Ayurveda: Las 7 reglas de oro para la salud perfecta

Por M. H. Espinosa      www.yogalovemexico.com     Facebook: Facebook / yoga.love.méxico

Cuenta el mito hindú que, en el inicio de los tiempos, los dioses (Devas) y los demonios (Asuras) eran mortales; impulsados por el afán de conseguir la inmortalidad idearon juntos el plan de extraer del fondo del gran Océano de Leche el tesoro de la amrita, el néctar de la inmortalidad. Se dice que después de muchos intentos fallidos, el gran dios Visnú intervino y los guio para poder lograr la hazaña. Juntos, dioses y demonios forzaron a la gran serpiente Vāsuki, obligándola a funcionar como agitador para hacer subir la amrita del fondo del mar. Del gran Océano de Leche brotaron muchos tesoros, pero el más codiciado fue DhanuanTari, el médico de los dioses, que apareció sosteniendo en una de sus cuatro manos una copa llena del néctar de la inmortalidad y hierbas medicinales. Este mito es conocido por su nombre en sánscrito, samudra manthana, que en español se traduce como Batido del Océano, y es el marco mitológico que le da inicio a la gran medicina tradicional de India, mejor conocida hoy en día como Ayurveda.

En la actualidad se debate si DhanuanTari fue un curandero de carne y hueso, o si es sólo un mito, pero en general todos le atribuyen a este personaje la autoría del Áiur vedá, o Ayurveda. Se dice que DhanuanTari conocía refinados protocolos y procedimientos para curar con hierbas medicinales, y podía incluso realizar cirugías en sus pacientes, sin necesidad de aplicar anestésicos.

A pesar de su origen milenario, los conocimientos heredados de esta ciencia siguen siendo vigentes e increíblemente fáciles de aplicar en nuestra vida moderna. En esta ocasión vamos a revisar 7 reglas básicas para tener una salud perfecta, que nos ayudarán a vivir más sanos, sin necesidad de llegar a extremos como pactar con los asuras y batir océanos de leche.

  1. Vigila tu postura

En el mundo del Yoga existen pocas cosas tan importantes como la alienación corporal correcta (mientras lees estas líneas toma un segundo para verificar la posición de tu espalda). Tu cuerpo requiere de una buena postura para poder estar sano, si estás mal sentado, mal parado o incluso mal acostado atrofias la forma en la que la sangre corre por el cuerpo, e incluso entorpeces el flujo de energía del cuerpo. Pon atención en los siguientes detalles: observa que tus hombros no estén empujados hacia el frente (no hagas jorobas con tu espalda), vigila que al estar de pie tu peso esté repartido en ambos pies por igual, busca mantener en todo momento tu musculatura abdominal ligeramente apretada hacia adentro. Procurar una buena postura en todo momento es un elemento básico que no debes subestimar, por sencillo que parezca. Si tienes dudas sobre este punto consulta con tu maestro de Yoga de confianza.

  1. Aprende a respirar correctamente

La respiración es siempre el elemento secreto del éxito, en especial en momentos difíciles o estresantes. Es muy común que la gente desaproveche su capacidad pulmonar, por lo general una persona llega a hacer 18 respiraciones por minuto, en reposo, haciendo respiraciones cortas y superficiales. Los grandes maestros de Yoga señalan que en reposo se puede optimizar la respiración para hacer una respiración cada 5 minutos, sin que se afecte el ritmo cardiaco. La clave está en aprender a respirar correctamente. Como dato especial, en Yoga se manejan muchos ejercicios de respiración con distintos propósitos, pero uno de los ejercicios más espectaculares es la respiración Ujjayi, que significa “victorioso”. Dicen los grandes místicos que los que practican Ujjayi obtienen la victoria sobre la muerte. En caso de que tengas dudas sobre este tema consulta con un maestro de Yoga calificado.

  1. Tu comida más fuerte se debe realizar cuando el sol está en lo más alto

Pocas personas saben que algunas horas del día son más adecuadas para comer que otras. Según la medicina ayurvédica, los mejores horarios para ingerir la comida más abundante del día corresponden a los momentos donde el sol se encuentra en su punto máximo. El sol representa la energía que necesita el cuerpo para efectuar el proceso digestivo, aportando la vitalidad que necesita el cuerpo para transformar la comida en energía. A su vez se recomienda no ingerir alimentos pesados después de que se va el sol. En particular se enfatiza no hacer cenas pesadas, ya que el cuerpo no tendrá la capacidad de digerir esa comida hasta que vuelva a salir el sol. Este punto es de gran importancia, por esotérico que pueda leerse, la visión de esta disciplina es que tu comida puede funcionar como la medicina que tu cuerpo necesita o convertirse en el veneno que te enferma. Para saber exactamente qué alimentos le convienen más a tu cuerpo es necesario que un experto en Ayurveda haga un diagnóstico e indique la forma correcta de balancear los doshas y gunas del cuerpo.

  1. No tomar agua fría, ni comida fría, en especial durante el otoño e invierno

Durante los meses fríos del año es muy importante evitar ingerir alimentos crudos o fríos (sí, el helado cuenta como alimento frío), ya que el cuerpo desviará su preciosa energía en calentar y digerir esa comida. Es especialmente importante no beber agua helada durante TODO el año. Este es un punto sumamente importante, ya que estamos acostumbrados a acompañar nuestros alimentos con refrescos de cola fríos, y esto entorpece el proceso digestivo. La recomendación en este punto es sustituir el refresco por un vaso de agua tibia o por una taza de té. El agua tibia ayuda a la digestión y a la depuración de toxinas del organismo. Para muchas personas soltar la adicción a los refrescos es un gran reto, pero con disciplina todo se puede alcanzar.

  1. No ingerir comida sin antes haber digerido la comida anterior

Puede sonar obvio que no se debe ingerir comida sin que antes se haya digerido la comida previa, pero en la práctica suele complicarse la ejecución. En el budismo tibetano este es un punto que se enfatiza para las personas que quieren tener una vida longeva. En muchos sistemas medicinales se menciona la importancia de periodos de ayuno, para permitirle al organismo espacios de reposo y depuración. Un consejo muy común entre las personas que practican yoga es hacer una cena ligera a las 7 o a las 8 p. m. y después no volver a ingerir alimentos hasta el desayuno, a las 8 o 9 a. m., permitiéndole al cuerpo descansar y ocupar su energía para repararse y dormir. Esto también ayuda a contrarrestar problemas intestinales, como tránsito lento y gas.

  1. Comer en silencio, en espacios tranquilos, masticando bien los alimentos

Tan importante como el horario para comer es la actitud con la que comes. Tu comida es tu principal fuente de energía para vivir, es por lo que debes tener especial cuidado en hacer comidas nutritivas, en los momentos adecuados, en los espacios adecuados. Enric Corbera, experto en bioneuroemoción, menciona que el 99% de los problemas intestinales se deben a que no sabemos comer tranquilos, en silencio y masticando bien los alimentos. Según la teoría de la bioneuroemoción, todos los momentos en los que el cuerpo presenta una inflamación, se deben a que el cuerpo se siente en emergencia y bajo ataque. Si después de comer se te inflama el estómago o el intestino, no fue culpa de la comida, se debe a que comes estresado. Es muy popular en México comer con la televisión prendida, viendo noticias o series, subestimando el impacto que tiene esto en nuestra psique y en nuestro proceso digestivo. Has la prueba de comer solo, tranquilo, en silencio, masticando varias veces tu comida, y notarás cómo tu digestión se regula sola. Busca que tu rutina tenga este tipo de espacios para ti, y olvídate del estreñimiento, la colitis, la diarrea, el gas y todos esos males, que probablemente ya te acostumbraste a presentar.

  1. Aprende a relajarte

Éste es posiblemente el punto más importante para tener en cuenta de todo el artículo. Tu cuerpo es una máquina perfecta; sí, con todo y todo, así como lo ves, es una máquina perfecta que ya cuenta con todo lo que necesita para estar sano y bien. No necesitas más que saber activar los procesos de auto-reparación y sanación del cuerpo, para mantener para siempre tu salud. Estos procesos se activan de manera natural cuando el cuerpo está en reposo, relajado y tranquilo. Esto suena muy sencillo, pero muchas personas tienen problemas para relajarse y dejarse ir. Miles son los que necesitan de una píldora para poder dormir, o de un calmante para no perder la paciencia durante el día. Dejar que el cuerpo se relaje y se reponga es algo que todos los bebés saben hacer, pero la mayoría de los adultos no. En el camino a la edad adulta perdemos información básica, como esa, y después necesitas ingerir siete pastillas distintas para iniciar tu día, más cuatro o cinco tazas de café. Nada de eso tendría espacio en tu vida si te supieras relajar a voluntad, para descansar profundo. Si necesitas ayuda en este punto entra a una clase de Yoga, o reserva una sesión de armonización con Cuencos de Himalaya, notarás inmediatamente cómo tu cuerpo mejora.

Top