Banner promocional de GAES
imagen del artículo Esófago de Barrett, factor de riesgo para el cáncer

Esófago de Barrett, factor de riesgo para el cáncer

El esófago de Barrett es una condición en la que la mucosa que cubre la capa interna del esófago se daña por el constante reflujo de los ácidos estomacales. El esófago es el conducto muscular que comunica la faringe con el estómago, y a través de él pasa la comida. Los hombres son mucho más propensos que las mujeres a desarrollar el esófago de Barrett.

Entre el esófago y el estómago hay una válvula llamada el esfínter esofágico inferior. Esta válvula se abre para permitir que pase el alimento, y se cierra para impedir que regrese o que suban los ácidos del estómago hacia el esófago. Sin embargo, en ocasiones esta válvula puede fallar, lo que provoca el famoso reflujo gastroesofágico. El reflujo gastroesofágico puede provocar en algunas personas un cambio en las células que recubren la parte interior del conducto del esófago, lo que se denomina esófago de Barrett.

Banner promocional de Mondeles

El esófago de Barrett está relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de esófago, por lo que, si se padece de reflujo gastroesofágico, es necesario hacer estudios para descartar esófago de Barrett. Una endoscopia, que consiste en introducir por la garganta un tubo equipado con una cámara, luz e instrumental, permite al médico observar el aspecto de la mucosa al interior del esófago y, de ser necesario, tomar una muestra, llamada biopsia, para estudiarla y determinar si hay cambios en las células.

El tratamiento para el esófago de Barrett consiste en medicamentos y cambios en el estilo de vida, para tratar el reflujo gastroesofágico, pero sobre todo es necesario hacer una endoscopia periódicamente, para descartar la aparición de células precancerosas.

También te puede interesar