Cáncer de mama, auto-exploración y detección oportuna.

Por la Lic. Gabriela Echeverría N.

Directora de Atención a Pacientes y

Jefa Clínica de Fundación Salvati, A.C.

El cáncer de mama detectado a tiempo es curable en un 95% de los casos, pero en México no estamos acostumbradas a conocer nuestro cuerpo, todavía cargamos con muchos tabúes que no nos permiten romper con estas cifras. Y es por esto por lo que recomendamos enseñar a las niñas a autoexplorarse a partir de que inician la menstruación, y no porque a esa edad (entre 9 y 15) exista el riesgo de encontrar un tumor maligno, pero sí les va a ayudar a conocerse muy bien y a poder detectar cualquier cambio, crecimiento o fluido de manera inmediata, además de hacer de la autoexploración una costumbre que les puede salvar la vida.

Sin embargo, el cáncer de mama sigue siendo la primera causa de muerte por neoplasias malignas en México. Anualmente cobra 6 mil vidas, esta patología se ubica como una de las principales causas de muerte entre mujeres de 20 años y más, a nivel nacional, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Tomando en cuenta esta cifra, al día se registran 16 muertes por esta causa.

Desde el 2016, los diagnósticos en mujeres menores de 40 años han aumentado en un 18%, además de que son cánceres más agresivos y con peor respuesta a los tratamientos.

La tasa de mortalidad sigue siendo sumamente alta en nuestro país, y eso se debe a que el 70% de los casos se diagnostican en etapas tardías y sólo un 30% en etapas tempranas, a diferencia de países como Estados Unidos en donde el 70% de los casos son diagnosticados en etapas tempranas y únicamente el 30% en etapas tardías.

Algo tan sencillo como conocer nuestro cuerpo hace la diferencia entre la vida y la muerte. El poder detectar un cambio y acudir con el médico indicado, es lo que nos daría la oportunidad de recibir un diagnóstico temprano, lo cual implicaría un tratamiento menos radical o menos agresivo. A veces, con una etapa temprana sólo es necesario extirpar el tumor y dar medicamento tomado, a diferencia de perder todo el seno y tener que recibir quimioterapias, radioterapias y todos los tratamientos necesarios para evitar que el cáncer se propague a otros órganos.

Explorar nuestros senos durante el baño por 3 minutos, una vez al mes, puede hacer la diferencia, perder el miedo o el pudor a tocarnos es lo que no sólo puede salvar nuestra vida, también se trata de vivir el cáncer con mucho menos dolor físico y emocional.

Existen muchos métodos para realizar la autoexploración mamaria, cada mujer debe probar para saber cuál le resulta más cómodo y sencillo. Lo importante aquí es llegar lo más profundo posible (sin lastimarnos) y conocer toda el área del seno y la axila.

¿CÓMO LO VAMOS A HACER?

TOCAR

Radial: Quiere decir que vamos tocando toda la mama en líneas rectas, de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro.

Espiral: El método de espiral quiere decir que nos toquemos en círculos, ya sea desde el pezón hacia afuera o de afuera hacia el pezón.

Vertical: Es tocarnos de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba.

En cualquiera de estos métodos lo ideal es hacerlo con los 3 dedos medios, y ejerciendo una presión que nos permita llegar lo más profundo posible, sin lastimarnos. En los casos donde la mama es muy grande, ayuda realizar cualquiera de estas técnicas mientras nos encontramos acostadas, para poder tocar el tejido lo más profundo posible, sin llegar a lastimarnos. Siempre al final de cualquier exploración es necesario presionar un poco el pezón para asegurarnos de que no salga ningún tipo de líquido; en caso de ser así, lo más probable es que sea algún desajuste hormonal, y es necesario acudir al médico.

OBSERVAR

Es muy importante pararnos frente al espejo y observar nuestros senos, de frente, de lado, con los brazos arriba y con las manos en la cintura. Hay que conocer la forma y las diferencias entre uno y otro.

¿Qué es lo que estoy buscando?

Cualquier cambio, algo que no estaba, qué cambió o creció, qué se movió. Cualquier cambio en la piel, de color o de textura.

¿Cuándo?

Por lo menos una vez al mes, siempre el mismo día, lo ideal es entre el día 8 y el 10 de tu ciclo (contando el primer día de tu menstruación como el número uno). Si por cualquier razón ya no menstrúas o eres muy irregular, elige cualquier día del mes, por ejemplo, el día de tu cumpleaños, y autoexplórate siempre el mismo día.

Existen algunas aplicaciones (Apps) que te recuerdan el día de tu autoexploración.

Para finalizar, quiero recordarles que, junto con la autoexploración mensual, una mastografía anual debe realizarse después de los 40 años, y en caso de cualquier resultado adverso, acudir al médico indicado que es el ONCÓLOGO, pues es el especialista que atiende este tipo de enfermedades. Éstas son medidas que pueden salvar nuestra vida.

Top