vencer la COVID-19 y que la recuperación logre que el mundo sea más equitativo, la doctora Etienne instó a que todas las personas tengan acceso a las vacunas, que haya una mayor inversión en sistemas de salud y que se amplíen los sistemas de protección social.

Por su parte, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que es fundamental que los gobiernos inviertan en el fortalecimiento de sus servicios de salud y eliminen los obstáculos que impiden a tantas personas utilizarlos, a fin de que una mayor parte de la población tenga la oportunidad de disfrutar de una vida sana.

Sí quieres conocer la fuente da click aquí