Banner promocional de GAES
imagen del artículo Virus de Marburgo

Virus de Marburgo

En semanas anteriores, Ghana confirmó dos casos del virus de Marburgo, una enfermedad altamente infecciosa, de la misma familia del virus que causa el ébola.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la letalidad de la enfermedad por el virus de Marburgo (EVM) es de hasta el 88%, pero podría ser mucho menor si se atendiera debidamente a los pacientes. Aunque los virus de Marburgo y del Ébola son distintos, pertenecen a la familia Filoviridae y ocasionan enfermedades con características clínicas similares

Banner promocional de Mondeles

Inicialmente, la infección humana por EVM se debe a la estancia prolongada en minas o cuevas habitadas por colonias de murciélagos de la fruta (Rousettus). La transmisión entre personas ocurre por contacto directo de la piel lesionada o las mucosas con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas, así como con superficies y materiales contaminados.

La EVM empieza bruscamente, con fiebre elevada, cefalea intensa y gran malestar, así como con frecuentes dolores musculares. Al tercer día pueden aparecer diarrea acuosa intensa, dolor y cólicos abdominales, náuseas y vómitos. La diarrea puede persistir una semana. En esta fase se ha descrito que los pacientes presentan “aspecto de fantasma”, debido al hundimiento de los ojos, la inexpresividad facial y el letargo extremo. Muchos enfermos tienen manifestaciones hemorrágicas graves entre los 5 a 7 días, y los casos mortales suelen presentar alguna forma de hemorragia, a menudo en varios órganos.

Por el momento, no se han autorizado tratamientos ni vacunas para luchar contra la EVM. Sin embargo, el tratamiento de los síntomas y la rehidratación oral o intravenosa han demostrado mejorar las posibilidades de supervivencia.

También te puede interesar