Imagen Prevenir el deterioro mental en adultos mayores

Prevenir el deterioro mental en adultos mayores

Compartir

Uno de los problemas de salud que con frecuencia aqueja a las personas mayores es el deterioro de las funciones cerebrales, lo que puede causar, desde pérdida de la memoria y la capacidad para aprender, hasta demencia. Este deterioro es diferente de una persona a otra, dependiendo de su genética, estilo de vida, alimentación y actividad física.

En los adultos mayores sucede la pérdida de neuronas en zonas estratégicas, como el hipocampo, que es donde se procesa la memoria; las sinapsis (impulsos eléctricos entre las neuronas) puede hacerse más lenta o interrumpirse, lo que afecta a los reflejos y la motricidad.

Banner promocional

El deterioro suele iniciar con olvidos y memoria deficiente, sobre todo de corto plazo. Afortunadamente existen medidas y ejercicios que pueden ayudar a prevenir, o en todo caso, a retrasar este deterioro mental.

✔ Alimentación y estilo de vida: Una alimentación balanceada y saludable, aunada a un estilo de vida saludable, además de evitar la automedicación, el consumo de alcohol y tabaco ayuda a conservar la salud, tanto física como mental.

✔ Control de la salud: Seguimiento médico adecuado de los problemas de salud asociados con la edad, como diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto y padecimientos del corazón, ya que estos favorecen los accidentes cerebro y cardiovasculares, que pueden afectar a las capacidades cognitivas.

✔ Actividad física: Un poco de ejercicio en la rutina diaria, para mantenerse en forma y peso adecuado favorece la salud cardiovascular y estimula al cerebro.

✔ Vida social: Mantener una vida social agradable, que le saque de la rutina disminuye las posibilidades de aislamiento, soledad y depresión, además de que favorece la actividad intelectual.

✔ Aficiones, pasatiempos y juegos de estrategia: Cuando se utiliza el cerebro para resolver situaciones, ya sean creativas, que impliquen un reto o que favorezcan la concentración y la atención, son claves en el mantenimiento de las funciones cognitivas.