Imagen ¿Qué es una Endoscopia en la gastroenterología?

¿Qué es una Endoscopia en la gastroenterología?

Compartir

Desde su significado en latín Endos-dentro, Skopein-ver, la endoscopia se ha convertido en la herramienta diagnóstica y terapéutica más importante en gastroenterología.

Sus orígenes se encuentran desde 370 a. C. cuando Hipócrates, en su afán por conocer las funciones internas del cuerpo, describe instrumentos sencillos para ver dentro de las cavidades. En 1800 el médico Fillipo Bozzini, un obstetra alemán, desarrolló un equipo conductor de luz, al que llamó Lichtleiter, con el cual observaba dentro de la boca y otras cavidades. En 1853 el doctor Antonín J. Desormeaux le agrega y lo utiliza con una lente especialmente pulida, por lo que es considerado el padre de la endoscopia.

Banner promocional

La aparición de la fibra óptica, en 1925, marca una nueva era en la endoscopia; en Japón se desarrolla la gastro cámara, y casi paralelamente en la feria de tecnología de Berlín se presenta el primer endoscopio flexible, desarrollado por Rudolf Schindler. Lo anterior no habría sido posible si el Dr. Chevalier Jackson no hubiera insistido en hacer que un traga espadas de circo ingiriera un endoscopio rígido para observar su esófago.

La endoscopia del tracto digestivo superior, que comprende el esófago, el estómago y el duodeno, que es la primera porción del intestino delgado, es muy útil en la detección de enfermedades comunes, como la esofagitis, la gastritis y la mayoría de las enfermedades graves, como el cáncer de esófago y estómago. Asimismo, actualmente es posible realizar de manera rápida y poco invasiva procedimientos quirúrgicos que anteriormente eran muy invasivos y requerían de una recuperación larga y dolorosa.

Los nuevos equipos de endoscopia permiten detectar lesiones minúsculas y realizar contrastes de luz sobre la superficie de los tejidos, para diferenciar posibles lesiones malignas y tomar biopsias específicas de éstas. También es posible dar tratamiento de sangrados del tubo digestivo, extracción de cuerpos extraños, dilataciones y rehabilitación del esófago, tratamientos de la obesidad por endoscopia, etc. Además, los especialistas en endoscopia gastrointestinal, ayudados por este extraordinario instrumento, pueden realizar toda una gama de procedimientos de diagnóstico y terapéutica en intestino grueso, (colonoscopia), en intestino delgado (enteroscopia) y en las vías biliares (colangiopancreatografía). Por si esto fuera poco, la seguridad que este tipo de procedimientos ofrece es óptima, la sedación que se requiere suele ser bien tolerada y cómoda para el paciente.