Imagen Cuidado del paciente en casa

Cuidado del paciente en casa

Compartir

En nuestros días, se procura que la estancia hospitalaria sea corta por muchos motivos, desde los económicos, pasando por los emocionales, los riesgos de una infección hospitalaria y hasta los que tienen que ver con la comodidad del paciente y sus familiares. Sin embargo, en algunos casos, se requiere de cuidados especiales en casa, ya sea posterior a un internamiento o de manera permanente. Es entonces cuando los familiares se enfrentan a una serie de desafíos.

Según el padecimiento o enfermedad y de los cuidados particulares que el paciente necesite, los familiares deberán considerar adquirir o rentar mobiliario o equipo. Así mismo podrá ser necesario contratar a un cuidador o enfermera, ya sea de noche o en dos turnos, y que sea capaz de administrar los medicamentos, mantener la higiene y comodidad del paciente y dar aviso o actuar en caso de cualquier dificultad.

Banner promocional

Algunas recomendaciones que los médicos suelen pasar por alto, pero que sí importan son:

✔ Un ambiente agradable y de paz que proporcione al paciente y familiares la calma para enfrentar esta situación con el mejor estado de ánimo posible. En momentos de tensión es sencillo tener puntos de vista diferentes y manifestarlos peleando o agrediendo. Por lo que hay que procurar evitar estas discusiones, teniendo en cuenta que todos están preocupados por el bienestar del paciente y recordando que lo que debe imperar es el amor.

✔ De ser posible, una habitación exclusiva para el paciente con temperatura agradable, con ventilación y aquello que pueda necesitarse durante su estancia ahí; debe caber cómodamente el mobiliario y los equipos que sean necesarios y una silla o sillón para que el cuidador o las visitas se sienten.

✔ Si el paciente tiene posibilidades, y lo desea, una televisión, una tablet, un radio, material de lectura o algo que le ofrezca distracción y entretenimiento, le pueden ayudar a pasar el tiempo y a evitar los pensamientos fatalistas o la tristeza.

✔ Una higiene minuciosa dentro de casa, y particularmente en la habitación del paciente es muy importante. La higiene del paciente, como la haya señalado el médico, también es indispensable para mantenerlo saludable y en un buen estado de ánimo.

✔ No presionar al paciente para que coma, el apetito puede verse disminuido por la falta de actividad física o por los sentimientos propios de la situación. Es muy importante que el paciente esté alimentado e hidratado correctamente, pero la presión sólo va a generar tensión y a incrementar el estrés.

✔ Establecer un horario de visita para que el paciente y la familia puedan descansar y no se desgasten atendiéndolos. Procurar que no entren en la habitación en grupos grandes y cuidar siempre el pudor y la intimidad del enfermo.

✔ Si quien está a cargo del cuidado del paciente es un familiar, es importante que, un día a la semana, otro miembro de la familia lo sustituya, para que pueda despejarse y descansar o atender otros asuntos de su vida personal, por eso el apoyo familiar es muy importante, y repartir el trabajo entre varios es muy recomendable.