Imagen Ciclismo de montaña

Ciclismo de montaña

Compartir

Si quieres ponerte en forma de manera segura y muy divertida te recomiendo que pruebes el ciclismo de montaña, ya sea simplemente como ejercicio, como entretenimiento o como deporte, ya que además de ayudarte a aumentar la masa muscular y disminuir la grasa, te permitirá estar en contacto con la naturaleza, respirar aire fresco y convivir con tus amigos sin estar en un espacio cerrado.

Una vez sorteado el trámite de transportarte con todo y bici al lugar apropiado, que la verdad sea dicha, sí es engorroso, te encontrarás rodeado de árboles, con aire puro, con amigos, sin automóviles y en contacto con la naturaleza y con el reto de vencerla.

Actualmente, el ciclismo de montaña está teniendo cada vez más seguidores, ya que, además puedes practicar el ecoturismo y el turismo de aventura. Requiere de concentración y control mental para poder sortear las diversas situaciones inesperadas que se presentarán, pero esto al mismo tiempo te ayudará a liberarte del estrés, ya que al requerir de toda tu atención dejarás de pensar en tus problemas cotidianos.

Banner promocional

Lo primero que te recomendamos para la compra de tu bici de montaña es que acudas a una tienda de deportes especializada para que recibas el asesoramiento adecuado para ello, de acuerdo con tu tamaño, presupuesto y al nivel de competencia al que pretendas llegar. La bici debe contar al menos con un sistema de cambios de velocidades, frenos delanteros y traseros (ya sean de rin o de disco), suspensión (delantera por lo menos y si es posible también la trasera, ya que hará los recorridos más confortables) y un cuadro ligero y de buena calidad.

También es recomendable asesorarse, en un principio, de los consejos de un experto que te de sugerencias para sortear los obstáculos de la forma más segura y adecuada, como por ejemplo no utilizar el freno delantero en bajadas muy pronunciadas, ya que podrías tener un accidente; evitar el ir demasiado lento, ya que las rocas o raíces detendrán la bici; ante un obstáculo muy complicado es mejor descender de la bici y pasarlo a pie; en las bajadas prolongadas procurar echar el cuerpo hacia atrás, ya que con ello modificarás el centro de gravedad y evitarás caer, etc.

Hay dos modalidades del ciclismo de montaña: el Cross Country y el Down Hill.

- Cross Country. Hay que completar un recorrido que se traza sobre cualquier tipo de terreno, por lo que habrá subidas y bajadas muy empinadas, llanos, barrancas, etc., pero siempre transitarás sobre un recorrido ya trazado, lo que lo hace menos peligroso. El Cross Country es deporte olímpico desde los juegos de Atlanta en 1996.

- Down Hill. Como su nombre en inglés lo indica consiste en bajar de una montaña lo más rápido posible y sin la ayuda de un camino trazado, por lo que hay que esquivar lo que se te presente al paso, ya sean árboles, rocas, troncos, raíces, lugares pedregosos, riachuelos, etc., a velocidades que llegan a 60 km por hora, por lo que es necesario utilizar un equipo de protección adecuado y hacerlo con precaución.

Aunque lo anterior te pueda sonar muy complicado, no temas, lánzate a practicar este deporte, a gozar de la naturaleza