Cactáceas: Las plantas del futuro.

Por M.B.A. Bibiana Cadena

Especialista en Marketing/Negocios

 

Es conocido por todos que las plantas forman parte importante del inicio de la vida en el planeta tierra, y que son un factor decisivo en el equilibrio global del planeta.

Existen diversos tipos de plantas, las cuales, según la región y dependiendo de las condiciones climatológicas, desarrollan sus características distintivas, así como sus hojas, flores y frutos.

El problema actual del cambio climático afecta directamente a la flora, y dentro de los cambios, la escasez de agua es un factor determinante para el desarrollo de las plantas, sobreviviendo aquéllas que requieren de poca agua para su conservación.

El tipo de plantas cactáceas son oriundas de Argentina y Chile, y abarcan todo el territorio americano hasta Canadá. Abundan en zonas áridas y semi-áridas (Nobel, 1994, Mizrahi). Las cactáceas cuentan con una característica peculiar, que consiste en utilizar de una manera muy eficiente el agua, entre cinco y 10 veces más que cualquier otro tipo de planta; la familia de las cactáceas está formada aproximadamente por 1,400 especies (Mabberley, 1997) de las cuales 35 dan fruto. (Mizrahi et. Al, 1997).

En México, este grupo de plantas han sido de suma importancia desde las épocas prehispánicas. México cuenta con una gran variedad de cactáceas, como los nopales, biznagas, magueyes, mezquites, cactus, tetechos, viejitos, peyotes, garambullos, cardones, pitahayas, xoconostles, órganos, etc.  Algunas cactáceas alcanzan los 16 metros de altura, son erectas, mientras que otras cuentan con una altura de entre 4 y 5 centímetros, y son todas majestuosas, formando un paisaje inigualable.

El grupo de las cactáceas tiene millones de años en la tierra, y han evolucionado al paso del tiempo. Hay teorías que afirman que las espinas que tienen fueron hojas, y sufrieron esta transformación para optimizar la utilización del agua, ya que las espinas retienen el preciado líquido, junto con sus raíces cortas, lo que les permite resistir grandes sequías y temperaturas elevadas.

Los tallos adoptan las más diversas formas, desde los más sencillos hasta los ramificados, cilíndricos o con excresencias (protuberancias) separadas, existen los que se dilatan en forma de esferas, como las biznagas, para reducir en lo posible la evaporación, y hay como trompo (el peyote) del cual únicamente la parte superior queda al descubierto. (Prof. Isaac Ochoterena, Las cactáceas de México).

Las primeras ilustraciones de las cactáceas en nuestro país se encuentran en la Iglesia de Ixmiquilpan, Hidalgo y adornan las paredes laterales y la entrada principal del templo, el cual fue construido en 1550. (Las cactáceas de México, Helia Bravo-Hollies. UNAM).

El jeroglífico de la Gran Tenochtitlán ostentaba un nopal, como hoy en día lo porta la bandera nacional.

Las cactáceas son polifacéticas para el hombre, son fuente de alimento con sus frutos recolectados, se utilizan como forraje, contienen propiedades medicinales, en algunas localidades sirven como cercos vivos, los amantes de las plantas las conservan como ornamento y son base de bebidas alcohólicas únicas en el mundo, como el tequila y el mezcal.

Como algunas otras especies, desafortunadamente a principios del siglo pasado existió la venta ilegal indiscriminada para el mercado de exportación, por lo que el gobierno, en 1940, estableció normas para regular la venta, y evitar así la extinción de algunas especies. Si se toma en consideración que una biznaga tarda años en crecer, al igual que los cactus, entonces es preciso proteger los cultivos, para así asegurar la producción y reforestar.

El estilo de vida altamente agitado en las grandes ciudades y el espacio reducido de las viviendas, han obligado a los que gozan de jardines y plantas a virar hacia las cactáceas, y las han convertido en las plantas ornamentales de su preferencia; se van transformado en un mercado muy atractivo, ya que por su belleza natural y por el poco cuidado que requieren, se convierten en la mejor opción.

Hoy en día, México exporta este tipo de plantas al mundo, y Corea es uno de los países que mayor interés tiene en ellas. México comercializa 91 especies, y tres son exclusivas para el mercado nacional.

Es un hecho que el mundo está demandando cactáceas y que México es el país con mayor variedad de ellas, lo que representa una gran oportunidad para las cactáceas mexicanas dentro de las “plantas del futuro”.

Top